"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

lunes, octubre 16, 2006

El (abyecto) travelling de Kapo

Se ha muerto Pontecorvo, cineasta político por antonomasia. Su película más famosa, La batalla de Argel es el paradigma del cine filoterrorista. Con talento, eso sí. La película fue un encargo de Saadi Yacef, uno de los líderes del FLN, como una obra de propaganda, pero el director italiano fue capaz de trascender el punto de vista terrorista y se permite la justificación a tirios y troyanos. Saadi Yacef se interpreta a sí mismo lo que contribuye a la palpitación realista.

En la década revolucionaria de los 60 Pontecorvo se llevó todos los premios de qualité con esa vibrante, hermosa y equidistante descripción de la lucha armada entre el FLN y el ejército francés en Argelia. Digo que equidistante porque a pesar de que Pontecorvo estaba evidentemente de parte de los independentistas argelinos no cae en ningún momento en la caricatura del enemigo. Por el contrario, registra las torturas del ejército francés con la misma ecuanimidad que muestra el salvajismo de los asesinatos indiscriminados de los terroristas contra la población civil. Tanto a los paracaidistas franceses como a los terroristas se les deja expresarse con libertad, exponiendo cada uno sus razones. El paradigma de cine político sobre terrorismo que no va a gustar a los simplistas y que luego suscribirá Spielberg en Munich. De hecho, el principal y más atractivo de los protagonistas de esta película coral es el coronel francés Mathieu, cuyas ruedas de prensa explicando la necesidad de los interrogatorios-al-filo-del-abismo y sus comentarios sobre Sartre firmarían los responsables de 24.

En el haber de la película también hay que apuntar los primeros planos de los rostros de los argelinos y los franceses, así como las panorámicas de la ciudad, en un blanco y negro lleno de contrastes deudor del cine de Pasolini y Godard. Al final uno tiene la paradójica impresión de que con los franceses los argelinos vivirían mejor.

En el debe, unos enfáticos movimientos de cámara, unos subrayados mediante el zoom y unos travellings sentimentales que ocasionaron, respecto a otra película Kapo, uno de los más célebres artículos de la crítica cinematográfica. Jacques Rivette era entonces crítico en los Cahiers du Cinema y publicó "De la abyección", en el que desmontaba, destrozaba y poco menos que criminalizaba este travelling. Pasen, vean y lean.

se ha citado en gran manera, por todas partes, y la mayoría de las veces de forma absurda, una frase de Moullet: la moral es una cuestión de travellings (o la versión de Godard: los travellings son una cuestión de moral). Se ha querido ver en ello el colmo del formalismo, cuando en realidad más bien podría criticarse su exceso «terrorista», por recurrir a la terminología paulhaniana. Obsérvese sin embargo en Kapo el plano en el que Riva se suicida abalanzándose sobre la alambrada eléctrica. Aquel que decide, en ese momento, hacer un travelling de aproximación para reencuadrar el cadáver en contrapicado, poniendo cuidado de inscribir exactamente la mano alzada en un ángulo de su encuadre final, ese individuo sólo merece el más profundo desprecio




Nuestro sanguinario terrorista casero, De Juana Chaos, le escribía a una amiga:

Ahora están recogiendo el sufrimiento que desde hace décadas vienen repartiendo entre los presos, y eso que todavía seguimos siendo monjitas de la caridad. El día, que sin duda llegará, aunque todavía falte un poco, en que actuemos como lo hacía el Irgun judío contra los ingleses, el FLN argelino contra los franceses, o el IRA contra los británicos, ese día ganaremos como ganaron ellos. ¿Acaso les importan a ellos los niños cuando son los nuestros? Pues no tenemos nosotros hijos huérfanos o que no pueden ver a sus padres por la dispersión... Y los nuestros no tienen pensiones ni la vida resuelta como la de ellos. ¡Qué asco!


La película de Pontecorvo debe ser una de las favoritas del terrorista hasta ahora de régimen. Otra


6 comentarios:

Isidoro Lamas Insua dijo...

El final de la película "La Batalla de Argel" es un climax de propaganda. Mathieu es soberbio y su relativismo ético digno de elogio, por su frialdad autocontenida (que gran momento cuando dice aquéllo de: "¿pero ustedes quieren que nos quedemos en Argelia, sí o no?" a los periodistas). Pero insisto, el final es muy flojo y las imágenes de una turba de mujeres y hombres pasando por delante, en carrera, de tropas francesas que descargan sus ametralladoras a quemarropa no es creíble; ni los moros tienen los cojones de semejante actitud a la cual contribuye la falta de contención del director y las balas, claro, que eran de fogueo xD.

Creo que la película se recrea mucho con las reacciones racistas ante los atentados argelinos por parte de los otros argelinos, sí sí argelinos, de origen francés. Faltaría en esta película o faltaría "hacer una película" sobre el relativamente desconocido drama de los "pied noirs", los argelinos franceses que se vieron obligados a huir por centenares de millares al ser perseguidos y hostigados por los moros. En dicho sentido el episodio de la rebelión de los pied noirs, que ocuparon Argel y fueron duramente reprimidos por la propia policía francesa sería especialmente dramático: la impotencia.

La impotencia del honor perdido, el oprobio de los militares franceses apuñalados por la espalda en Argelia está bien representado por las películas realizadas acerca de la OAS (ese grupo terrorista formado por militares en activo del ejército francés que se regían por el principio de "le contingent ne marché pas" y "mort au De Gaulle" y se identificaban, irónicamente, con la Cruz de Lorena que llevó por estandarte el propio De Gaulle en la segunda guerra mundial). Hay una película desconocida, del 73, que se llama "El complot de los rebeldes" que es una coproducción hispano-francesa que pese a ser ramplona de presupuesto tiene momentos muy buenos. No sé si usted la ha visto, yo la ví en Cinemanía hará un mes. Cuando el comando de la OAS es desarticulado al final de la pelicula uno de sus integrantes, veterano de la segunda guerra mundial, de Indochina y de Argelia dice: "me gustaría por una vez estar con los vencedores para saber lo que se siente". ¡Qué grande!

Salud y libre comercio

Libertariano dijo...

Muy buenos tus comentarios Isidoro. Bueno, salvo por los "cojones de los moros", cosa que ignoro. La frase que citas se la comentaba a un amigo ayer cuando le pase una copia de la película. Más o menos, como el Jack Nicholson de Algunos hombres buenos, pero si su histrionismo y la mala baba de Aaron Sorkin,

La película tiene unas limitaciones para mostrar toda la complejidad del problema, por ejemplo, como citas el drama de los pied noir como Albert Camus.

Me apunto ver esas películas sobre los OAS. Esa sentimiento de derrota después de Indochina, esa elegante resignación que muestra Matthieu, está también muy bien expuesto por parte de Pontecorvo, que ni antes ni después se acercó ni de lejos al brillante resultado de aquí.

Me gusta eso de salud y libre comercio. Igualmente.

Isidoro Lamas Insua dijo...

Perdona: "El complot de los rebeldes" la vi en DCine Español, no en Cinemanía.

jiang dijo...

It is easy to control and pick up more all kinds of latale online gold and weapons or equipment which were dropped by those monsters. You will experience a wide range of attack and strikingly gorgeous combat effects with your own latale gold. You can also freely customize your character by equipping cool armors and weapons which those you must first have need to buy latale online gold and then you can have them. There is no doubt La Tale and its very cheap latale gold will attract female gamer and as well as young gamer eyeballs. You see my problem is that I do not what class is good or fun to play without any more necessary latale money.

Anónimo dijo...

¿Qué quieren esos argelinos, la descolonizacion? parias.

Anónimo dijo...

Mucha repugnancia por aquí. Mucha apología del terrorismo de la OAS y los pieds noires.

Recuerdas a un fulano que insultó a Saramago el dia de su muerte en el diario del papa. Tú lo has hecho con Pontecorvo. No respetas ni su muerte.

Si aquí hay algún filo- eres tu. Filofacha disfrazado de liberal de libre mercado, que no existe. Eso es una mentira.

Salud y Estado del Bienestar democrático y social.