"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

lunes, marzo 10, 2008

Nec audiendi qui solent dicere, Vox populi, vox Dei, quum tumultuositas vulgi semper insaniae proxima sit

Ayer gritaban las multitudes, los artistas y los intelectuales "ista, ista, España es socialista" También es socialista, coreaban, la niña de Rajoy. Y según el famoso dicho Vox populi, vox Dei, incluso el discutido y discutible Dios también es de la ideología de Zp, aunque esto hay que tomarlo con más precaución porque Dios siempre ha sido un soberbio humorista y además la máxima latina al completo, que le dijo Alcuino a Carlomagno era "Nec audiendi qui solent dicere, Vox populi, vox Dei, quum tumultuositas vulgi semper insaniae proxima sit", que más o menos se traduce como "Y no deberían escuchar a aquella gente que sigue diciendo 'la voz del pueblo es la voz de Dios' ya que el desenfreno de la muchedumbre conduce a la locura" y parafraseándola a lo Churchill "si el gobierno dice que son las doce del día y el pueblo dice que son las doce de la noche, más vale encender las farolas”.

Encendamos las farolas. Lo primero que hay que constatar es el tsunami bipartidista que repetía acongojado Gaspar Llamazares. El bipartidismo tiene una ventaja, la estabilidad gubernamental, un bien común que se refleja en el extranjero, los EE.UU. por ejemplo, y en la propia historia española, la caótica fragmentación parlamentaria durante la 2ª República. Una gran desventaja, la laminación de las sutilezas ideológicas y el pensamiento heterodoxo. En los EE.UU. esto es resuelto, de la forma menos mala posible, con un bipartidismo abierto a través de las primarias. En España dicho bipartidismo abierto sólo fue medio ensayado por el PSOE con las alternativas entre Bono, Díez (¡enhorabuena!) y Zapatero. Por el PP, no, con una designación cerrada de índole cesarista que es uno de los factores determinantes en sus dos derrotas consecutivas. La cuestión es si estos resultados sirven para legitimar a Rajoy o por el contrario serán necesarias unas primarias.

Lo segundo es la debacle nacionalista y de la extrema izquierda, cuyo electorado ha sido "comprado" en gran parte por el PSOE en el proceso de centrifugación light del Estado y el aburguesamiento de la clase trabajadora. La cuestión es si dicha centrifugación no por light será a largo plazo menos radical y trituradora de los derechos individuales. Cataluña y País Vasco, decisivas en la victoria socialista, serán los factores fundamentales.

Mientras tanto el cine, esa farola de la imaginación tantas veces miserable y opaca, logra en ocasiones de sublime lucidez aclararnos a nosotros mismos. Hace un año hablaba del análisis irónico, complejo y como siempre en el fondo tierno de John Ford sobre un político curtido desplazado de la arena por los nuevos medios de comunicación de masas. Ahora, y aprovechando que ha salido a la venta en dvd, os dejo el magnífico reportaje que emitieron en Días de Cine. Ojo a los últimos 20 segundos, ese travelling que sigue a un Spencer Tracy perdedor, solitario y a contracorriente de la multitud que grita lo que las multitudes siempre gritan




4 comentarios:

Alvy Singer dijo...

Magnífico comentario como siempre. Y ya tengo por dónde empezar el test.

Revertiano dijo...

hodie dies ira est.

Anónimo dijo...

A diferencia de Tracy, ayer Mariano tenía al menos su "multitud"...

Anónimo dijo...

Zapatero, Bono y Rosa Díez no se presentaron a ningunas primarias, sino que fueron candidatos a la secretaría general del PSOE en un congreso. De hecho, desde que Zapatero ganó ese congreso, las primarias para elegir candidatos a las distintas elecciones han brillado por su ausencia.