"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

viernes, julio 29, 2005

Las prostitutas no quieren que las rediman

Tras dos posts sobre la legalización de la prostitución he encontrado tres propuestas liberales en la misma dirección: Sala i Martin, Rosa Montero y ¡las propias prostitutas!

Empecemos por estas últimas, las principales interesadas (es revelador como se desmarcan de las feministas profesionales que como un Ejército de Salvación progre intenta salvarlas):


Ya está bien de que sean antropólogas, sociólogas o juristas las que hablen de nosotras, que somos las que conocemos nuestra propia realidad. No toleraremos intromisiones de grupos abolicionistas ni de gente que quiera hablar por nosotras
Todo ello a raiz de que un grupo de ellas pidieran la legalización en Cataluña, secundadas por el sindicato Comisiones Obreras, cuya secretaria de la Mujer defendió:


Se trata de derechos y de deberes, de crear un marco normativo, no de si se está de acuerdo o no con la prostitución
Lo que además permitiría una política de formación destinada a aquellas que decidieran abandonar la prostitución (como en otras profesiones, añado)

Hay que subrayar, de nuevo, como estas mujeres se siente humilladas por el conjunto de antropólogas/os, juristas, psicólogas/os, pedagogas/os, etc. que desde sus apriorimos morales de clase media pretenden imponer un legalismo represor en todos los aspectos de la esfera pública. Desde la prohibición de la prostitución hasta el adoctrinamiento en la escuela estatal.

Rosa Montero desde un feminismo crítico también apoya la legalización de la prostitución (si ya es malo la a-legalidad actual peor sería la prohibición, persecución y prohibición que se alienta desde la pinza feminista-vaticanista):

Lo más triste es que en la absoluta indefensión de las putas, todos tenemos parte de culpa. Resulta increíble que, siendo como es la prostitución algo tan viejo como el mundo, la sociedad bienpensante todavía no se haya atrevido a encarar el asunto abiertamente. Un puritanismo profundamente hipócrita nubla las entendederas de casi todo el mundo, y esto hace que unos, los más cerrados de mollera, releguen a las prostitutas a las cloacas sociales, y que otros, aunque bienintencionados, como sucede con buena parte del movimiento feminista, reclamen la prohibición. Sin embargo, la historia ha demostrado una y otra vez que las prohibiciones no sólo no erradican este negocio carnal, sino que además colocan a las putas en una situación de desamparo aún más desesperada y lastimosa. Yo creo que esta actitud coercitiva acaba por ser de algún modo machista, porque en el fondo del corazón de los puritanos late un condescendiente desdén hacia las putas, un desprecio que contribuye a convertirlas en las víctimas perfectas de la violencia sexista.

... Yo no acabo de entender por qué algunas feministas consideran más infamante ser puta que ser una de esas mujeres que se casan con un buen partido con el único fin de que las mantengan, por ejemplo. Para mí lo verdaderamente envilecedor son las condiciones en que las prostitutas se ven obligadas a ejercer su trabajo. Lo que hay que prohibir son los abusos.

Que quede claro: hay putas que quieren ser putas, o al menos escogen serlo de la misma manera que la obrera de una embrutecedora cadena de montaje escoge trabajar en la fábrica. Probablemente ambas preferirían dedicarse a otra cosa, pero esto es lo que hay.


Y he dejado para el último lugar los razonamientos estrictamente liberales (introduciendo el factor económico que casi nadie se atreve a mencionar) de Sala i Martin:


...En el centro del debate está la pregunta: ¿debería ser ilegal la prostitución? Los argumentos pseudomorales de la derecha religiosa son tan inaceptables a la hora de regular conductas sexuales como lo son para regular cualquier otra actividad humana. Por lo que se refiere a los argumentos de la izquierda, es cierto que si esas chicas fueran ricas no se dedicarían a la prostitución en un país foráneo. Pero eso no quiere decir que se vean obligadas a prostituirse. O, al menos, se ven tan obligadas como las emigrantes que trabajan de mujeres de la limpieza que también preferirían ser ricas para no tener que lavar calzoncillos ajenos en un país extranjero. Y no veo que nadie quiera ilegalizar a las trabajadoras del hogar simplemente porque las mujeres que se ven obligadas a realizar esas tareas desearían no tener que hacerlas.

...Existen dos poderosas razones adicionales para legalizar la prostitución. La primera es que se trata de una actividad que extiende enfermedades de transmisión sexual.Del mismo modo que el Estado crea instituciones de control sanitario en hospitales o restaurantes, el Gobierno debería garantizar la sanidad en los mercados de sexo. Para ello, hay que obligar a las trabajadoras a pasar controles sanitarios de manera regular. Note el lector que no se puede obligar a ninguna trabajadora a pasar ningún control si antes no se la reconoce legalmente.

La segunda razón es que la prostitución mueve ingentes cantidades de dinero. Dado que las actividades ilegales no pagan impuestos, el negocio del sexo no cotizará a Hacienda mientras viva en las tinieblas de la legalidad...

... Deben solucionar los problemas asociados al mercado del sexo de la manera inteligente, de la manera liberal: legalizando la prostitución


Las prostitutas no quieren que las rediman, sino tener un marco legal estable desde el que poder decidir en libertad, y sintiéndose partícipes de la sociedad. Ese sería el primer paso para un reconocimiento social que pasa también por la eliminación de los clichés pervertidos sobre el sexo que contempla la sexualidad como algo enfermo y degradante (el apriori antropológico que subyace a esa extraña pinza entre el Vaticano y el feminismo: desde lo reprimido hacia la represión)

12 comentarios:

Diego González dijo...

Interesantísimo post sobre una realidad social muy presente en la sociedad. Siempere me ha parecido muy civilizado lo de Holanda, y muy incivilizado lo de aquí.

Daniel Rodri­guez dijo...

Lo único malo es, precisamente, lo que a Sala le parece bien: las pobres tendrían que pagar impuestos...

pablocelan dijo...

No me parece mal que lo hagan, Daniel. Podemos preferir un sistema donde se paguen menos impuestos, donde exista el tipo único o donde la la Seguridad Social sea sustituida por un sistema de seguros privados. Pero, dado que ése no es nuestro mundo, o al menos no lo es todavía, el que las prostitutas no paguen impuestos no significa que no se aprovechen de los servicios sociales que financiamos el resto, con lo cual están transladando el gasto que ellas realizan a los contribuyentes, y favoreciendo, por tanto, una mayor presión fiscal sobre la que éstos ya padecen (padecemos). El que prefiramos una sociedad con menos impuestos, o incluso sin IRPF, no significa que nos alegremos por cada colectivo que se libre de ello si esa liberación no es general: no me consuela que las prostitutas no paguen si su parte la debo pagar yo.

Alavés dijo...

Considero, al igual que Daniel, que Sala hace de nuevo un llamamiento al welfarismo y al liberticidio.

"Del mismo modo que el Estado crea instituciones de control sanitario en hospitales o restaurantes, el Gobierno debería garantizar la sanidad en los mercados de sexo."

¿Por qué el estado?. De hacerlo espero que no me obliguen a financiarlo (iluso de mí).

"Para ello, hay que obligar a las trabajadoras a pasar controles sanitarios de manera regular."

Ya estamos con lo de siempre. Obligar, ¿por qué?. El cliente sabe a que está expuesto, que medios ha de utilizar, y a dónde ir o no. No seamos paternalistas.

"La segunda razón es que la prostitución mueve ingentes cantidades de dinero. Dado que las actividades ilegales no pagan impuestos, el negocio del sexo no cotizará a Hacienda mientras viva en las tinieblas de la legalidad..."

Vaya, Hacienda. Ni la mayor mafia chicaguense es capaz de recaudar tanto dinero en menos tiempo. Al menos estos no son tan cínicos, van a lo que van. De nada sirve el decir que yo soportaré esa carga y ella se beneficiará gratuitamente de los servicios. Es que tanto yo como ella tenemos derecho a no ser robados. Es simplemente, un derecho negativo, pero simple y ético.

Yo propongo algo muy sencillo para argumentar a favor de la prostitución, y no es otra cosa que el derecho de cada uno a voluntariamente, utilizar su inquebrantable derecho de a la autoposesion de la forma que el desee, sin restricciones de un ente burócrata y pretendidamente omnisapiente.. aunque nunca lo sea.

Un saludo.

Simon Fisherman dijo...

De lo leido hoy a mi me parece especialmente interesante lo indicado en el "comment" firmado por Alavés.
Yo que periodicamente sufro la tediosa rutina de tener que renovar un estupida licencia para manipular alimentos agradezco especialmente su liberalísimo comentario al fin y al cabo que yo descuide en demasía mi higiene es un riesgo que asumido deben correr los intrépidos consumidores.
Del mismo modo y ante tan incuestionable argumento alzando la bandera de la libertad yo,que soy de letras, reclamo para mi el derecho a ejercer la medicina.

Simon Fisherman dijo...

Se me acaba de ocurrir, no será que alaves en el fondo estará pensando que el que se vaya de putas si se coge unas ladillas que se jod.....

Simon Fisherman dijo...

De lo leido hoy a mi me parece especialmente interesado lo indicado en el "comment" firmado por Alavés.
Yo que periodicamente sufro la tediosa rutina de tener que renovar un estupida licencia para manipular alimentos agradezco especialmente su liberalísimo comentario al fin y al cabo que yo descuide en demasía mi higiene es un riesgo que asumido deben correr los intrépidos consumidores.
Del mismo modo y ante tan incuestionable argumento alzando la bandera de la libertad yo,que soy de letras, reclamo para mi el derecho a ejercer la medicina.

Alavés dijo...

Serás consciente, amigo Simón el Pescador, de que si alguien se queja por algún defecto en el alimento rodarán cabezas ¿verdad?. O sea, que seguramente te veas de patitas en la calle. Supongo que eso no te convendrá, ¿cierto?. Lo supongo, claro. En el caso de que seas el propietario del negocio las cosas te irán mucho peor, pues aparte de correrse la voz de que tus productos son una bazofia, no hay posibilidad de escabullirse (eres el jefe, tu das mal producto y tu te caes del mercado). No supongamos que los trabajadores o los empresarios son gilipollas... vamos. En el caso del funcionariado, el caso es diferente, ya que cobrarán lo mismo ad eternum lo hagan bien o mal, vayan a trabajar 4 horas o las 8 correspondientes. Ahí está el problema, no hay responsabilidad.

En el caso de la prostituta, un cliente que va de furcias sabe a que se expone, sí, y debería usar todo medio anticonceptivo para prevenir cualquier enfermedad, si es que aprecia su vida.

Un abrazo.

Simon Fisherman dijo...

Querido alaves,bromas aparte, me parece a mi que algunos habeis acabado haciendo de vuestros fundamentos ideologicos (pleonasmo?) una suerte de paticorto demiurgo que dada su condición no suele plantearse, en principio, la posibilidad de lo que una visión "menos limitada" podría considerarar un terrible "incidente limitado".
Todo este rollo para decirte que pese a tu dictamen los condones se rompen y en los comedores de Arzak,por más que Juan Mari haga lo imposible por evitarlo, tambien puede colarse la salmonella.
No me atrevo yo a entrar,por pudor y respeto hacia nuestro común anfitrión, en la espesura de lo que Spinoza llega a pensar de las sociedades que incurren en semejantes desafueros
pero no me resisto a dejarlo aqui apuntado.
Un saludo

jahd dijo...

Pues yo estoy de acuerdo con Alavés: que el estado se arrogue el monopolio del control de calidad no garantiza la calidad ni la higiene.

Sobre la legalidad de la actividad, desde luego ni hablar de ilegalizar. ¿Legalizar, regularizar? Uf, ¿deberían pagar impuestos como los demás, mientras no se reduzcan/eliminen los impuestos para todos? Uf... Yo lo dejaría en la alegalidad: afortunadas ellas, que pueden disponer de prácticamente todo el fruto de su trabajo, pueden elegir dónde depositar sus ahorros sin pasar por la seguridad social, y si van a médicos de pago no están pagando a la vez la sanidad pública.

No debemos aspirar a meterlas en el sistema, sino a salirnos todos del sistema.

framling dijo...

Una pregunta para Simón ¿Qué has sacado de los cursillos del dichoso carnet de manipulador?

jiang dijo...

You need to go through long distances sometimes, making you buy a lot of Teleport scrolls with your Rose zuly just to go to the cities. The quests are OK and have a good storyline so far, and you will gain a good amount of experience by grinding and rose zulie too. Something I liked in this game was the nice design of the clothes can have from rose online zuly. There also armor also can gain from rose online zulie sets that can be wore by any class. Another nice thing that I would like to talk about, is that you can have nice Arua ROSE zuly in ROSE Online.