"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

jueves, marzo 15, 2007

No con dinero público

... Nadie cuestiona la importancia que una buena comprensión de la actividad científica y sus contenidos tiene, para que ésta reciba el apoyo social adecuado. Siendo la intención buena habrá, sin embargo, que tener cuidado con los medios que se utilizan, para que el esfuerzo no se pierda por derroteros banales e inútiles.
Se podría decir de la difusión científica, al igual que la actividad de la que se nutre, que debería ser convenientemente evaluada en su rigor e interés para merecer la confianza y fondos de los recursos públicos. Algo así ocurre con la actividad científica, y el procedimiento ha contribuido a mejorar el nivel y estatus de la ciencia de este país. No hay que pensar, pues, que esa evaluación de la actividad difusora y divulgadora no vaya a beneficiarse por seguir un procedimiento similar. Esto no es así ahora, y la falta de mecanismos claros puede empañar un esfuerzo muy necesario...

La publicación por parte de la Junta de Extremadura de una catálogo de fotografías fácilmente interpretables como blasfemas de JAM Montoya ha levantado una polvareda mediática. Interesada, la publicación es de hace cuatro años y los del PP la descubren ahora, pero oportuna.

El artículo que cito arriba está referido a una malversación política de fondos estatales para actividades espurias en el ámbito científico. En concreto, para financiar a un charlatán pseudocientífico.

En el ambito de la estética la cuestión de la impostura intelectual es más peliaguda pero no por ello menos apremiante. Al fin y al cabo si los excrementos se pagan a precio de oro, parece que poco más hay que decir, salvo confiarse a la ingenuidad de los niños o la estupidez de los monos.

Montoya tiene talento, al menos en el ámbito de la provincia de Badajoz, eso es indudable para el que haga un recorrido por su carrera profesional (para ver las imágenes de la polémica vayan a Sanctorum). Y es muy español. Ya se sabe que los de la piel de la toro sientenm una pasión exarcebada por la iconografía cristiana, a la que dan un toque pagano a medio camino entre lo satánico y la devoción. No hay más que ver, y sobre todo escuchar, a las seguidores de la Semana Santa sevillana para entender la forma tan especial que tienen de relacionase con las divinidades (posiblemente no hay religión más politeísta que el monoteísmo cristiano español)

Una de las manifestaciones de la obsesión erótica de los españoles por la imaginería cristiana, en especial todo lo relacionado con la Virgen María, es el ateísmo católico que tuvo en don Luis Buñuel el representante más destacado. Para una vez que ganamos el Festival de Cannes lo tenemos que devolver por ser Viridiana una película blasfema.

La mayor parte de las voces que se han alzado contra la exposición son de cristianos ofendidos porque con su dinero se patrocine desde lo público lo púbico divino. Y a eso deberíamos unirnos los liberales de todas las confesiones y cofradías, por ejemplo la de los escépticos agnósticos, para que el consejero de Cultura de la comunidad extremeña dimita por apropiación cultural indebida de los fondos estatales, y además pague de su bolsillo el millón de pesetas con el que todos hemos sugragado el libro sin que lo tengamos en nuestras bibliotecas.

El Ministerio debe establecer una Agencia de Evaluación de la Divulgación Científica que cuide de que los fondos y presupuesto vayan a proyectos correctamente evaluados por personas que siguen activas en el pensamiento racional y científico, además de personas expertas en difusión y comunicación. Habrá que tener en cuenta que no sólo es importante difundir unidades de conocimiento. Más importante es transmitir modos críticos de pensar, que se puedan incorporar en la vida cotidiana. Con ello nos jugamos mucho. No sólo un uso adecuado del dinero público sino también una contribución a la difusión de un pensamiento racional, del que esta sociedad está muy necesitada.



La perversión estatista permanece sin embargo en esta visión del Estado como patrocinador. La mejor divulgación científica es la anglosajona, a cargo de grandes científicos y mejores revistas, para lo que no necesitan de instituciones estatales que las promuevan, sino que es la propia iniciativa privada, y los mecanismos de competencia entre ellos, la que promueve dicha divulgación a través de editoriales con ánimo de lucro y fundaciones con ánimo de crear mercados.

Aquí en España, sin embargo, son delegados culturales sin cultura y artistas más preocupados de conseguir una subvención que de hacer avanzar las fronteras de su arte los que fagocitan el dinero público y crean un arte caduco y macilento.

PD. El Top Ten de los artistas según el mercado internacional

Picasso
Warhol
Klimt
de Kooning
Modigliani
Chagall
Schiele
Gauguin
Matisse
Lichtenstein

1 comentario:

Vigi dijo...

La verdad es que JAM Montoya no es un tipo muy creativo que se diga, sus fotos son simples intertextos de obras de velázquez, Zurbarán, Cano, etc., lo único es que son santos fálicos!!!!!jejeje!!!!!!
Tampoco veo que haya que poner el grito en el cielo a estas alturas, que si ofenden a sus santos y tal, primero que los santos de la religión católico no fueron tan santos, que si hoy en día surgiera un Jesucristo o un Mahoma de éstos, el 99% lo tomarían por locos, no se porque la gente se enciende tanto ante simples burlas o guiños, ¿qué pasa que San Andrés no tenía pene o Sta. Teresa carecía de vagina?, tenemos una sociedad mojigatas para temas estúpidos, y totalmente tolerante con aberraciones reales...
No me gusta nada Montoya, carece de estilo y es poco creativo. Pero debería ser juzgado por sus connotaciones estéticas y no por las morales, y sino que todos lo católicos se dieran una vueltecita por muchos de los altares de las iglesias, más de uno vomitaría...