"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

sábado, abril 02, 2005

Los forjadores de símbolos y el capitalismo

Los intelectuales se han posicionado frecuentemente contra el capitalismo. Desde la derecha como Eliot, Pound o Yeats. Desde la izquierda, casi todos. Hace poco se me aparecía la cita del pensador cristiano Mounier según el cual: “Jamás tirano alguno dispuso de tan universal poder de triturar a los hombres con la miseria o con la guerra” ¿El tirano al que se refiere el pensador "personalista"? El capitalismo, claro está.

Los liberales no han dejado de extrañarse ante tanta animosidad. Al fin y al cabo, la economía de mercado junto a la democracia y a la ciencia es uno de los pilares de las sociedades modernas. El triunfo de una visión racionalista lleva consigo aparejada la consecución de un orden democrático basado en la separación de poderes, una aproximación a la verdad siguiendo la metodología científica y una ordenación económica en la que el mercado es la máquina de información y de ordenación meritocrática más eficiente.

Capitalismo, Ciencia y Democracia constituyen la Santísima Trinidad de la Modernidad, y no es de extrañar, contra lo que pudiera parecer, que los ataques al sistema hayan sido críticas combinadas a cada una de ellas. Los mandarines del intelecto, tanto a la derecha como a la izquierda, han sido críticos al menos tan severos de la democracia y de la ciencia como del capitalismo, las tres patas del tipo de estructura social que Popper denomina “sociedad abierta”.

Así la denuncia del “cientificismo”, de la democracia “burguesa” y, claro, el capitalismo han acostumbrado a meterse en el mismo paquete por parte de unos intelectuales convertidos, en cuanto forjadores de símbolos (con palabras y/o imágenes), en los herederos de los sacerdotes, de los clérigos, de los brujos, en definitiva de los dueños del sentido.

Frente a la detentación de dicho poder simbólico la ciencia, la democracia ("liberal" supuesto, en contraposición a la "popular" comunista y la "orgánica" fascista) y el capitalismo han vuelto el mundo “transparente”, en el sentido de ofrecer unas formas de relación con el Universo, la sociedad y la economía al margen de las pseudo explicaciones mitológicas, sea en su forma religiosa, filosófica o literaria.

El “desencantamiento” del mundo producido por dicha Santísima Trinidad de la Modernidad ilustrada provocó una reacción, el Romanticismo, en el que la Razón fue salvajemente vilipendiada, poniéndose al servicio de la Pasión, la Voluntad de Poder y otras instancias irracionales.

No es por casualidad que frente al instinto de transparencia de la Modernidad, “todo lo que puede ser dicho, puede ser dicho claramente”, los irracionalistas antidemócratas, anticientíficos y anticapitalistas se refugiaran en una cháchara metafórica en el mejor de los casos, Nietzsche o Adorno, oscurantista en el peor de los casos, Heidegger o Derrida.

.

Recordemos que Einstein ha sido acusado de hacer física "machista" ("la ecuación eisnteniana, E=Mc2, ¿no es una ecuación sexuada?" se preguntaba la eminente filósof@ Irigaray, ya que como es "obvio" "es masculina porque se utiliza en la bomba atómica y por el hecho de haber tenido en cuenta «lo que va más aprisa»), que Darwin sigue siendo el blanco de los ataques de los que no soportan la idea de un orden espontáneo aplicado al Universo (después de todo "la ciencia del mundo occidental no es más que un una en medio de las otras" según proclama esa reencarnación de Humpty Dumpy que es Paul Feyerabend)y que Adam Smith sigue siendo ninguneado en los planes de estudio.

El ataque al capitalismo, por tanto, sólo puede entenderse dentro de una crítica reaccionaria contra la Modernidad en general. La energía atómica, la teoría de la evolución y la economía de mercado están disfrutando hoy día de una aceptación resignada por parte de sus adversarios irracionalistas, los tradicionalistas por la derecha y los utopistas por la izquierda, no van a dejar de conspirar contra las sociedades libres y racionales.

No olvidemos el aforismo ingenioso de Chesterton:
«Hay tres clases de gente en este mundo. La primera es el pueblo; posiblemente integra la clase más amplia y de más valor. La segunda clase se podría denominar la de los poetas; por lo general son un mal para sus familias pero una bendición para la humanidad. La tercera clase es la de los profesores e intelectuales, algunas veces descritos como la gente pensadora, y estos son un tizón y un objeto de desolación para sus familias y para la humanidad».

2 comentarios:

Dronte dijo...

Tengo que decir que cada día estoy más convencido que este blog es uno de los mejores de la red. Enhorabuena... No podría estar más de acuerdo contigo.

jiang dijo...

You do not need any skills and more necessary rohan crone for a regular attack, but it still looks like you are using a skill. The armors and weapons which we can use our own rohan gold to buy our favorite is looking very nice. In some places you can not understand what you are doing and sometimes you did not know why and where need to spend the expensive and more rohan online crone. You can bring your own rohan money to buy Still Scroll from shop and use it on someone who you think might use bots in game. If he is confirmed to use bots later, you will get 3 equipments and some rohan online gold from him.