"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

sábado, octubre 07, 2006

Salvador Huerga, ¿anarquista o golfillo rebelde? Viento en las velas

En Libertad Digital me ocupo de otro film lleno de (mal) cine y (peor) política: Salvador, de Manuel Huerga. No deja de asombrarme como se sacraliza el terrorismo de izquierdas, lo que no tiene parangón, afortunadamente, en el extremo opuesto. Se preguntaba retóricamente el crítico de El País a propósito de los actos terroristas en la década de los 70

Y la lucha armada, claro, sobre la que la película pasa de puntillas (pero ¿acaso no era lícita contra una dictadura?


Y un poco más sutil y complejo, Marcos Ordoñez planteaba

Una historia empieza a dibujarse en mi cabeza, una historia que tal vez escriba algún día. En la primera parte, contaré la historia del poli. Un poli joven, parecido al de La mejor juventud, de Marco Tulio Giordana. Su vida diaria, en una familia de clase baja. El cine de los sábados, con su novia. Van a casarse cuando le asciendan a inspector y puedan, al fin, pagarse un piso. Quiere estudiar Filosofía y Letras, pero el trabajo aprieta. Las horas extras, las guardias nocturnas, la pesada rutina rota, de repente, por un atraco. Una serie de atracos. Van tras la pista de la banda, que se les escapa una y otra vez. Los polis preparan una emboscada. Cae uno de los atracadores. Mientras le golpean vacía el cargador sobre el poli joven. "Nosotros" estamos, a esas alturas, con el poli joven. Los malos son los otros.

De repente, gira el eje. Segunda parte. Han condenado a muerte al malo que le ha matado. El malo resulta ser un chaval de su misma edad. Flashback. Conocemos, desde la cárcel, su vida anterior. Sus ilusiones, sus amores. Su decisión de atracar bancos "para acabar con el sistema". La primera vez que toma un arma en sus manos. Seguimos el juicio, la cárcel, la espera. La última noche. Cuando llega la escena de la última noche, estamos con él. También estamos con él. ¿Cómo no hacerlo?



Por mi parte, la vieja concepción liberal alejada de la violencia me hace ser impermeable a la simpatía hacia los violentos y los asesinos, todavía menos si se realiza el crimen en nombre de la política, ya sea de parte de Dios o del Diablo.

Por cierto, el dvd de Viento en las velas "sale a finales de octubre. ¡Oído cocina!

14 comentarios:

.. dijo...

Perdona, pero ¿Y la película como tal?

No me cabe duda de que sea un panfleto, pero ¿Es un panfleto bien filmado o un panfleto cutre?

Anónimo dijo...

Envía tu e-mail

http://www.libertaddigital.com/noticias/noticia_1276289696.html

Interneteca dijo...

Hola, buenas. En primer lugar quería felicitarte por tu weblog que me ayuda a aprender cada día sobre política y cine, y su conjunción. Muy buen weblog.

Pero no sólo te molesto para eso. También te quiero invitar a participar en Blog Hispano, donde, a cambio de un enlace, recibirás varios enlaces, apoyo y soporte y la posibilidad de ganar dinero, enlaces de alto PR y otros premios en los concursos.

Saludos.

Libertariano dijo...

... dijo...

Dije:

"

...

El film de Huerga cuenta de manera sentimental, superficial y melodramática desde el momento del tiroteo hasta la ejecución, ilustrándonos sobre su vida diaria, sus novias y sus cafés revolucionarios. Se ofrece una imagen de un joven ingenuo e iluso, un "progre con el tarro comido", como le dice una novia, por los amigachos y las lecturas pseudofilosóficas...

El modelo, evidentemente, es el de la serie norteamericana Aquellos maravillosos años, donde la voz en off de un adulto nos contaba su infancia y adolescencia en una entrañable familia. Modelo que ha sido trasplantado a España con notable éxito popular en la también televisiva Cuéntame. Huerga, que se define como un "vulgar artesano", repite con oficio pero sin imaginación el esquema cálido y simplista de sus homólogos televisivos para recrear a un buen chico capaz de representar las actuales reivindicaciones por una globalización alternativa y el mantra de otro mundo es posible.

La elección del actor hispano-alemán Daniel Brühl, con su cara de no haber roto un plato en su vida, es totalmente acertada, una versión descafeinada y sin aristas de un Che Guevara catalanista combinada con un Jim Morrison folclórico sobre el fondo de una banda sonora facilona en la que Huerga consigue banalizar incluso un tema como el Suzanne de Leonard Cohen, reducido a pastiche videoclipero (toda la película es un festival de topicazos musicales. Por supuesto, no falta Bob Dylan, aunque no venga a cuento)...

Compiten en el error, que a veces es horror, la redundante, explicativa, cansina, monótona y casi siempre inútil voz en off con la reivindicación izquierdista de sus "queridos verdugos". El paseo en motocicleta –cabalga y corta el viento– con el fondo sonoro de Pinochet dando el golpe de estado es una de las secuencias divertidas, en su ridiculez, del cine contemporáneo.

La primera parte de la película consiste en los hechos de terrorismo urbano perpetrados por el MIL. La segunda, en la estancia de Antich en prisión, las angustias del proceso y el encuentro de aquél con un policía en la cárcel, encuentro que pretende equilibrar el burdo retrato que hasta el momento ofrece la cinta de los policías, tipos que, al parecer, de cada dos palabras que pronunciaban tres eran blasfemias. Finalmente, con acordes de música angelical, se nos presenta el terrible ajusticiamiento del reo en el garrote...

La película, en definitiva, es muy conveniente para los que gusten de los cuentos políticamente correctos...

"

Negrito dijo...

Es decir, que me recomiendas que vuelva a ver "Queridisimos verdugos" en la que el verdugo de Almendralejo(tan lejos y tan cerca) recrea el episodio de la ejecución. P.D. Hace mucho que no te leía ¿no habrás estado malito?

Negrito dijo...

A proposito de Viento en las velas ¿recuerdas cuando la pasaban en la tele de Franco dentro del programa infantil? (Lo olvide, sois tan joven¡)

Negrito dijo...

A proposito de Viento en las velas ¿recuerdas cuando la pasaban en la tele de Franco dentro del programa infantil? (Lo olvide, sois tan joven¡)

Dodgson dijo...

La que está realmente buenísima es Esperanza Aguirre.
Saludos liberales

Berlin Smith dijo...

Ya sabía yo que no íbamos a estar de acuerdo. Yo lo he encontrado una buena película. Y me ha interesado, a lo mejor sólo lo veo yo, como el absurdo de la violencia y de la pena de muerte, siendo en esto último otras películas mejores. Pero siendo su defecto el que señalas (desde el punto de vista ideológico) también es su virtud: encarna perfectamente una estado de ánimo y una forma de entender el mundo propia de la "oposición" de la época. ¿O no es cierto que la represión policial se parecía a eso? Incluída la linguística (queda por esperar una película que muestre la represión inversa actual, por mucho que Mas diga en televisión que no existe, al tiempo que se niega a acudir a un debate en castellano). Ahora, es bien cierto que el gobierno no te mata por ello. Por salvar las distancias.

¿Debiera el guión aprovechar para deslegitimizar la lucha armada? En mi visón de la película, queda como un hecho sin juzgar, precisamente lo que la crítica de izquierdas ha tenido en cuenta: se olvida del sustrato ideológico - para justificarlo - de las pistolas. Francamente, yo diría que menos mal. Cinematrográficamente me ha gustado y no me he aburrido. Algún pequeño dislate en la ambientación musical, pero todo bien hecho y bonito contado.

Le sobra el letrero final de reivindicación de la memoria, quizá. Porque entonces debiera también decirnos si mató o no mató a alguien y por qué. Y como decía Marcos Ordoñez, vaya al que mató. A lo mejor merece otra película. Pero yo recomiendo que se vea.

Libertariano dijo...

Santi Amodeo cita, sin que nadie se lo pida, "Salvador". Y su caracterización, por analogía, y a pesar de las disculpas, es clarificadora:

"Pregunta: Tras el desembarco de Alatriste, da gusto encontrarse con una película tan valiente como Cabeza de perro. ¿Hay sitio en el cine español para los que toman riesgos?
Respuesta: Toda cinematografía necesita sus dosis de riesgo, no todo pueden ser ‘alatristes’ y ‘salvadores’ (buenas películas, por otro lado). En España hay algunos directores que pisan otros charcos. Unos sobreviven y otros no. A ver dónde quedo yo."

http://www.elcultural.es/HTML/20061005/Letras/Letras18758.asp

Berlin Smith dijo...

Tengo mucha curiosidad por esa película. Y defiendo que está resultando un año interesante de cine español. Variado y con mucho mimo por los guiones, la interpretación y la realización. Vamos, lo contrario de Gerardo Herrero El Nefasto y Enrique Cerezo el prócer. Menos mal que Campoy y Andrés Vicente medio se han arruinado. La digresión va porque por primera vez en años tenemos un cine del que poder hablar y no del que renegar. Con resultados desiguales pero no indiferentes. Salvador es un excelente producto industrial, de mucha más altura en todos los sentidos que Alatriste y eso también es necesario.

Anónimo dijo...

Perdona, he encontrado este comentario tuyo en otra página:

"Respecto a "Salvador" es una película detestable cinematográficamente. Y poner a Salvador Puig Antich, un terrorista idealista e idealizado, como contraposición a la "manada de analfabetos" un ejercicio precisamente de lo que denuncia..."

Lejos de compartir estos pemsamientos contigo, he de decirte que te equivocas, pues no se trataba de un "terrorista idealista" ni como dices en un artículo de tu blog una pelicula sensiblera sobre la simple muerte de un joven, sino que Salvador representa una de las demasiadas vidas que se han perdido en el mundo por pedir libertad, de expresión de opinión, de vida, por pedir pensar ser y estar como tu vives ahora mismo.

La película no muestra la, tan solo, triste muerte de un pobre joven anarkista, sino que nos muestra la injusta muerte, la injusta polícia y el injusto regimen de Franco, que llenó de mierda, sangre y detestable retraso a este país, y la muestra es que personas como tu se atrevan a hacer estos comentarios.

Ojalá algún dia llegues a comprender el importante papel de Salvador en nuestras vidas, en nuestro país... Saber que hay personas que piensan así, de verdad que me rompe el alma, me llena de rabia y consigue que siga detestando este país, lleno de fascista, intolerantes, cerrados y conservadores... Por favor, reflexiona.

Libertariano dijo...

Anónimo, si gente como Salvador Huerga hubiese triunfado, y hubiera llevado sus ideales a la práctica, España habría devenido una república totalitaria y caótica de la que millones hubiéramos tenido que exiliarnos.

Menos mal que tras la muerte del dictador, la extrema derecha y la extrema izquierda en España fueron domesticados y entraron por el aro de la democracia liberal y la economía de mercado, es decir, en el respeto a la libertad individual, la separación de poderes (salvo por algún vicepresidente analfabeto político) y la supremacía de la Ley.

jiang dijo...

It is easy to control and pick up more all kinds of latale online gold and weapons or equipment which were dropped by those monsters. You will experience a wide range of attack and strikingly gorgeous combat effects with your own latale gold. You can also freely customize your character by equipping cool armors and weapons which those you must first have need to buy latale online gold and then you can have them. There is no doubt La Tale and its very cheap latale gold will attract female gamer and as well as young gamer eyeballs. You see my problem is that I do not what class is good or fun to play without any more necessary latale money.