"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

martes, agosto 07, 2007

Debate o muere

Ante las próximas elecciones generales en las sedes del PSOE y el PP deben estar preparando el debate entre Zapatero y Rajoy. Para lo que no les vendría mal estudiar el que los candidatos Vinick, republicano, y Santos, demócrata, protagonizaron en El ala oeste de la Casa Blanca, séptima temporada, capítulo cuarto.

A quien más le hace falta es a Rajoy. En primer lugar, porque fue la cobardía política lo que le llevó a renunciar al debate en el 2004. En segundo lugar, porque es el que tiene un perfil menos definido, tanto en lo estrictamente político como en lo económico o cultural. Nadie sabe si es liberal, conservador, demócrata-cristiano o de la “derecha extrema”, federalista centrífugo, centrípeto o centralista jacobino. Mientras que Zapatero tiene un poeta de cabecera, que convenientemente gana el Cervantes, del líder de la derecha sabemos que lee el Marca, periódico famoso por la densidad intelectual y la altura lírica.


En el debate celebrado en la ficción realista de EAOCB fue el candidato republicano el primero en romper las rigideces del apaño organizado por sus asesores, ofreciéndole al candidato demócrata un debate real, sin reglas establecidas, un toma y daca de ideas, orientaciones y visiones del mundo


“Cuando el héroe más grande en la historia de mi partido, Abraham Lincoln, debatía, no necesitaba reglas”


Durante tres cuartos de hora apasionantes, al menos para los no que somos suscriptores de los periódicos deportivos, Vinick y Santos entrechocan sus puntos de vista liberales y socialdemócratas sobre el papel del Mercado y el Estado, la conveniencia de la energía nuclear y las promesas de las energías renovables, la mejor manera de apoyar el desarrollo de los países pobres en cuanto al control de fronteras y el libre comercio…


Por ejemplo, Santos promete un millón de puestos de trabajo. Entonces el moderador, el veterano periodista Forrest Sawyer interpretándose a sí mismo, le pide a Vinick una estimación de los que promete crear. La respuesta del republicano:


“Ninguno”


Silencio sepulcral. Y continúa:


“Los empresarios crean empleos. Los negocios crean empleos. El trabajo del Presidente es no interferir en su camino”


La grandeza de esta serie y sus creadores: a pesar de las evidentes simpatías pro-demócratas tienen la suficiente decencia, la honestidad y el escrúpulo para presentar al ideal candidato republicano, un liberal y sensato sosias de Rudolph Giuliani. De hecho, y aunque Santos, un convincente Jimmy Smith, está muy bien en su papel de heroico y progresista socialdemócrata, es Vinick, a través del inmenso talento de Alan Alda, el que se lleva el gato al agua del debate ideológico. Y no es que lo diga yo.


Agnóstico y liberal, Vinick tiene que torear al ala más conservadora y religiosa de la manada paquiderma. Al revés que el católico y centrista Santos, que se las ha de ver con el ala más izquierdista y autoritaria de los burros, como mi favorita Hillary Clinton. Pero de eso hablaremos cuando gane (o no) las primarias equinas.

PD. Toby Ziegler, el genial y acosado asesor de comunicación del presidente Bartlet, le echa en cara a Josh haberse llevado a Santos a la carrera presidencial:


"No es material presidencial… ¡Es un cargo para alguien que toma la oportunidad y se aferra! ¡Para alguien que cree que los dioses conspiraron para ponerlo allí, que el destino le exige ejercer este servicio! Si no tiene ese empuje, esa presunción, ¿cómo tomará las decisiones que dejan perplejos a todos los demás?, ¿cómo demonios mantendrá esa clase de poder en sus manos?"


Entonces le pide a Josh, que lleva la campaña electoral de Santos, que mirándole a los ojos le asegure que cree que sin duda Santos es El candidato. Josh no dice nada. Termina Toby:


“Por eso el otro tipo va por delante”

3 comentarios:

Gwen dijo...

no caerá la breva, no te va a leer ninguno... pero me ha encantado! YA me estoy bajado ese capítulo. Hay muchas películas "presidenciales" o "electorales"... con que vieran un par...

Coase dijo...

Si Rajoy fuera liberal protagonizaría el debate como el candidato republicano de la serie.

Pero me da que no.

Anónimo dijo...

Hace unas décadas mi abuelo consiguió la representación de una importantísima compañía americana. Viajó a Estados Unidos a solicitarla y allí le preguntaron cuantos productos de la misma aseguraba que iba a vender al año. La respuesta de mi abuelo fue:

“Ninguno”

Sorprendidos los altos jerifaltes de la compañía, mi abuelo les aclaró que él no podía saber cuanto iba a vender porque no sabía cuantos iban a comprar, pero que a él también le interesaba vender el máximo posible.

Le dijeron que habían llegado otros españoles asegurando cantidades muy altas de ventas. Volvió a España con la representación.

Goo