"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

martes, octubre 18, 2005

Es mejor Krauze que Castro (y MVLl paseando por Israel)

Enrique Krauze y Mario Vargas Llosa mañana en Madrid (19 de octubre). Dos de los pocos intelectuales hispanos que aparecen en la encuesta de los más influyentes de Foreign Policy charlan sobre "La fragilidad democrática en Latinoamérica (sic)" En la Casa de América a las 19.30 horas. Ambos pueden ser catalogados como liberales en un sentido amplio.

Krauze es el editor de la revista hispanomejicana Letras Libres (gratuita)

Escribe Herman Tertsch a propósito


La profunda tristeza que produce observar este enconamiento de los conflictos en España aumenta, si cabe, al ver que en Iberoamérica asistimos a ciertos procesos que se parecen tanto a esta descomposición del consenso básico político en España como su reciente pasado democratizador semejaba a la transición española. Si, como recuerda el liberal Enrique Krauze en el último número de Letras Libres, durante dos décadas la transición española fue el ejemplo a seguir para toda América Latina -como también lo sería después para el Este de Europa-, ahora el creciente desprestigio de aquel proceso político es paralelo al cuestionamiento general del pacto reformista político y social como única fórmula aceptable de la transformación hacia sociedades más justas y prósperas.

Es difícil establecer cuáles son los factores que más han contribuido a que las sociedades latinoamericanas, con escasas excepciones, vuelvan a prestar oídos a las arengas izquierdistas y populistas y, en algunos casos, incluso guerrillero-terroristas que tanto dolor, miseria y sangre han causado en el continente durante el siglo XX. Cierto es que el discurso antinorteamericano, que ha sido muy fácil con George W. Bush en Washington, resulta atronador y se ha convertido en una continua arenga antioccidental y antiliberal alimentada desde Europa, y España en especial, y bien difundida por el petrodólar venezolano. También es cierto que la corrupción ha demostrado ser el peor enemigo de la democracia y que las clases políticas corruptas e incapaces han minado las posibilidades de que las reformas políticas tuvieran su reflejo en una mayor cohesión social y un mayor bienestar para los amplios sectores estancados en la pobreza. Castro gana popularidad, Krauze la pierde. Latinoamérica ha sido la región del mundo en la que más fácilmente se ha podido extender un curioso mensaje totalizador que criminaliza a un tiempo la globalización como fenómeno, el liberalismo económico como método y el político como actitud política o ideología.

El enemigo es Washington y la globalización, pero también el enemigo interior. Con una buena dosis de sectarismo, todo intento de transición pactada salta así por los aires. EE UU no ha sabido contrarrestar este discurso, lo que se nota en momentos como la Cumbre de Salamanca. España, la anfitriona, la que exportó la idea de la transición a América y pavimentó así reformas pacíficas sin cuento, parece ya el gran adalid del nuevo mensaje antiliberal. Olvidó esta vez demandar la libertad de los presos políticos en Cuba. El enemigo interior. Prefirió defender a la dictadura maltratada por un bloqueo que no existe. Pero el destino no siempre es cruel; mañana en Madrid se reúne lo mejor del pensamiento político latinoamericano para celebrar un homenaje a la revista Letras Libres, cuya edición española cumple cuatro años. Aquí está el mejor pensamiento político libre de España, de México y toda América Latina, con Enrique Krauze y Mario Vargas Llosa como sus principales garantes, frente al vendaval antiliberal tan de moda. Parece mentira que aún haya que insistir en que es mejor Krauze que Castro.




A Vargas Llosa no hay que presentarlo. Aunque está siendo muy discutida su serie de artículos sobre Israel, por ejemplo Gustavo Perednik en LD (que, aunque con razón en el fondo, de todas formas lee demasiado rápido en ocasiones. El yerno de MVLl se declara "el único judío" no para descalificar al resto: ¡está en mitad de un entrenamiento de terroristas árabes! Y MVLl sí que contempla el sufrimiento de los israelíes. Una de sus páginas más logradas es el relato de una mujer judía del asesinato de su madre y su hija)

Pero en el fondo, como digo, estoy de acuerdo con Perednik. Sinceramente me sorprendió el "inocentismo" que se iba adueñando de la descripción y el análisis de la situación de Israel. Quizás sea el talante mesiánico, entre lo utópico y lo profético, que se desprende de aquellas tierras. En cualquier caso, y aún discrepando con Vargas Llosa, no se le puede acusar implícitamente de judeofobia ni de ser un enemigo de Israel.

Por otro lado, y como señalé, Philip Roth en Operación Shylock (que seguramente tampoco le hace mucha gracia a Perednik, porque es un análisis concienzudo de las contradicciones que encierra Israel) destacaba que no hay que despreciar el síndrome del Nobel:
Están contando con el idealismo infantil y el inconmensurable egoísmo de todo escritor que se asoma por un momento al vasto escenario de la historia, aparte de adular la vanidad del escritor, otorga a su vida un significado que el hombre no consigue ni siquiera cuando acierta con la palabra exacta de un texto...; están contando con que nada hace tanto bien al susodicho egoísmo como la vanagloria de zambullirse durante tres o cuatro días en una causa grande, desprendida y extraordinariamente espectacular


Una buena oportunidad para preguntarle directamente a Mario Vargas Llosa.

6 comentarios:

more dijo...

Sólo leí la primera entrega de Vargas LLosa sobre Israel y ya tuve suficiente. ¿Qué es eso de que el se siente de izquierdas en Israel? No lo entiendo: uno se pasa la vida combatiendo las ideas izquierdistas en todo el mundo, salvo en Israel. Por cierto, que buena parte de la izquierda israelí debería avanzar un poco y dejar de añorar los tiempos en los que dominaban sin discusión la política israelí. Muchas de las reacciones a la política (brillante, por cierto) económica de Netanyahu han sido estrambóticas: que si Israel va a perder su identidad, que si Israel fue concebido como un estado socialista,... Esa izquierda israelí es igual de antiliberal que la europea.

Libertariano dijo...

Yo llegué hasta el final de la serie, "Los justos", pero me costó Jehová y ayuda.

Parece increíble pero ¿puede el factor familiar haber pesado? Su hija, que lo acompaña como fotógrafo, es novia de un israelí judío que pertenece a esa izquierda angelical.

El equivalente en España serían esos grupos pseudopacifistas que se encuentran en el País Vasco, perfectamente equidistantes entre la violencia etarra y "la violencia del Estado"

Belio dijo...

Sólo he podido leer el primero y Vargas Llosa me sorprendió desagradablemente.¿Por qué no recuerda que hay un 20% de palestinos viviendo pacíficamente en Israel?

Libertariano dijo...

Por ejemplo Belio.

Significativamente son los israelíes palestinos los que mejor viven de los palestinos. Y para los musulmanes lo mejor es vivir... en EEUU, claro

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Roberto Iza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.