"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

lunes, noviembre 19, 2007

Perdón por los pecados de los hijos de la Iglesia

Hace un tiempo me gané unos cuántos improperios por hacer ver que la Iglesia Católica ganaría muchos enteros si a la par que el justo reconocimiento hacia sus mártires reconocía su papel en el desastre de la guerra civil. Hoy el jefe español de todos ellos honra a la institución pidiendo perdón.

Al recordar la historia nos encontraremos seguramente con hechos que marcaron el tiempo y con personas relevantes. En muchas ocasiones tendremos motivos para dar gracias a Dios por lo que se hizo y por las personas que actuaron; y probablemente en otros momentos ante actuaciones concretas, sin erigirnos orgullosamente en jueces de los demás, debemos pedir perdón y reorientarnos, ya que la “purificación de la memoria”, a que nos invitó Juan Pablo II, implica tanto el reconocimiento de las limitaciones y de los pecados como el cambio de actitud y el propósito de la enmienda. No es casual coincidencia que entre las celebraciones del Año Jubilar adquirieran un sentido peculiar tanto la conmemoración de los testigos de la fe del siglo XX, en el marco incomparable del Coliseo de Roma, como la impresionante celebración del perdón el primer domingo de Cuaresma en la basílica de San Pedro, en que el Papa, abrazado a la cruz del Señor, pidió perdón por los pecados de los hijos de la Iglesia... Los que nos han precedido como cristianos en la Iglesia pueden haber sido testigos luminosos del Evangelio, y en otras ocasiones pueden haber realizado lo que el Evangelio desaprueba. Todos nosotros, conscientes de nuestra fragilidad, debemos pedir diariamente a Dios Padre que nos libre de caer en la tentación.

Ahora es el turno de José Luis Rodríguez Zapatero de pedir perdón por la trayectoria tantas veces fascistoide de su partido y saboteadora de la II República, de Pablo Iglesias a Largo Caballero pasando por Indalecio Prieto, del PP cortando amarras con su pasado franquista, de los comunistas y los anarquistas directamente disolviéndose como lágrimas en la lluvia que diría nuestro replicante favorito.



PD. Antes de llegar a la cita concreta adivine qué magnífico filósofo español inspira todo el documento de Blázquez.

Los historiadores españoles y extranjeros han estudiado mucho y previsiblemente continuarán estudiando lo que aconteció en España en el decenio de los treinta; la bibliografía es abundantísima. Fue un periodo agitado y doloroso de nuestra historia; la convivencia social se rompió hasta tal punto que en guerra fratricida lucharon unos contra otros. Con sus conclusiones los investigadores nos ayudan a comprender hechos y datos, causas y consecuencias; sus interpretaciones, debidamente contratadas, nos acercan con la mayor objetividad posible a la realidad muy compleja. Deseamos que se haga plena luz sobre nuestro pasado: Qué ocurrió, cómo ocurrió, por qué ocurrió, qué consecuencias trajo. Esta aproximación abierta, objetiva y científica evita la pretensión de imponer a la sociedad entera una determinada perspectiva en la comprensión de la historia. La memoria colectiva no se puede fijar selectivamente; es posible que sobre los mismos acontecimientos existan apreciaciones diferentes, que se irán acercando si existe el deseo auténtico de comprender la realidad.

Un párrafo sencillamente magistral, contra los absolutistas del pensamiento único y los relativistas del pensamiento fofo.

23 comentarios:

Luis I. Gómez dijo...

La capacidad de reconocer en los textos de uno la admiración que nos inspiraron los textos de otro sin más prejuicios que los del propio criterio (al que se ha de ser fiel) está al alcance de muy pocos.
Si además se pide ser coherente, el número de elegidos se reduce hasta que casi da vergüenza.
Comento poco (o casi nada) en su casa, pero sólo se debe a que no me gusta estar todo el día citándole para aplaudir lo citado.

Anónimo dijo...

Creo que ni la Iglesia ni el Pseo deben de pedir perdón por lo que hicieron sus antecesores

Anónimo dijo...

Pero podria pedirlo por lo que hace ahora.

more dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
more dijo...

Del mismo texto de Blázquez que cita Santiago: "La Conferencia Episcopal Española, sintonizando con el espíritu de Juan Pablo II, hizo público poco antes de cruzar el umbral del año 2000 un documento titulado La fidelidad de Dios dura siempre. Mirada de fe al siglo XX (20 de noviembre de 1999), en que se unían pasado, presente y futuro como en el canto del Magníficat de la Virgen María. Acción de gracias por los dones recibidos, reconocimiento de nuestros pecados y petición de perdón, y confianza en las promesas de Dios. De aquel documento son las siguientes palabras que pertenecen a la segunda parte: “También España se vio arrastrada a la guerra civil más destructiva de su historia. No queremos señalar culpas de nadie en esta trágica ruptura de la convivencia entre los españoles. Deseamos más bien pedir el perdón de Dios para todos los que se vieron implicados en acciones que el Evangelio reprueba, estuvieran en uno u otro lado de los frentes trazados por la guerra. La sangre de tantos conciudadanos nuestros derramada como consecuencia de odios y venganzas, siempre injustificables, y en el caso de muchos hermanos y hermanas como ofrenda martirial de la fe, sigue clamando al Cielo para pedir la reconciliación y la paz. Que esta petición de perdón nos obtenga del Dios de la paz la luz y la fuerza necesarias para saber rechazar siempre la violencia y la muerte como medio de resolución de las diferencias políticas y sociales” (n. 14). Debemos estudiar la historia para conocerla siempre mejor; y una vez leídas sus páginas, aprendamos sus principales lecciones: La convivencia de todos en las diversidades legítimas, la afirmación de la propia identidad de manera no agresiva sino respetuosa de otras, la colaboración entre todos los ciudadanos para construir la casa común sobre los cimientos de la justicia, de la libertad y de la paz. Recordamos la historia no para enfrentarnos sino para recibir de ella o la corrección por lo que hicimos mal o el ánimo para proseguir en la senda acertada".

De donde se deduce que:

1.- Las frases que cita Santiago no constituyen ninguna novedad. Blázquez repite lo que se decía en un texto de la Conferencia Episcopal Española del año 2000, es decir, mucho antes de toda esta fiebre de la memoria histórica.

2.- Santiago no lee completas las fuentes que cita.

judas dijo...

Me temo, señor more, que el que no lee los textos es usted. Me atrevería a afirmar (columpiándome mucho) que eso se debe a que sinceramente no le importa lo que el texto diga.

El texto que usted cita hace referencia a un perdón que se pide a dios por los actos cometidos por los dos bandos contendientes. Es un perdón del tipo «pido a dios que te perdone por haber hecho esto y aquello».
El texto nuevo que presenta el señor Santiago hace referencia a una petición de perdón por el mal cometido por ellos, por la Iglesia, por sus miembros.

A ver si así lo entiende.

Por lo demás, copio y pego el primer comentario de don Luis, que suscribo completamente.

Libertariano dijo...

Gracias Luis y muy honrado por tus palabras exiliadas.

En cuanto a pedir o no perdón, me parece completamente prescindible siempre y cuando uno no se ponga medallas respecto al pasado. Cosa a lo que es muy aficionada la Iglesia Católica o el Psoe. Hay que estar a las (ma)duras.

En cuanto a lo que cita explícitamente more habría que matizar que una cosa es pedir el perdón de Dios para otros que pedir a Dios el perdón para uno mismo. Respecto al anterior texto la valentía de Blázquez, al menos así lo interpretro, es reconocer la correspondiente parte de culpa en la Iglesia Católica. Y, como especifico, asumir esa responsabilidad en la culpa debería extenderse a todos los actores en aquel conflicto. Pero, por el momento, parece que sólo la IC está dispuesta a dar el paso.

Por otra parte, y si asumimos la interpretación de more de que el perdón ya había sido solicitado no sé a que venían los calificativos que me dedicaron los católicos de carné en la anterior ocasión.

Un saludo

more dijo...

Veamos. En lo que cita Blázquez se lee que ya en 1999, que no en 2000, lo que sigue: "Deseamos más bien pedir el perdón de Dios para todos los que se vieron implicados en acciones que el Evangelio reprueba, estuvieran en uno u otro lado de los frentes trazados por la guerra". Salvo que se entienda que ningún hijo de la Iglesia cometió ningún acto reprobado por el Evangelio, es imposible la interpretación dada por judas. A más a más, si se sitúa esta declaración en el espíritu de Juan Pablo II que invoca Blázquez y que coincide en el tiempo con la declaración citada, no cabe la menor duda: se invoca el perdón de Dios TAMBIÉN para los pecados cometidos, como no podía ser de otra manera, por los hijos de la Iglesia.

Ignacio dijo...

La ICAR puede que sea la única que pida perdón (si aceptamos pulpo, porque vaya perdón reticente), pero también es la única entidad de las que participaron en aquello que tiene voluntad de continuidad ad aeternum, lo cual crea unas obligaciones.

¿Pedir perdón el PP? ¿Un partido fundado en los 80? Ni siquiera el PSOE pretende ser el mismo, cómo vamos a pedirles cuentas de hace tanto tiempo. ¿Y el ejército, y la guardia civil, la universidad, la judicatura? ¿han de pedir perdón por sus antecesores lejanos?

Mientras la iglesia pretenda poseer una verdad ética de origen divino y por tanto invariable tendrá que hacer juegos malabares con su historia y nuestra memoria. Como se suele decir, en el pecado llevan la penitencia.

Ignacio dijo...

More, me parece algo tramposa su interpretación. No es lo mismo hablar de los pecados cometidos a título particular por cada cristiano que referirse a los que comete la ICAR como institución, por medio de sus más altos y cualificados reepresentantes.

Sacar a Franco bajo palio o bandecir a los verdugos no es una culpa individual, como no lo es la desatención cruel de Setién a las víctimas de ETA. Ahí es la institución la que falla.

judas dijo...

more.

¿Advierte usted la diferencia entre lo implícito (su texto) y lo explícito (el del señor Santiago)?

Venga, que no es tan difícil...

Anónimo dijo...

Ni siquiera el PSOE pretende ser el mismo

Juraría que yo sí les he oído pretendiéndose los mismos. Ayer mismo, la ministra antes partía que doblá, se comparaba con Indalecio Prieto. Y eso no es nada con lo de la memoria hemipléjica del nieto del capitán Lozano.

El lema (o chiste) de los cien años de honradez -que lanzaron mientras ejercían Mariano Rubío, el hermano del Guerra, el Roldán y el resto de la banda- no ofrece ninguna duda: se identifican plenamente con su pasado.

En fin, que dieron el golpe del 34 porque tenían razón, asesinaron a Calvo Sotelo por idéntico motivo y en las chekas se aplicaba justicia popular. Sin ningún asomo de duda.

Mary White dijo...

La IC no son los católicos y menos los de carné. El perdón por las faltas cometidas, las mentiras prometidas, y la ideología teñida de sangre ningún partido político, Libertariano... todos niegan y reniegan cuando el voto lo merece.
Me quedo con la idea de las dos primeras frases de nuestro mutante favorito: vivir con miedo es ser esclavo.

Valea dijo...

¿"el jefe español de todos ellos (de la Iglesia Católica en España) honra a la institución pidiendo perdón"?

Mira, sólo por esta frase ya queda absolutamente desacreditado toda tu entrada. Si desconoces algo tan básico de la estructura de la Iglesia Católica... ¿qué vas a poder decir de temas pelín más complejos?

En fin...

Bossjan dijo...

Pienso que lo único sensato (es decir lo más improbable), es recuperar la memoria histórica desde el marco de la asunción del mal cometido cada uno de los participantes (activos o pasivos) en aquellos acontecimientos de nuestro pasado reciente.
Es obvia la complejidad de la naturaleza del nacimiento de aquella revolución y es igualmente obvio que tuviera que haber un ganador,no por ello es menos obvio que todos tenian y aún hoy todos tienen su verdad y su razón.

Concluyo,cada parte,llámese iglesia,política y ciudadania, deben asumir su parte de culpa histórica y deben asumir su papel en el estudio y normalización de aquellas tristes fechas de nuestra HISTORIA.
Como dice SN,hasta ahora, sólo la Iglesia parece dispuesta a asumir y reflexionar sobre sus actos.

rojobilbao dijo...

1º Blazquez no es jefe de nadie. es un obispo más. El único jefe de verdad, el obispo de Roma.

2º La Iglesia no debe pedir perdón por nada que ocurriese entre 1934 y 1939. Después sí, porque no debió ser tan complaciente con la dictadura.

3º Blazquez habla sólo en su nombre. Que diga cunato quiera.

Bazán dijo...

¿Reservas mentales? ¿Perdón reticente? ¿Las declaraciones de Juan Pablo II antes del milenio no son vinculantes? ¿Problemas de representatividad? "Es que, mirusté, en el fondo me importa un pito." Ah, vale, eso lo entiendo hata yo.

Anónimo dijo...

La Iglesia Católica Española debe pedir perdón por mucho más que su Guerra Civil. La Iglesia Católica Española debe pedir perdón por aquellos obispos que callaron cuando los españoles mataron a millones y millones de indígenas americanos. La Iglesia Católica Española debe pedir perdón por los millones de negros africanos secuestrados de sus hogares en África y traídos a América a servirles a ellos. En mi país los españoles blancos se sentaban en las bancas de las iglesias a escuchar Misa, mientras los negros esclavos permanecían al fondo del templo, encadenados. ¿Qué nexo existe entre Cristo y la Iglesia Católica Española? Absolutamente ninguno. A la luz del evangelio los obispos de España de los últimos 500 años están todos en el Infierno, con su padre el demonio. ¿Es que algún obispo español podrá justificar el día del juicio su silencio ante los millones de indígenas muertos, ante los millones de negros esclavos? Los españoles buenos como Pedro Claver eran pocos, por eso en Bolivia tenemos un dicho: "Eres malo como un español".

Anónimo dijo...

Pido perdón. No es pseo. Es Psoe.
Sin embargo no pienso pedir perdón por lo que hcieron mal mis abuelos.
La verdad es que apenas se lo que hicieron durante ese periodo. Si alguna vez me entero que hicieron algo bueno lo festejare y me alegrare, si fue algo malo tratare de entender lo que paso para no caer en sus errores.

Negrito dijo...

¿Alguién me puede explicar por qué la memoria histórica interesa tan poco al común de los mortales con la excepción de periodístas, políticos en campaña, blogueros y gentes de mal vivir?
Al tal Blazquez y a mí lo que de verdad nos interesa son las crucecitas del IRPF. "Esgraciaito el que come el pan de manita ajena, mirando siempre a la cara si la ponen mala o güena." Y la Cope no me digan ustedes que no es una piraña en el bidet de monseñores: con amigos así no hacen falta enemigos.

Libertariano dijo...

En cuanto al anónimo boliviano decirle que, en todo caso, debería pedir disculpas la Iglesica Católica Boliviana. Pero remontarse a varios siglos se me antoja ridículo porque la línea de continuidad se ha roto, mutado, sustancialmente desde entonces hasta ahora. Es tan ridículo lo que usted pide como pretender que los romanos pidan perdón a los hispanos por las invasiones de hace cientos de años.

Por otra parte, permita que le recrimine ese racismo implícito que delata su escrito. Escribir "Eres malo como un judío", "Eres malo como un moro", "Eres malo como un negro" o, como en su caso, "Eres malo como un español", estableciendo una maldad esencial a un pueblo, raza o grupo de amigotes como usted hace es un síntoma evidente de racismo inverso, seguramente producido por un complejo de inferioridad mal resuelto.

Como decía Emilio Aragón: menos samba y más trabajar.

Saludos

AMDG dijo...

Uno, no has leído bien: lo de Blázquez no es pedir el perdón que te imaginas.

Dos, el tono de superioridad moral que usas se debe a ignorancia crasa: son los laicistas quienes más perdón tienen que pedir de todos, porque fueron los que primero empezaron con las agresiones a la Iglesia y los que volverían a hacerlo porque creen que su comportamiento fue legalista frente a “reaccionarios y revolucionarios”.

Tercero, es ridículo e hipócrita estar rastreando precedentes franquistas en la derecha actual cuando la actual monarquía constitucional es de origen franquista.

My Online Game dijo...

You will get a beautiful cloth which in the game if we want to need the beautiful cloth, we can use our own Scions Of Fate gold to buy. The one I owned on my character is one of my friends sent to me the necessary SOF gold. Sometimes we can share the trophy as the necessary Scions Of Fate money together, and we do quest together. I do not have enough confidence and cheap SOF gold about my weak memory. First I have to buy sof gold to improve my pet which I have a lovely leopard in this game.