"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

martes, octubre 21, 2008

Firma per Roberto Saviano


Es normal que la Camorra quiera matar a Roberto Saviano. Acabo de ver Gomorra, la película que sobre su libro ha hecho Matteo Garrone, y de ser un mafioso yo también querría matarlo. A diferencia del endiosamiento que procuró a los chiquilicuatres de la extorsión y el asesinato Coppola, Scorsese, De Palma o David Chase, en el libro de Saviano y la peli de Garrone el retrato del mafioso habitual es la de un sociópata grasiento y analfabeto, de gatillo rápido y pensamiento lento



El fracaso del Estado italiano ante el terror sistemático es sintomático. Y Berlusconi, tan bravucón con los inmigrantes, combina la incompetencia con la impotencia. O quizás es empatía... Mientras, la sociedad civil reacciona. La Repubblica ha iniciado una campaña de solidaridad con Saviano a través de una recogida de firmas. Aunque, como ha reconocido el propio Rushdie, una fatwa mafiosa es la peor de todas...

PD. En España, sobre todo en la costa, la Mafia, la Camorra... se van extendiendo como una mancha de aceite. En una de las mejores películas de género de los últimos años, La caja 507 de Enrique Urbizu se describía esta situación cancerígena.

PD. Vargas Llosa naturalmente se solidariza con Saviano pero...


Tengo una discrepancia con el excelente libro de Roberto Saviano: no creo, como él, que el fenómeno de la Camorra sea manifestación congénita del sistema capitalista, sino su excrecencia o deformación. Algo que todos los grandes pensadores de la economía libre, de Adam Smith a Friedrich Hayek, señalaron que ocurría cuando la empresa privada funcionaba en un mundo sin leyes o con leyes que no se cumplían y carente de una cultura y una moral que discriminara claramente entre lo justo y lo injusto, o, en vocabulario religioso, el bien y el mal. No es el capitalismo sino Italia la que anda podrida.




PD. Juan Pablo II también habría firmado

6 comentarios:

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Es bien sabido pero no está de más recordar que sólo Mussolini consiguió desarticular el entramado mafioso del sur de Italia hasta cotas razonables. Eso dice muy poco de la actual democracia italiana, ciertamente. ¿Qué decir de unos Aliados llevando de guía en la Operación Husky a Lucky Luciano? Muy triste.

Y efectivamente la mafia es producto de un mercado abandonado a sí mismo. Y es que no me cansaré de repetir aquel elocuente juicio de Kantor: "la extorsión es el mejor negocio posible, con mucha diferencia".

Libertariano dijo...

Lo de Mussolini lo conozco pero de referencias terciarias. Estoy con el libro de Saviano ahora y no ha tocado el tema por el momento.

Si la mafia es, como parece, un cáncer del sistema capitalista, unas células de crecimiento anómalo sólo hay dos soluciones: "matarlas" y/o impedir su crecimiento. Lo malo de Italia es que está en metástasis terminal.

lorenzomilans dijo...

La mafia no es un cáncer del capitalismo. Es el fracaso de las instituciones, el fracaso de la Ilustración. A más ilustración, menos mafia; a más libertad, menos mafia.
Por cierto, nunca supuse que JP II me parecería bueno; pero B XVI lo hace bueno. Otros vendrán que buenos nos harán.

Libertariano dijo...

Creo que tu ecuación Lorento es demasiado optimista y que peca de ingenua. No es que sea como Eliot, Solzhenitsin, Juan Pablo II o, Dios mío, Juan Manuel de Prada un debelador de la Ilustración y piense como ellos que la Ilustración es de por sí totalitaria.

Pero sí es cierto que varias derivadas de la Ilustración han resultado ser totalitarias, así el marxismo.

El caso de la Mafia me temo que exige una combinación de represión y ética dificil de conseguir. Véase Eliott Ness :-)

Roberto dijo...

Me ha encantado tu artículo tan completo sobre este tema. El libro de Saviano le tengo listo para ser devorado...Italia es un pais maravilloso, he ido muchas veces, tengo amigos alli, pero hay un estado de podredumbre paralelo que hay que detener de una vez...

un placer caer por aqui

Libertariano dijo...

Completamente de acuerdo con tu percepción de Italia, Roberto