"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

viernes, septiembre 26, 2008

Los críticos de cine, ni vivos ni muertos. Cuánticos

Ayer Carlos Boyero afirmaba que (casi) sólo a lee a críticos muertos. En otra dimensión de la realidad Stephen Hawking sostenía que la física iba dejando cada vez menos espacio a Dios y los milagros. Lo que no le contaba el físico inglés a su audiencia de marquesas es que la mecánica cuántica pronostica resultados que el común de los mortales tomaría por milagros -manzanas no newtonianas surgiendo, literalmente, de la nada; gatos que no están ni vivos ni muertos y no son zombis, etc. - o que el principio antrópico ha hecho descender la probabilidad de que no exista Dios, usando la escala Dawkins, del 90% al 75% -a ojo de buen cubero-.

Volvamos a Boyero y sus críticos muertos. Lo curioso de su colección de críticos admirados, que comparto, reside en que Andrew Sarris, ya mayor (1928), todavía está vivo y escribiendo. Aunque Pauline Kael opinaba que en ocasiones parecen escritas por un muerto schrodingeriano.

Lo más relevante de la conferencia de Hawking es que muestra como, desde Newton al menos, los físicos siente una irresistible atracción por la (peor) metafísica: la profecía apocalíptica. Y la alquimia. Si Newton en uno de sus ratos menos afortunados, estaría pensando en la piedra filosofal, se sacó de la manga el patrón oro, ahora Hawkins advierte sobre el patrón gen y cree que "será muy difícil evitar un desastre en el planeta Tierra en los próximos cien años"al tiempo que confunde el cómo con el por qué (el día en que Hawkins responda a la pregunta ¿por qué el ente y no más bien la nada? le pagaré yo cien euros que se ha apostado a que lo del CERN no sale bien).

PD. La crítica cinematográfica no está ni viva ni muerta sino todo lo contrario. En Film Comment convocan unos Estados Generales de la Crítica Cinematográfica y en Sight and Sound se preguntan ¿Quién necesita a los críticos?




Es algo generalizado. En Diseño y delito, bonito título, Hal Foster empieza el capítulo 7, "Críticos de arte in extremis":

"El crítico de arte es una especie en peligro"

y termina citando a Adorno:

"Ha llegado a ser obvio que ya no es obvio nada que tenga que ver con el arte... La pérdida de actuación sin reflexión ni problemas no queda compensada por la infinitud abierta de lo que se ha vuelto posible ante la que se encuentra la reflexión. En muchas dimensiones, la ampliación resulta ser estrechamiento"

El viejo estreñido, siempre tan penetrante, tan claro.

PD. Además de AFS también echo de menos las críticas teatrales de EHT y las taurinas de JV. Malos tiempos para la crítica.

PD. Esta viñeta de línea clara va dedicada a María Blanco y todos los liberales de la línea dura (leer en Facebook a Xavier Sala)


4 comentarios:

Bandini dijo...

Buenísmo...el roto, como siempre.

Ismael dijo...

El principio antrópico es delicioso como parte del arsenal dialéctico del ateo, pero me temo que no tiene nada que ver con la probabilidad de que Dios exista. Prácticamente nula, por otra parte.

genjo dijo...

No sé qué sucede con la crítica, pero lo que has publicado hoy en Libertad Digital sobre el Che me parece muy bueno: el mito, el personaje histórico, el director, el contexto sociopolítico, el entramado moral... quedan centrados y resueltos con unas pinceladas. Particularmenete me gustaron las referencias a la posibilidad de conjugar amor a la humanidad y odio a cada hombre, y aquella otra a la chica del tatuaje, a Mike Tyson y a Iñaki Bilbao

Libertariano dijo...

Se me ocurre conjeturar, Ismael, que el principio antrópico se entiende por 1. casualidad (demasiada) 2. Hipótesis Dios (ser teísta no implica ser deísta y mucho menos contaminarse de religión) 3. multiverso.

Todas ellas hipótesis metafísicas...

Gracias Genjo. Precisamente lo que trato siempre es de hacer una crítica cinematográfica pero desde una perspectiva más amplia. A veces, por la extensión limitada y la inmediatez del texto las considero inacabadas. En esto caso, me hubiera gustado pulir más el párrafo sobre el montaje los fusilamientos, pero como digo el límite del tiempo en periodismo resulta inexorable.

Saludos