"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

jueves, febrero 02, 2006

Otro Islam es posible

Para los que no tenemos instinto religioso, cuya función evolutiva debe estar relacionada con una especie de efecto placebo respecto al terror de la levedad del ser (humano), todas las religiones resultan un tanto estrambóticas y fantasmagóricas. Incluida, claro, la del club de los ateos, esa modalidad pesimista del monoteísmo denominada nihilismo.

Respecto al Islam la forma institucional fanática es la que predomina. Hace años fui amenazado de muerte por un compañero musulmán de residencia universitaria al que le expliqué que del mismo modo el cristianismo tuvo que entrar por el aro de la modernidad y la ilustración, tres cuartos de lo mismo habría de pasar en la religión musulmana.

Para ello no hay que demonizar al Islam en cuanto tal. Todas las religiones son susceptibles de interpretaciones salvajes o moderadas. El mismo Jesús empuñó la rama de olivo y el látigo, el amor al prójimo y el "quién no está conmigo..."

Por ello es conveniente hacer presente a los filósofos musulmanes que han defendido la articulación, en mayor o menor medida, de la fe y la razón, como hicieron en el mundo cristiano desde Tomás de Aquino a Lord Acton.

En el último número de Revista de Libros, un faro imprescindible en el acomodaticio mundo cultural español, se recuerdan mediante recensiones a dos de ellos: el egipicio Taha Husein, a partir de su libro Los días. Memorias de infancia y juventud, una denuncia del sistema de autoritarismo de raíz religiosa en el ámbito árabe, y el iraní Yamaleddin al-Afgani, del que se publica una carta que dirigió a Renan sobre si el Islám es per se incompatible con el pensamiento crítico, y del que Bernabé López rescata la siguiente declaración autobiográfica que podrían haber escrito también Spinoza, Hume, Kant, Maimónides...



o cualquiera de los ilustrados liberales que en Occidente han sufrido la persecución de los fanáticos religiosos y ateos, los fundamentalistas de derechas y de izquierdas

El pueblo inglés me toma por un ruso. Los musulmanes me creen cristiano. Los sunníes me llaman chií. Algunos discípulos de los Cuatro Grandes Califas me suponen wahabí. Ciertas adeptos de los imanes me consideran babi. Me califican de materialista los deístas, de corrompidos los muy castos, de ignorante oscurantista los muy sabios y de ateo furibundo los fieles creyentes.

Ni el pagano me reconoce, ni el musulmán me considera de los suyos. La mezquita me rechaza. El templo me expulsa. Perplejo, no sé a quién vincularme, ni contra quién luchar. La renuncia a unos implica la adhesión a otros. La aprobación de una comunidad necesita la refutación de otra. Ninguna salida, pues, para que pueda escapar, ningún refugio para poder combatirlos.

Sentado en Bela Hessar de Kabul, con las manos entrecruzadas y quebrantado, espero ver lo que se dignará desvelarme la cortina de lo desconocido y cuál será la suerte que me reserva el mundo malévolo



6 comentarios:

Anónimo dijo...

El problema es que el islam vive en el s.XV y dudo muchisimo que el contacto con la cultura occidental sirva para que tengan un siglo de las luces porque si nosotros lo tuvimos no fui gracias al cristianismo sino a la cultura greco-romana que precisamente la conocemos gracias a las traducciones arabes del Al-andalus.
Es decir que ellos estuvieron en contacto con las fuentes originales hace siglos y sin embargo fueron incapaces de evolucionar asi que...

frid dijo...

Estimado amigo:

Te remito mi opinión sobre el tema del Islam, que está en proceso de maduración.
Considero que ese es parte de nuestro problema, y cada vez más. Una solución acertada puede evitar episodios como los de Francia el 2005.
No se trata de que los musulmanes dejen de creer en Dios, igual que los cristianos, sino de que haya verdadera libertad para pensar, vivir y aceptar la verdad que uno vaya encontrando. Creo que hay ejemplos en el Islam de tolerancia (si bien no nuchos), incluso en algún país no se persigue a muerte al converso al cristianismo.
Se trata, como dices de encontrar la armonía entre fe y razón. Las creencias son algo que debe asimilarse personalmente con libertad... les pasa como a las matemáticas (no se comprenden hasta que no se deducen por uno mismo), pero influyen directamente en la vida y en el orden social.
Si encontramos un modo de hacer para que todos podamos educar a los nuestros según nuestro modo de pensar, sin imponernos, y sin "religión laica" obligatoria... habrá progreso que transplantar a los pueblos de mayoría musulmana.
No es transportable una civilización sin valores... es como imponerles el renegar de Alá.
Frid

Ignacio dijo...

Desde luego que hay que apoyar cualquier intento de conciliar fe y pensamiento crítico, fe e indagación racional, fe y relativismo. El mundo cristiano ha pasado con éxito por ese proceso, y no podemos desear nada mejor para el mundo musulmán.

Pero si nos ponemos exigentes no puedo evitar pensar que esas conciliaciones se consiguen a base de traicionar a la fe. Que un sistema de creencias basado en la fe revelada es incompatible de raíz con el pensamiento crítico, el relativismo, el método racional de aproximación al mundo.

Es una cuestiópn que me apasiona, pero estoy dispuesto a no decirlo en voz alta si la imprecisión de conceptos resulta ser el precio a pagar por la tranquilidad.

Vigi dijo...

Como te gusta Hopper, con respecto al Islam, según de que Islam hablemos, el año pasado estuve en Tunez, y allí por lo menos la sensación que yo me lleve fue muy agradable, tuve la oportunidad de visitar la Universidad de Túnez capital y creo que había tantas mujeres como hombres, me sorprendió mucho.

Ignacio dijo...

Túnez es (por ahora) un modelo, tal vez el modelo que debemos apoyar. Yo también vi allí cosas que me sorprendieron para bien.

jiang dijo...

Runes of Magic is a Massively Multiplayer Online Role playing Game without monthly costs all kinds of Rom Gold and free to download. The premise is that you have played this game and understand the necessary Runes of Magic Gold in the Runes of Magic game. Perhaps the first monster I saw taken down in the demo can gain those varieties of Runes of Magic money. Characters choose one class; the important one is that we have to buy Rom Gold first. You can switch freely between the two classes, but you can only use primary abilities from your primary class, along with cheap Runes of Magic Gold, secondary abilities from your secondary class.