"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

martes, febrero 27, 2007

Al Gore, documentalista concienciado

Insistió Al Gore en que los Oscar eran ecológicos al fin. ¿Qué diablos quería decir? Previamente había asistido a una fiesta -ecológica y concienciada califica, parece que en serio, la enviada de El País- con la que los Banderas le homenajearon. En la misma se regaló un pack-ecológico:

Deliciosos martinis de pera se bañaban en un interminable buffet de pastas integrales, ensaladas verdes, pescado crudo y pizzas de salmón y caviar. Los camareros ofrecían barras y tacitas de chocolate (orgánico) para mantener el tono


en cada sala una pantalla de plasma en la que se proyectaba Una verdad incómoda y en la que se anunciaba la inauguración de una nueva gasolinera sostenible, realizada íntegramente con materiales reciclados o ecológicos


A cada invitado se le regalaba una tarjeta de 100 dólares para que probara la nueva "estación verde", además de una bolsa de algodón (fuera plásticos) que contenía el nuevo DVD de Una verdad incómoda (30 minutos adicionales de información y una lista de tareas para que cada uno ponga su granito de arena), una manta de algodón natural, una pulsera realizada con latas recicladas y dos libros, uno sobre energía solar y otro sobre la visión de 100 artistas sobre el Dalai Lama


¿Cuántas hectáreas de Amazonas tendrían que arrasarse para que el plástico de los deuvedés fuese sustituido por algodón? Al Gore, con un corpachón cada día mas parecido al de un cardenal ateo y eunuco en el Vaticano, ha batido la marca de pseudo-documental con el que Michael Moore arrasó en Cannes.

No estaban invitados ni Jack Bauer ni el dr. House. Sí algunos protagonistas de los blanditas y moñas The Closer o Anatomía de Grey (al lado de la cual Ally McBeal era una de las más duras de Fassbinder) No podía faltar el inefable Paul Haggis, director de Crash y guionista de los peores últimos momentos de Eastwood.

Como no tengo imágenes de la fiesta, os pongo la de otra, no menos ecológica y concienciada. Los Chanantes cantan: ¡Hijo de puta!





PD. Más en Barcepundit sobre la curiosa costumbre de los moralistas de predicar y repartir trigo. También conocida como contradicción performativa.

3 comentarios:

Zelig dijo...

En El Correo de hoy:

La factura de la luz de Al Gore

Manda güevos...

Capitán Haddock dijo...

Uno, que es tan ignorante, se pregunta:
¿Existe el chocolate inorgánico? ¿Una gasolinera sostenible no es aquella que no se viene abajo cuando sopla fuerte el viento? ¿Es más ecológico el pescado crudo que el cocinado, pongamos por caso, con fuego obtenido con la chispa que se genera al chocar dos piedras y con ramas del bosque? Tendré que revisar mis conocimientos de física y química.

Anónimo dijo...

Jo, Santi, no te cansas de ser un fascista abyecto? Tan mediocre tienes que ser para caer un día tras otro en los panfletos fascistas? Ya te gustaría que Al Gore no usara dvds y tuviera una casa pequeña, así no molestaría eh. Por no mencionar que la factura está por debajo de la media para esas casas. Ah, por cierto, toda su energía eléctrica la compra de energía verde. Uy qué corte, eso te pasa por gillipoyas, hijo.

Bueno, ale vete a Madrid a manis, que ahora están de moda, y así esta cagada, como las diarias desde la existencia de este putrefacto blog de la extrema derecha mas nazi, será olvidada.

O mejor, pide disculpas y admite tu ideología facha; como dice Zizek, los que practican la ideología son los que lo niegan.

Avec amour,
Mummy