"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

domingo, junio 29, 2008

El partido más importante de nuestras vidas

Hace un porrón de años invité a Susanita a ver Evasión o victoria. Mis propósitos no eran ciertamente honestos. Quedamos a la salida de la catequesis, S. era morena y virtuosa, y fuimos al colosal cine Goya, junto a la Iglesia de Virgen de Gracia. Decir que no pasó nada sería inexacto. Las incipientes curvas y el lunar en la barbilla (¿o era en la mejilla?) de la ya sin duda miembra fueron respetadas pero más por descuido que por timidez o galantería. Lo que pasaba en la pantalla absorbió por completo mi atención.

Luis Aragonés, don Luis, podría usar la peli de John Huston para una última sesión de inyección de coraje y creencia en la victoria entre los Naranjitos Mecánicos. En un campo de prisioneros conviven soldados de varios países aliados –encarnados, atención, por Michael Caine, Sylvester Stallone, Max von Sydow, Pelé y el superclase centrocampista argentino Ardiles-. Los caracteres de los diversos personajes chocan en ocasiones llevados por diferencias idiosincráticas y culturales. Hasta que los alemanes les obligan a formar un equipo de futbol internacional que se enfrentará a una selección de nazis animales, perdón, alemanes. Un objetivo común los unirá en una acción colectiva coordinada: aprovechar el partido para escapar en el descanso. Una vez empezado el partido, con Stallone haciendo valientemente de Casillas, los alemanes con su insolente y contundente desparpajo habitual les proporcionan una humillante paliza. Llega el intermedio y en el vestuario los encorajinados soldados futboleros se plantean un dilema de proporciones trágicas: ¿evasión o victoria?




En estos momentos el cine Goya está siendo deconstruido por las fuerzas capitalistas y especuladoras, valga la redundancia, que no respetan la memoria colectiva y mucho menos la individual (mía), para hacer, supongo, unos apartamentos de 60 metros, suelo de parquet, preinstalación de aire y ventanas de madera rematadas con climalit. La foto, tomada esta mañana a eso de las siete, de la bridada de deconstructores domingueros:



PD. ¿Qué habrá sido de Susana?
PD. Aragonés sostiene que nadie se acuerda nunca al perdedor. Falso. La Naranja Mecánica de Cruyff no ganó al Panzer de Beckembauer, pero nunca los olvidaremos. A nuestros Naranjitos Mecánicos, pase lo que pase, tampoco.



PD. El partido más importante de mi vida fue cuando jugamos los de 1º de Bachillerato de Ciencias contra 3º de bachillerato de Letras. Aquellos gigantes eran impresionantemente técnicos, increíblemente rápidos y desdichadamente, para nosotros, fuertes. Perdimos 4-2. ¡Les metimos 2!


6 comentarios:

Fonseca dijo...

Qué gran película... hace otro porrón de años que no la veo.

Saludos.


Fonseca

SPARTAN dijo...

VICTORIAAAAAAAAAAAAA !!!!!!!!

cualquiera dijo...

Un post sentimental!

ha sido inesperado

Revertiano dijo...

Lord Chamberlain hubiera escogido "victoria", Churchill "evasión".

Zapatero le habría contado a los guardias la que se preparaba.
A Llamazares lo habrían cogido enseguida porque se habría empeñadp en llevar una gran bandera republicana dirigiendo la evasión.
Al final, ROuco habría dicho, antes esta tropa, anda, anda, evadiros o ganad el partido, que yo venceré al final cuando todos os hayáis ido y me hayás dejado el campo libre.

Boecio dijo...

No sabía que fuiste con Susana al cine. ¿Los dos solos?. Fíjate. ¡Qué tiempos aquellos!

alfredo dijo...

Yo la vi, con seis o siete años , ...en los cine Windsor. Cines desaparecidos posteriormente (como luego elo edificio). Por desgracia no me acompañaba ninguna fémina, sino mi padre y mi hermana mayor.
Pero, ¿cuanto hace de esa pelicula?. ¿26 años, más o menos?. Que felicidad, la infancia, fin de semana, olvidarse de el cole...