"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

viernes, marzo 10, 2006

Rajoy on the blogs

Mientras Sarkozy encadilaba a los asistentes a la Convención, en el museo Thyssen se proyectaba La huelga, de Сергей Михайлович Эйзенштейн, más conocido como Sergei Mikhailovich Eisenstein. Los magníficos nombres rusos hay que escribirlos enteros.









La exposición sobre las vanguardias rusas es magnífica. Y paritaria sin hipocresía. Natalia Goncharova, Kazimir Malévich, Lariónov, Olga Rózanova, los famosísimos Kandinsky, Malévich y Chagall. Y Pavel Filónov, una sorpresa por sus pinturas abstractas como bombas conceptuales. Su ¿Cósmos? me produjo la misma impresión que El jardín de las delicias o Metrópolis, y bien podría titularse (Des)Orden Espontáneo, invita a una contemplación pausada para que se vayan revelando las distintas perspectivas desde la que puede apreciarse, los distintos puntos de vida y de vista que permite adoptar para su comprensión y disfrute estético. También Fórmula de la revolución y Fórmula del proletariado de Petrogrado. Pocas veces unas obras abstractas, con ramalazos figurativos, me han parecido tan ricas.

No dividimos el mundo en dos regiones, Oriente y Occidente, sino que estamos en el centro de la vida universal del arte, en el centro de un puñado pequeño pero vanguardista de incansables trabajadores, conquistadores de pinturas y dibujos


En la guía didáctica que ha editado Thyssen se menciona la vinculación de gran parte de estos artistas con el proyecto de un hombre nuevo soviético:

La antigua Fábrica Imperial de Porcelana se recuperó a partir de 1918, y pasó a conocerse como Fábrica Estatal de Porcelana de Petrogrado. La porcelana dejó de ser un objeto elitista y pasó a ser soporte de mensajes revolucionarios
Lo que no es de todo cierto, porque para elitistas los admirables y sofisticados artistas de vanguardia (no precisamente del proletariado) que tardaron poco en descubrir que su suprematismo, cubofuturismo, rayonismo... eran categorizados como “degeneraciones burguesas”, que no entendía el sano y marxista neopueblo soviético. Así que se debieron enfrentar a la alternativa de pasar por el aro de los comunistas o morirse. La mayoría optó por morirse, quizás añorando los viejos tiempos de libertad bajo el yugo zarista. Así cuando quisieron enterrar a Malévich con la iconología suprematista, los comisarios soviéticos eliminaron, hay que reconocerles la coherencia, la cruz.



Lástima que en la exposición, presidiéndola, no se encuentre la obra maestra del realismo socialista


v. i. Lenin en smoly de Isaac Israilevich Brodsky

El arte pertenece al pueblo. Debe hundir sus raíces más profundas en las grandes masas trabajadoras. Tiene que ser comprendido y apreciado por ellas

Con esta obra Brodsky contribuye a formar lo que Pierre Bordieu denominaba el “capital cultural” del líder soviético: responsabilidad, austeridad, circunspección, información. El punctum: esos periódicos encima de la mesa...

¿Qué periódicos lee Rajoy? En la campaña electoral le preguntaron a Zapatero qué periódico se compraría con un euro. Respondió, claro, sin dudar: “El País” Rajoy ante la misma pregunta titubeó un momento y terminó respondiendo de la peor forma posible: “El Marca” Le faltaron reflejos para irse con ese euro a un ciber y leerse en una hora marca.es, libertaddigital.es, elmundo.es, elpais.es, nyt.com, corriere.it....

Y es que la cuestión primordial, desde mi punto de vista, que ha confirmado esta Convención es la falta de una definición del capital cultural del líder, por el momento, del PP. Su indefinición ante las distintas almas que acoge el cuerpo-aparato del partido, así como su falta de ambición programática para liderar caminos nuevos para el centro-derecha le hace ir a remolque del iluminismo aventurero de Zapatero que si algo le sobra son consejeros nominalistas para estar en constante campaña ideológica. Ahora le ha tocado al turno al engendro hembrista de la “democracia paritaria”, por la que sigue consificando a las mujeres, de floreros a cuotas, ante lo cual el equipo de Rajoy ha sido incapaz de presentar una alternativa liberal desde un feminismo individualista a lo Wendy McElroy. Porque conocemos a los inspiradores del proyecto zapateril, de Petit a Florida, pero ¿conoce Rajoy a Johan Norberg, a Finkielkraut, a Hirsi Ali, a Thomas Friedman, a Kingsley Browne, Sala i Martin, Dion, Steven Pinker...? Y si los conoce, ¿por qué no los cita, por qué no los publicita, por qué no los regala?, ¿por qué ese miedo en el PP a parecer cultos (en el fondo tienen miedo a que los tilden de progres)?

Sarkozy no tiene ese problema con el capital cultural. En la Convención, tras su discurso, había la sensación de que Sarkozy sería el Zidane que el PP quisiera fichar. Una personalidad cautivadora, un líder carimástico, un discurseador sobresaliente, un tipo con ideas al tiempo que pragmático para amoldar los principios a las circunstancias, aunque con la capacidad para modelar las circunstancias según sus ideas. Y no crean, también darían saltos de alegría con Tony Blair.

Y choque de ideas, aunque sólo en esbozo, se dió en los debates que organizó Lorenzo Abadía, nuestro perfecto anfitrión, sobre medios digitales y bloggers. El sector digital, la vanguardia política de España está claramente del lado liberal, tanto a nivel de medios (Libertad Digital, Hispalibertas, Periodista Digital...) como de bloggers. La izquierda está perdiendo la batalla de las ideas en Internet porque este es esencialmente el medio del orden espontáneo y de la libertad creadora no canalizada por cauces estatales y licencias administrativas.

En los debates se mostró la dualidad de almas inserta en el PP: se levantaron voces conservadoras contra la libertad esgrimida por las voces liberales. Libertad PERO... decían, reproduciendo el ominoso PERO que la izquierda liberticida, representada por ZP y gran parte de la opinión publicada en su único periódico a raiz del caso de las viñetas, ha defendido. Pero aún fueron más rotundas las voces liberales, de amplio espectro, que se levantaron para señalar las falacias estatalistas de los demócratacristianos, centristas tibios y socialdemócratas inquisitoriales que con diversas excusas (la mujer del meapilas Nell Flanders, a la que por cierto asesinó Homer Simpson, gritaba: “¡¿Pero es que nadie va a pensar en los niños?!") plantean controlar el pensamiento y la expresión de lo que se sale de sus limitadas entendederas.

En las bambalinas liberales de la Convención se fraguaba la idea de que el único discurso capaz de romper el control de la posesión de la pelota política, actualmente dominada por el Psoe en su versión nacionalzapaterista, es el liberal. Por el contrario, una oposición acebeszaplanista, dura pero roma y obtusa, que sigue mirando sorprendida a los idus de marzo, incapaz de reconocer los errores propios y alucinando paranoicamente con manos negras, únicamente le da más aliento y alimento a las campañas social-nacionalistas.

Hace falta una oposición que penetre con la fuerza y la agudeza de un bisturí en las cicatrices que están provocando las políticas oportunistas y capciosas. Y el liberalismo es la única corriente que podría modernizar el capital cultural de un Rajoy que necesita una proyección pública diferente, un creativo capital cultural que podría manifestarse por ejemplo en forma de blog para transmitir hacia los públicos apropiados -los profesionales liberales, los jóvenes tecnologizados, las mujeres emprendoras- que hay una opción diferente: rompedora y capaz de arriesgar, basándose en el pacto del 78 pero para superarlo funcionalmente. Se necesita un político que no sea sólo un gris gestor que lee periódicos deportivos sino alguien capaz de ilusionar, de crear un proyecto diferente sin ataduras y rémoras de intereses creados que no le hacen ningún favor ya que suponen un pesado lastre.

Me quedé de piedra cuando le oí decir en el espeso y balbuciente mitin final que ZP no tiene un proyecto. Es peor que un error que a estas alturas sigan despreciando al presidente del Gobierno, que si algo tiene es precisamente un proyecto, iluminado si se quiere, aventurero sin duda, pero que lo está llevando a cabo de manera sistemática, cambiando España de una manera que no la reconoce a estas alturas ni la progenitora-b que la parió.

Precisamente el que no tiene ningún proyecto es Rajoy, un político hasta ahora simplemente adjetivo, nada sustantivo, a la defensiva, hundido en las encuestas, incapaz de creerse el propio lema de la Convención: "Hay futuro" Me temo que a menos que de un volantazo en su trayectoria, el futuro que le espera al PP no pasa por el político gallego que a este ritmo no llega a la próxima cita electoral. En el aire están los nombres de Ruiz Gallardón-Faraón, Aguirre la Intrépida y Rato el Civilizado.

En lo personal y político fue gratificante encontrarme con los liberales puros que se habían manifestado bajo el diluvio universal por la libertad de expresión. Charlar de nuevo con David Ballota, Alfredo Romeo y Daniel Rodríguez. Conocer personalmente a Emilio Alonso, Juan Freire y Enrique Dans. Y muchos más que han ido relatando su estancia en la Convención.



Proletarios (para la ocasión: LIBERALES) del mundo, uníos. Sofia Shulman, 1925

1 comentario:

jiang dijo...

You will get a beautiful cloth which in the game if we want to need the beautiful cloth, we can use our own Scions Of Fate gold to buy. The one I owned on my character is one of my friends sent to me the necessary SOF gold. Sometimes we can share the trophy as the necessary Scions Of Fate money together, and we do quest together. I do not have enough confidence and cheap SOF gold about my weak memory. First I have to buy sof gold to improve my pet which I have a lovely leopard in this game.