"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

miércoles, marzo 05, 2008

De Ciudadanía y Conferencias "Episcopales"

PD. Aunque le fastidie a la Vicepresidenta, aunque le sorprenda a José Antonio Marina, la opción a la objeción (respecto a Educación para la ciudadanía) es plenamente legítima.
Que una Educación para la Ciudadanía objetivamente trazada, despartidizada, ilustrada y plural es posible, no me cabe ninguna duda. Que la actual EpC estuvo deslegitimada en su origen político por la instrumentalización de grupos de interés vinculados a la Conferencia Episcopal Socialista (PSOE), también. Que los contenidos educativos tienen que estar a salvo de las influencias episcopales, sean religiosas o ideológicas, es de cajón (de sastre liberal). Que la asignatura, sin embargo, se ha ganado un prestigio en los institutos por la legitimidad en el ejercicio de los profesionales de la filosofía y la historia que la están impartiendo, evidente. Que los padres y los alumnos, a pesar de todo, tienen el ejercicio democrático del derecho liberal a la objeción de conciencia, no me cabía duda en julio del año pasado y el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía tampoco, como sentenció ayer.

El argumento es fuerte. Veremos lo que opina el Tribunal Supremo.

Confiar la instrucción pública al Estado constituye aviesa maquinación tendente a moldear la mente humana de tal manera que no exista la menor diferencia de un individuo a otro; el molde a tal efecto utilizado es el más grato al régimen político imperante, ya se trate de una monarquía, una teocracia, una aristocracia, o bien a la opinión pública del momento; en la medida que tal cometido se realiza con acierto y eficacia, queda entronizado un despotismo sobre la inteligencia de los humanos, que más tarde, por natural evolución, somete a su imperio el cuerpo mismo de las gentes.”


Stuart Mill



8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola soy Negrito.Si la Eduación para la Ciudadanía origina una guerra... puede haber daños colaterales... por ejemplo la enseñanza de la religión...¡es la guerra¡ ¡más madera¡

Anónimo dijo...

La duda entonces es, ¿para cuando esa Educación para la Ciudadanía objetivamente trazada, despartidizada, ilustrada y plural? Viendo el patio, va a ser mejor que esperemos sentados en el sofá. O en la cama...

Daniel Rodri­guez dijo...

Lo dudo mucho, anónimo. Se reconoce el derecho a objetar porque es obligatoria, y la asignatura de religión no lo es.

Revertiano dijo...

“Confiar la instrucción pública al Estado..."

Hombre, el Estado sí que debe de garantizar la instrucción pública. Sin entrar en adoctrinamientos. Es como la sanidad o el desempleo, que deben de ser universales.

Muy buena referencia sobre lo que ocurrió en Francia (un país serio) cuando se plantearon estas cosas es la película "1905". Ellos lo hicieron a tiempo, y aun así tuvieron que rectificar en algunas cosas, una vez pasada la fiebre republicano-socialista-radical de los ministerios Waldeck-Rousseau y Émile Combes. A partir de 1906 la cosa ya quedó bastante clara. Por eso, en lo del velo, que es una nueva batalla, ellos se hallan mejor preparados que nosotros.
Por cierto, ¡Aupa Rouco!

Vigi dijo...

Me parece una medida perfecta.
Ah y siento disentir con Revertiano acerca del nombramiento de Rouco, que muestra el estado de exaltación en el que viven la élites religiosas...

Un saludo a ambos desde la Biblioteca Nacional...

Revertiano dijo...

Una exaltación, en nada menor que la de las huestes autoproclamadas laicistas que sólo buscan la confrontación en período electoral para traerse el voto de los radicales, mi querido Vigi. Creo que a esa "exaltación" se la suele llamar "defensa propia".

Revertiano.

Anónimo dijo...

Los laicistas no buscan la confrontación, más bien todo lo contrario. Usted se referirá a los anticlericales, que no es lo mismo. Por cierto, Rouco es de los radicales, pero del lado clerical.

Anónimo dijo...

Sr. Rodríguez, cuando digo colaterales me refiero a alguien que pasaba por allí "circunstancialmente". Lo que usted dice es absolutamente cierto, se objeta de lo que se impone no de lo ue es optativo. Son dos debates diferentes. Pero acuerdese del chiste, cuando la guerra viene viene pa toas...

Por otra parte,y con cierta frivolidad (perdonen) este es un debate de vagos, maleantes, blogueros y gentes de mal vivir. Y a las pruebas me remito, los centros religiosos han cogido la EpC y han hecho de su capa un sayo, Libertariano reconocía su propio sayo cuando afirma que gracias a los profesores de filosofía está siendo útil. Y yo que ni la he recibido ni impartido puedo recordar como una colega expoliaba El lazarillo de Tormes de toda referencia clerical y lo reducía a la anécdota de las uvas, causando tal diarrea mental y fisica (en septiembre son especialmente proclives al desalojo) en sus alumnos que al año siguiente había de ser corregida. Naturalmente mis alumnos pasaron siempre de puntillas sobre los manjares de Lazaro y nos recreabamos (dada mi natural inclinación) en los pasajes más despiadados con los clerígos. Por lo tanto la discusión suele situarse no má alla de donde cada cual tiene situado su corazoncito.