"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

domingo, septiembre 09, 2007

El ultimátum de Bourne, de Paul Greengrass

Comienza el curso político, escolar, cinematográfico... En Libertad Digital hago la crítica de la película que más me ha gustado durante el verano: El ultimátum de Bourne. Creo que es la primera vez que repito director, en este caso el británico Paul Greengrass que ha querido seguir con el diseño de un estajanovista de la acción que sea accesible también a "la sensibilidad de izquierdas". Puede parecer una broma, pero los mismos que abominaban de las entretenidas películas de acción de Arnold, los Rambo o los Bond se rinden ante el redimido asesino que lee The Guardian.

PD. En el parto del nuevo periódico de izquierdas, y el antiguo remozado, me apuesto que van a seguir la línea descaradamente juvenil y desenfadada del británico.
PD. Ya me parecía raro. También he criticado un par de Eastwood.

7 comentarios:

Ignacio dijo...

Mezclado, no agitado... me parece una muy mala traducción, aunque circula mucho.

Intrigado por las variantes hice en su día una pequeña investigación:

http://nonwriter.blogspot.com/2007/03/shaken-or-stirred.html

Por lo que pueda valer...

Ignacio dijo...

Te devuelvo aquí la visita, agradeciendo la versión buñuelesca, mucho más poética.

Lo de la varilla sería stirred, es decir, que eres más de Bartlett que de Bond (como no podía ser de otra forma).

Capi Vidal dijo...

"Puede parecer una broma, pero los mismos que abominaban de las entretenidas películas de acción de Arnold, los Rambo o los Bond se rinden ante el redimido asesino que lee The Guardian".

¡Más pobreza no se puede pedir a una crítica!
El nuevo Bond, mostrado como lo que es, un asesino de Estado, también debe ser una concesión a tantos hipócritas moralistas de izquierda.

¿Entretenidas las pelis de "Rambo"? Da una idea de su nivel cinematográfico.

Libertariano dijo...

Parece que las películas de Arnold o los Bond ya no hace falta defenderlas. Pero como en su caso hay irregularidades manifiestas que hace que haya Bonds buenos, malos y regurales, no siempre de la misma época.

En el mismo sentido, el primer Rambo era una buena película de acción que como suele pasar con las sagas ha ido para abajo estrepitosamente. Y no lo digo yo solamente:

http://www.imdb.com/title/tt0083944/

http://www.filmaffinity.com/es/film922584.html

En el caso de Arnold, las fantásticas, como Depredador, Terminantor o Total Recall, compensan sobradamente algunas otras más regulares.

Por cierto, el próximo año se estrena Rambo IV: http://ramboiv.moonfruit.com/

Zelig dijo...

Y para más tarde vienen las dos películas que Steven Soderbergh dedicará al Che Guevara, el "Rambo de izquierdas"...

(je, je, je...)

Libertariano dijo...

Y Benicio del Toro lo hará muy bien, pero Sylvester ¡es el auténtico y total Che Guevara!

Capi Vidal dijo...

Yo no he hablado de Bonds buenos y malos, mi querido "libertariano"; solo he dicho que en "Casino Royale" es flagrante lo que siempre ha sido el personaje: un asesino.
La calidad de las películas es otra cosa; no soy muy aficionado a este tipo de cine, pero creo que siempre han mantenido cierto nivel. Sean Connery está en mi Olimpo particular, para que se deje usted de maniqueísmos.

Lo que usted llama "primer Rambo" se llamaba "First Blood" y era una aceptable película de acción basada en un buena novela, cuyas intenciones estaban en las antípodas de lo que luego fue el personaje: el representante de la americana reaganiana (tan del agrado de ustedes, inefables liberal/"libertarianos"). Para que nos entendamos, en la novela era un asesino frío y despiadado que acaba palmando junto al policía que le acosa; cinematográficamente, la cosa se convirtió en tal disparate que vergüenza da mencionarlo.

En cuanto a "gobernator", para mí ha sido un patético ¿actor? que participó en grandes producciones; es por eso que algunas películas son salvables.
Se olvida usted de Chuck Norris, el más cutre protagonista de aquellas entrañables "anticomunistadas" producidas por los israelíes Golam y Globus.
Creo que este tipo de cine, que pasa por ser de "mero entretenimiento", ha sido el que ha tenido una carga ideológica más delirante (vamos, ni Ken Loach), por no hablar de su absoluto desprecio a la vida humana. Claro que, era al menos más sincero que lo que vino posteriormente.
En el siglo XXI, la cosa se vuelve más compleja en el cine de acción.