"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

miércoles, abril 11, 2007

El Papa de los ateos. Richard Dawkins y el espejismo de Dios

Onfray, Savater, ahora Dawkins sobre la más peligrosa idea que ha parido el cerebro de la especie humana: Dios. Los ateos salen del armario en Semana Santa.

Una encuesta de Gallup realizada en 1999 preguntaba a los americanos si cambiarían su voto y se lo darían a una persona bien cualificada que fuera mujer (un 95 por 100 lo haría), católico romano (94 por 100), judío (92 por 100), negro (92 por 100), mormón (79 por 100), homosexual (79 por 100) o ateo (49 por 100).

Mientras que el libro de Onfray es una francesada, débil y retórico, el de Savater es interesante por su método irónico-fenomenológico. Coincide con el de Dawkins, orientado al cientificismo, en ponerse bajo el paraguas de Bertrand Russell y David Hume, a los que Dawkins añade la no menos peligrosa idea de Darwin, la selección natural, además del principio antrópico y la metafísica de los universos posibles.



Somos seres teológicos. Kant acertó cuando lo estableció como una categoría innata del Entendimiento, a la altura de la forma “espacio” o las categorías de “causa” o “sustancia”. Más tarde lo introdujo como un postulado de su ética (junto a los conceptos de “libertad” y “alma”, otros sinsentidos en los que había que creer para que la acción moral pudiese ser justificada). Nietzsche, comenzando el giro lingüístico, situó a Dios en los intersticios de la gramática (profunda) y vaticinó que nunca nos libraríamos de él (cambiar de gramática es como cambiar de piel, asunto de serpientes)

Realmente poca gente cree racionalmente en Dios, más bien un sentimiento, una emoción, una herencia cultural, un ritual, una identidad colectiva. Por lo que toda la argumentación de Dawkins para hacer ateos resulta poco eficiente. Más bien sirve para refinar los argumentos de los ateos, o convertir a los ateos intuitivos que son incapaces de explicar su ateísmo o de desmontar los argumentos de demostración de la existencia de Dios. La fe en que Dios no existe es tan irracional como la contraria (La mayor parte de la gente creyente cree según el siguiente razonamiento: “yo creo que Dios existe, luego Dios existe”. Algunos de los ateos que conozco siguen el siguiente razonamiento: “yo creo que Dios no existe, ergo Dios no existe” Sin embargo, nunca he encontrado un agnóstico no sofisticado).

Por otra parte, sería más interesante investigar “el gen de Dios” por parte de un biólogo evolutivo que se dedica a hacer filosofía “para todos” en un intento de suplantar a la filosofía en serio. Las raíces biológicas de lo que sospecharon Kant y Nietzsche. Aquí apunta Dawkins una aproximación, más bien cogida con los pelos pero que da que pensar, a la explicación evolutiva para la tendencia universal a creer en dioses.



Respecto a la minoría creyente racionalmente, no asiste a misas, no ora, es completamente indiferente a los templos. Del mismo modo que Aristóteles, Spinoza o Einstein, son deístas o panteístas, con una concepción de un dios con minúscula, minimalista, autista respecto a nuestros sufrimientos, o el de las cucarachas, y vagamente vaporoso. Nada que ver con los histéricos dioses del desierto que nos abruman y que el capitalismo contemporáneo está comenzando a domar y limar en sus aristas más hirientes gracias a grandes dosis de consumismo y materialismo.

Arcadi Espada publicó en su blog el prefacio de Dawkins, que no tiene miedo a la maldición que lanzó Jesús sobre los que escandalizaran a los pequeñuelos. Los vídeos de los que habla los tenéis aquí y aquí, convenientemente subtitulados (el judío neoyorquino que se fue a Israel para convertirse en colono, y ha terminado siendo un fundamentalista musulmán resulta tan el complemento perfecto a El creyente. Los caminos del Señor no son inescrutables, sino los de un bromista empedernido).

Lástima que al final del segundo documental, El virus de la fe, Dawkins caiga en la trampa del sentimentalismo ateo pseudoreligioso, sustituyendo a Dios por la selección natural y a Mahoma por Darwin, tratando de fundamentar la ética, que en este caso es su moral, en la evolución, confundiendo el origen biológico con la justificación (para lo que necesita sesgar los comportamientos “correctos”)


PD. La expresión “esto es un sindios”, española tenía que ser
PD. La metáfora de Bertrand Russell sobre la tetera solar como refutación del agnosticismo es bastante simplona. De hecho, el bueno de Bertrand fue incapaz de convencer “científicamente” a Wittgenstein de que no había un rinoceronte en su propia habitación. Y es que el Dios de la religión no tiene mucho que ver con el Dios de los filósofos y los científicos. Aunque a Dawkins las sutilezas filosóficas no le preocupan demasiado, aplicando la espada de Alejandro (más tarde, navaja de Occam)
PD. Junto a la legitimidad institucional, académica, política y cultural que ha alcanzado esa forma de racismo que es el nacionalismo, el mayor escándalo de sistema institucional español consiste en el tiempo perdido y las energías gastadas en las clases de religión y su sustitutiva “alternativa a la religión” (¿parchís?) .
PD. En South Park realizan en la práctica lo que Dawkins teoriza. Ver capítulos 4 y 6, de la temporada 10, con Padre de Familia y Bart Simpson como invitados especiales (además de unos manatíes). En el capítulo 6 de la temporada 5 de South Park el inteligente judío, valga la redundancia, Kyle reniega de su fe ante la injusticia de que le haya salido una almorrana, el bestia de Cartman tenga un parque de atracciones y, argumento irrefutable, Michael Bay siga haciendo películas.En el capítulo 5 de la temporada 11, se demuestra por Semana Santa que Jesús invistió como jefe de la Iglesia a un conejo. Ratzinger no se lo toma muy bien, y pretende eliminar al mardito roedor sucesor.
PD. El intercambio entre Orr y Dennett a favor y en contra del libro de Dawkins.



PD. En la escala de creencia-dawkins, me encuentro entre el cinco y el seis

1 Strong theist. 100 per cent probability of God. In the words of
C. G. Jung, 'I do not believe, I know.'
2 Very high probability but short of 100 per cent. De facto
theist. 'I cannot know for certain, but I strongly believe
in God and live my life on the assumption that he is
there.'
3 Higher than 50 per cent but not very high. Technically agnostic
but leaning towards theism. 'I am very uncertain, but I am
inclined to believe in God.'
4 Exactly 50 per cent. Completely impartial agnostic. 'God's
existence and non-existence are exactly equiprobable.'
5 Lower than 50 per cent but not very low. Technically agnostic
but leaning towards atheism. 'I don't know whether God exists
but I'm inclined to be sceptical.'
6 Very low probability, but short of zero. De facto atheist. 'I cannot know for certain but I think God is very improbable, and I live my life on the assumption that he is not there.'
7 Strong atheist. 'I know there is no God, with the same
conviction as Jung "knows" there is one.'

PD. Katinka Matson. ¿Belleza+complejidad=Dios?


PDplus. El filósofo de la biología Michael Ruse tiene una despectiva opinión del "fanatismo" ateo de Dawkins,

Dawkins is an interesting case. If being deeply interested in and committed to these various issues counts as religious—as well as having strong moral feelings (especially about the wickedness of existing religion)—then I would say he is religious. He reminds me a bit of Calvin. More than this, he clearly thinks that his Darwinism is incompatible with Christianity, so it does have theological implications. On the other hand, he does not want to tie in the course of nature with morality—as did Julian Huxley and as does Ed Wilson—so I would be hesitant to call him a secular humanist or whatever, as I would them.


Y es que el libro de Dawkins es un libro con un núcleo político. Así su interpretación de los Padres Fundadores en conexión con la separación entre Iglesia y Estado, cuyo espíritu ilustrado y racionalista habría sido traicionado por la "revolución" religiosa de los evangélicos y otras sectas cristianas, con Bush a la cabeza. Que, como argumenta José María Marco, sea un fenómeno que afecta también a los demócratas lo que hace es aumentar más mi preocupación sobre el fundamentalismo religioso, de corte comunistarista, que afecta a los EE.UU, y que en su vertiente vaticanista empieza a afectar a Europa.

23 comentarios:

Revertiano dijo...

La cuestión es ¿qué es Dios para Dawkins?
Yo me inclino más bien por ese panteísmo que citas en otros filósofos.
Lo que realmente creo que preocupa y nos preocupa no es la existencia de Dios, sino la vida más allá de la muerte. Llámesele vida, o existencia de alguna forma; no a la sombra de un Dios con barba blanca y nubes (o sí, por qué no), sino más bien como espectros errantes de dimensión en dimensión.
Creo que esa es la cuestión.

Anónimo dijo...

Existen también varios trabajos hechos por físicos que supuestamente demuestran la no existencia de Dios basándose únicamente en la termodinámica (a estos desde luego las sutilezas filosóficas sí que no les preocupan)

Iván Moreno dijo...

Revertiano: No creo que la vida eterna sea en principio lo que realmente preocupa. O al menos, no a mí, creyente racional, muy al modo que define Santiago (aunque no creo que sea el único modo de creencia racional).

Mi creencia se basa en la necesidad de encontrar sentido a esta vida. Es esta vida, y no ninguna posterior, lo que hace necesaria una explicación trascendente. Es la necesidad de que la vida tenga un fin, un sentido, una meta marcada por un orden universal, la que hace necesario el pensar en un creador, en alguien que proporciona dicho orden y dicha finalidad.

Sin una finalidad fijada de manera externa a nosotros, nada hay más que nuestra voluntad inmediata. Voluntad absurda, y no dependiente de nosotros... Voluntad que siempre viene dada al modo que Schopenhauer define. Solo queda aceptar o, mejor aún, olvidar el absurdo, limitar la razón a un nivel suficiente para que lo irracional de nuestra vida no se contempl o sea obviado.

Llegado a este punto, de limitación voluntaria de la razón, se hace necesaria una apuesta en el vacío. Una apuesta nietszcheana de afirmación de la voluntad de poder como motor de la vida, o una apuesta kantiana en la postulación de un Dios. Ninguna de las dos es más racional que la contraria, por mucho que escritores ateos quieran ver en una una mayor base racional. Sólo queda la experiencia personal como base del actuar... Experiencia personal que por supuesto sí puede llevar, a través de los sentimientos individuales, a adoptar una vida basada en un Dios del que nazca toda apuesta moral.

Un saludo

Ignacio dijo...

Vengo de una discusión parecida en un blog cristiano, donde la emprenden con el libro de Savater.

Me llama la atención esa equiparación automática de las dos incertezas (que aplican todos los creyentes, que medio corteja el anfitrión y que leo aquí a Iván), como si no hubiera factores para darle a cada una un peso.

Vamos a ver; voy a doblar la esquina de una calle que no conozco, pero que está en una ciudad normal y rodeada de calles normales, cuando un interrogador me para y me pregunta: ¿crees que a la vuelta encontrarás unas cataratas de 200 metros de caída?

Según el exquisito protocolo de actuación del agnóstico ejemplar debería contestar que no lo sé, que puede que sí o puede que no, que en el fondo es indemostrable a priori si hay o no una catarata (lo del rinoceronte imagino que va por ahí también).

Bueno, pues allá exquisitos: yo me dejo llevar por el sentido común, que me dice que no hay en el asfalto cascadas esperando tragarme ni en los cielos un individuo eterno y todopoderoso dotado de sentimientos y opiniones que dirige más o menos el universo.

Roberto Suárez dijo...

Excelente reflexión Santiago.
El punto para mí está en este párrafo, que yo llevo manteniendo muchos años, para frustración de ciertos ateos proselitistas, arrogantes en su racionalismo hasta límites preocupantes:
"Realmente poca gente cree racionalmente en Dios, más bien un sentimiento, una emoción, una herencia cultural, un ritual, una identidad colectiva. Por lo que toda la argumentación de Dawkins para hacer ateos resulta poco eficiente. Más bien sirve para refinar los argumentos de los ateos, o convertir a los ateos intuitivos que son incapaces de explicar su ateísmo o de desmontar los argumentos de demostración de la existencia de Dios. La fe en que Dios no existe es tan irracional como la contraria."

Roberto Suárez dijo...

Ignacio, tu ejemplo viene bien para conducirse por la vida, pero desde luego no para un debate en el que uno apela a que ha sentido el agua caer y el otro al sentido común como base racional.

Major Reisman dijo...

Buenas

Personalmente me quedo con un dicho hindú que leí en el libro "Cosmos" de Carl Sagan (si no recuerdo mal).

Los hombres son el resultado del sueño de los dioses, ¿O es al revés?

Dudo, luego existo.

Ahora, lo de sustituir una "religión Teista" por una "religión ateista" como se hizó durante la Revolución Francesa y también se hace ahora (veasé lo de las comuniones y bautizos laicos) en la que se diga "La Selección Natural es el único Dios y Darwin su profeta" me parece del género tonto. Cielos, ya estoy pensando en las siguientes herejías: la Iglesia Neutralista, la Secta de la Selección Sexual, La Congregación del Equilibrio Puntuado. Aghhhhh! ¡Que San Kornberg nos proteja!

Un saludo

PD. Por si alguno está interesado en el tema de las Termópilas en el cine y la historia, mis dos últimos post en mi blog tratan de "El León de Esparta" y "300"

Ignacio dijo...

Roberto, es que al final eso de creer en un tipo omnipotente que nos ama y juzga es una decisión que sirve para conducirse en la vida.

De todas formas la pregunta para mí no es por qué creerlo, sino cómo diablos hacen para creerlo, cuál es la técnica de autolavado de cerebro que lo permite, de qué manera se suepende el sentido crítico ante un solo tema yt se mantiene en los demás. Un enigma que sin duda responderá la neurología en algún momento.

Roberto Suárez dijo...

Ignacio, ya me avisarás a qué psiquiatra voy para recuperar el sentido crítico.

La respuesta a tu pregunta está en el texto de Santiago; es precisamente el párrafo que yo he señalado.

El problema es que tú apelas al racionalismo en un ámbito que no es de su competencia. Cuando entiendas eso, quizás entiendas a los creyentes, aunque tú no lo seas.

Iván Moreno dijo...

Ignacio: Creo que sí he hablado de que hay razones para poner un peso a cada incerteza. Lo que niego es que esas razones sean racionales.

Es curioso que pongas un ejemplo basado en la probabilidad... ¡¡Cómo si hubieras conocido un número suficiente de mundos con y sin Dios, para poder afirmar que en éste mundo que nos ha tocado es más probable que no haya Dios!!

Pero ya que hablas de probabilidad, voy a aprovechar tu ejemplo. La inferencia probabilística depende fundamentalmente de los datos de entrada de los que dispongas (inferencia condicionada o bayesiana). Obviamente, si te dicen que detrás de una esquina en una gran ciudad hay una catarata de 2000 metros, tú inferirás, a partir de todas tus experiencias anteriores, que eso es prácticamente imposible. Pero... ¿qué pasa si al acercarte oyes un estruendo inmenso como ocasionado por una catarata? Pues puede que sigas sin creer que hay una catarata de 2000 metros, pero tu inferencia ya no lo considerará imposible. Incluso puedes empezar a pensar que sí hay una catarata, por extraño que fuera.

Yo he visto la felicidad de gente de fe ocasionada por su fe. Pero además, y más importante, también he visto la felicidad de la gente que recibía los actos ocasionados por la fe. Puede que fuera simplemente una casualidad que hace coincidir la humanidad con una falsa e inventada divinidad. Pero... el hecho de que haya un orden humano que conlleve un aumento de la felicidad... ¿no aumenta eso la probabilidad de existencia de un Dios que sea el origen de ese orden? ¿Por qué no entonces apostar por algo que da sentido a la vida? ¿Apostar por algo que le da una finalidad?

Afirmar la posibilidad de ese sentido original elimina el absurdo al que lleva el ateísmo. Absurdo, como dije solo superado por una automutilación de la razón. Nada es más de lo que yo digo que es. Y nada vale más que lo que yo digo que vale. Pero nada será en ese escenario más que pura voluntad... que me viene dada. Yo, no soy por lo tanto nada. Y sólo el que puede obviar esa realidad, puede vivir sin morir en la angustia existencial.

Yo no puedo aceptar esa realidad... Por lo que sólo me queda apostar porque esta vida tenga una finalidad. Es necesario creer que tiene un orden dado... y que yo tengo un fin. Necesito creer que existe Dios. Y esa necesidad puede encontrar donde agarrarse en la propia experiencia. Ya lo creo que puede.

Un saludo

Revertiano dijo...

Coincido en resaltar el párrafo al que aludís.
En cuanto a que algún día se encontrará el gen que en todas las razas y culturas (digamos la inmensa mayoría, no las conocemos todas) ha generado la necesidad de Dios, es posible que sea así y se encuentre en nuestra inGENiería más básica y primitiva. ¿No es acaso para el perro un dios su amo?
Mientras tanto, me parece igual de osado negar como afirmar (de ahí que me remita de nuevo al susodicho párrafo).
El ejemplo de la catarata en el centro de la ciudad está bien traído pero es engañoso, no estamos hablando de cosas físicas, tangibles, que respondan a una lógica diseñada por el ser humano, sino al "sentimiento, etc. (otra vez el párrafo)".
Sobre encontrarle sentido a la vida, yo, que no creo ser ateo, creo que puede perfectamente encontrársele mediante el cumplimiento de la misión que cada uno se imponga; misión que no siempre tiene que ser heroica o benefactora, habrá quienes sólo quieran dedicarse a la vida contemplativa o incluso a desatar las fuerzas del mal, pero para estos se ha inventado el antídoto de la ley y la Justicia (al menos en la teoría).
En fin, interesante tema.

Revertiano dijo...

Por cierto, Santi, le podías quitar al chisme este lo de la "verificación de la palabra", que es una puñetita.

V de no se nada dijo...

Citando a Diderot en una carta a Sophie Volland a tenor del debate tan presente bajo los manteles monarquicos de la republica de las letras a tenor del debate ateismo/fe
"No puedo negar que en verdad me engaño. Habito una filosofia del diablo que mi mente no deja de afirmar ni mi corazon de desmentir."
No habia, ni hay solución.
Sobre una reflexión particular diria, que no tanto la existencia o no existencia de Dios, como la idea de dios, es un concepto, necesario y armonizador, sobre todo con respecto al sentido de la vida en ocasiones y otras absolutamente terrible y destructivo. Simplemente, la idea de dios no es necesaria para poder vivir, en el sentido de que no existe un yo gnoseologico que permita acercarse a el, por tanto, siendo la posibilidad de conocimiento humana tan limitada con respecto al posible acercamiento cognoscitivo de un posible dios, la mejor forma por tanto de orar a dios en caso de que existiese seria ignorandolo en sentido ritual, negandolo en sentido moral, y afirmando al hombre contra dios, es decir, si dios existe puesto que es imposible acercarse a el si el no tiene la voluntad de que lo entendamos, la mejor oracion posible, en este "y si", en el "como si" kantiano, seria afirmando a la humanidad, intentando limar diferencias, y viviendo de una forma lo más justa e igualitaria posible, es decir, al mejor oracion es vivir, para uno mismo y los demas, y es pensar en lugar de orar. Puesto que dios tanto si existe como si no ( al menos en el no de momento) Es imposible conocerlo. Por tanto, pensar en dios, es blasfemar contra dios en sentido cognoscitivo, es querer ser dios.
Claro todo esto, como todos los pensadores que citas, estan muy imbuidos por la cultura trascendente occidental, si acaso algo de la musulmana y casi nada de la oriental. Pero ese es otro tema.
Dios esta tan presente en el origen de la humanidad, como las sustancias alteradoras de la consciencia. LA eterna busqueda por la trascendencia. No en vano, adoramos a un dios que tiene por sangre vino.
Si bien, la creencia de fe inconsciente de la religiosidad militante, seria sustituida en esta reflexion, por la religiosidad intima de esperanza consciente.
Claro que esto es un reflexion como cualquier otra, no una abogacia de la policia del pensamiento.
NO se si fue d´lambert el que dijo "se introdujo un misantropo en una cueva buscando una palabra que pudiera destruir de una vez por todas a la humanidad y al cabo de cuarenta años salio gritando Dios, Dios, Dios."
De todos modos es inegable dudar, del legado filosofico de validez de la religion y sin extenderme mucho pondre un par de ejemplos, el concepto dignidad acuñado por boecio absolutamente cristiano. O toda la tradicion filosofica griega, donde fueron rescatados de la criva cristiana por la fe islamica.
Que el edificio doctrinal de la iglesia fuera tan irreductible, no es más que porque nacio enfrentada con el helenismo. Siendo el islamismo mucho mas emotivo en ese mismo sentido, por la epoca de la que surge.
Luego esta tambien por ejemplo la cancion de Bob Dylan, With god on our side, presente en casi toda relflexion ligera y extendida sobre dios en la modernidad, sobre el utilitarismo de dios para los poderes fatuos y la perdida del mensaje que pudiera o no tener. O como decia un genial profesor de filosofia de izquierda unida, creyente, "no encuentro en toda la historia del pensamiento mayor porcion de verdad que en el evangelio, ni en toda la historia de la humanidad, institución mas inteligente que la iglesia catolica, no hay estado, ni civilizacion que haya sobrevivido a dos mil años de historia." Y aqui entrariamos, con el pensamiento cuantitativo y cuarenta mil tios pensando en un mismo tema.
Asi por encima, claro, es un tema concluido sin conclusión.
Y disculpas por la ligereza de la reflexión.
Saludos.

P.D: LOs sin dios españoles, no eran ni mas ni menos que los anarquistas españoles, de hecho mucho antes que el termino rojo existiera, de forma despectiva, se les llamaba "los sin dios" en muchos lugares. Ellos tampoco se acomplejaban, pues uno de los mayores esloganes de entonces, era Sin Dios, Ni Patria, Ni amo. Tambien es cierto que aunque es un estudio antropologico dificil, los anarquistas españoles estaban imbuidos de una gran religiosidad, segun algunas perspectivas, Brenan los situa como una reaccion protestante que estaba tejida en el manto reflexivo de cualquier creyente, y que en españa no pudo aflorar mas que de esa forma, pues toda aproximacion de la reforma fue perseguida eficazmente. Los situa tanto en el odio fervoroso hacia la iglesia "que solo pueden tener lo herejes de la que han partido". Dice que en inglaterra la quema de conventos y el asesinato de santos en sus iglesias con los de Crownell con respecto a los anarquistas españoles era solo una diferencia de matiz. Como en la dignificación del trabajo, tan maltratada por la figura del tipico hidalgo español, sin par para comer, pero con lustre en los zapatos.
Una obra del racionalismo de aquel entonces, que esta muy ligada a pesar de la fuente y los años transcurridos a Dawkins son las Doce pruebas de la inexistencia de dios de Sebastian Faure. Un ateismo militante parecido, con la misma finalidad inacabada de dar argumentos racionalistas, a lo que no deja de ser otra forma de emocion. Si pinchais en la V os lleva a una edicion de ese libro interesante, ( pero para leerla pegarla en el word e imprimirla), prologada, por Antonio Campillo, colaborador de libertad digital, anarquista y fisico, el Dawkins español (puede que de lejos).

Ignacio dijo...

Interesante, sí.

A ver: la felicidad proporcionada por la fe puede ser un argumento a favor de su utilidad, nunca de su correlato con la realidad.

Sobre los datos que abonan la no existencia: no hablo de probabilidades científicas, y aquello de la termodinámica aplicada al problema me pareció en su día un camelo. Yo hablo de la incongruencia interna de la idea, del montón de contradicciones e imposibilidades que lleva aparejadas.

Básicamente, la idea de Dios es la de un individuo que tiene algo parecido a sentimientos e ideas, que tiene planes, toma decisiones y reacciona a los hechos, y sin embargo es eterno, inmutable, absoluto. Las características de un ser vivo, individual, pensante y sintiente yuxtapuestas al motor inmóvil, causa suprema, etc... No funciona, la mente humana no puede concebir ese engendro, por eso hablo de autoengaño o autolesión mental, no veo otra manera de convivir con esa idea (esa no-idea).

La solución que oigo más a menudo es que no se cree con la razón, sino con el corazón o con la voluntad. No me vale: la fe es un asentimiento, es decir de algo que es verdad, y eso es una operación de la mente. Sobre la existencia de la silla sobre la que estoy sentado no puedo decidir ni sentir, puedo en cualquier caso afirmarla o negarla (y en ese segundo caso todas mis alarmas saltarán).

De la misma manera, sobre la existencia de cualquier objeto o sujeto, dios mismo, sólo puedo operar con el entendimiento, aun cuando esa operación produzca una gran conmoción sentimental. Y es con los instrumentos del entendimiento que habrá que examinar la afirmación o negación.

Yo puedo decir esta frase: "siento que dios existe (o quiero que dios exista) con una intensidad que llena todo mi ser", pero eso no será otra cosa que una metáfora: lo que estaría diciendo es que pienso que dios existe con total certeza.

(Estoy seguro de que la Facultad de Filosofía proporciona vocabulario más adecuado; mis disculpas por no poseerlo)

Libertariano dijo...

Lo que no parece caberle en la cabeza a Dawkins es que alguien pueda ser inteligente y creyente-teísta. Lo del deísmo todavía lo perdona como un error categorial, pero tener una
religión con un dios personal y tal lo percibe como un burrada
intelectual, un crimen político y un desvarío moral.

Dennett, imagino, no será tan brutote como él, sobre todo cuando
Dawkins pretende deducir una moral, cristiana por otra parte, de la
biología evolucionista.

El libro de Dawkins tiene una clara intencionalidad política, que
contemplo con la mayor de las simpatías, contra los arrebatos de los monoteísmos mediterráneos, tan invasivos. Pero me temo que el ateísmo que surgiese de ahí estaría fabricado según el molde de dichas
estructuras mentales religiosos, como ya pasó con los jacobinos y los comunistas.

Hay que seguir explicando: primero, ¿por qué o cómo ha surgido
esa necesidad y las creencias asociadas o, mejor dicho, cómo han
sobrevivido desde el punto de vista de la selección natural?

En segundo lugar, ¿por qué no podemos hablar de ello? O mejor dicho,
¿por qué hablamos tan imprecisamente, tan ambiguamente de ello? ¿por
qué nuestros "juegos de lenguaje" teológicos son tan vagos (quizás es
que deben ser así para sobrevivir dichas creencias)?

Es decir, y contra el primer Wittgenstein, si nosotros estamos en el mundo, y
producimos sentidos del mundo, entonces las formas de producir
sentido, y los mismos sentidos, sí están en el mundo.

Este mensaje lo
forman las letras que lo componen y el contenido semántico del mismo.
No sólo vamos hablar del número de palabras que tiene, un tanto banal,
sino del sentido que tienen.

Es decir, naturalicemos la religión, expliquemos el sentido
(evolutivo) del sentido (religioso)

Dawkins presenta una hipótesis sobre el universal categórico
religioso: sería el efecto colateral de la predisposición genética al
sometimiento a la autoridad. Y, de nuevo, aparece la cuestión
política: nunca nos libraremos de la religión, ni de la propiedad
privada, pero no porque su sentido esté en el más allá; al revés, está
más acá, en nuestros genes y memes.

Por eso es tan peligroso el ateísmo como formulación política: implica un intento de cambiar la naturaleza humana. El deísmo entoces aparece como el límite irrebasable de la búsqueda de sentido humana (a la espera del superhombre, y otros arrebatos místicos nietzscheanos).

PD. Me he pasado un gran rato leyendo la discusión, encontrándome cascadas a la vuelta de la esquina y demás. Ahora quito Revertiano lo de la firmita

Ignacio dijo...

Nos falta (a todos menos a un par de miles de sabios) alcance científico para saberlo, pero me atrevo a decir que no está tan claro que la religiosidad sea un rasgo evolutivo seleccionado.

¿Lo es la pulsión estética, por ejemplo? ¿los cromagnones que colocaban sus piedrecitas en orden armónico sobrevivieron a los que las dejaban de cualquier manera?

¿No serán rasgos superfluos, creaciones sociales que igual vienen que van?

Y por otro lado, me ha parecido entender de una cita en tu texto que Dawkins precisamente y a difwerencia de otros no trata de deducir una moral de las leyes evolutivas. ¿Me lo podrías aclarar?

Anónimo dijo...

Yo no es que crea o no crea en DIOS, yo soy DIOS, vuestro creador y esta afirmación es tan racional como la de los religiosos, y la de los ateos porque nada tiene sentido, somos estados cerebrales.

V dijo...

Eso de que la propiedad privada es genetica, a mi juicio, tiene tanto peligro, y es tan perjudicial o más, como el ateismo politico y el integrismo religioso que criticas. No hay lugar en la ciencia, que aqui no desvela sino revela, en que pueda aseversarse semejante afirmación sin posibilidad de error que como toda verdad que tiene la presunción de la revelación única y verdadera, constituye el germen de la negación de una reflexión fertil y constructiva, por contra del pensamiento fanatico universalizable e impositivo, al final la legitimación de la violencia.

Vigi dijo...

La verdad es que me importa poco si hay o si no hay un dios o varios, esto se lo dejo a los filosofos. Lo que si me parece terrible es que una religion como la catolica con millones de fieles (entre los que no me encuentro, gracias a 'dios') les diga que el anterior Papa era un santo, cosa que en el aspecto simbolico, me daria exactamente igual, pero no; ahora salen con que es un curandero. En fin, 'para mear y no echar ni gota'.

Un saludo de otro agnostico cuyo ordenador le ha dado por no poner tildes.

Derem dijo...

¿el sentido de la vida? ¿la finalidad de la vida?
Nunca entendí esas preguntas.

bermejinsky dijo...

el anti español cardenal richelieu.....¿papa de los ateos?

Zetetic_chick dijo...

El libro de Dawkins no me pareció muy convincente. Si alguien quiere leer una reseña crítica de dicho libro (de entre las muchas que hay), recomendaría esta:

http://www.tendencias21.net/El-espejismo-de-Dawkins_a1526.html

En inglés, puede verse una reseña aquí:
http://www.prospect-magazine.co.uk/article_details.php?id=7803

Saludos!!!

My Online Game dijo...

When I begin to play this Seal Online game, I first go to buy seal online cegel to buy some my favorite and beautiful clothes to dress up my character. I have spent cheap seal cegel to buy my favorite cloth. I mean we have anime and some necessary seal online cegel based games that do not look really kid dish. Though I will admit with my own seal cegel I went crazy on leveling with DECO. Some of the skills that we can use our sealonline cegel to improve to look amazing, and are fun to just watch honestly.