"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

lunes, noviembre 10, 2008

John Adams, de la HBO. Sobre la Revolución


"Señorita Arendt, hable claro, ¿es usted de izquierdas o de derechas?"

En Libertad Digital, aprovechando que hay un nuevo inquilino en la Casa Blanca, hago la crítica del primer presidente norteamericano que la pisó: John Adams, en la versión HBO.

Como en el caso de miss Arendt finalmente no queda claro si Adams es de derechas o de izquierdas. Incluso es peor: a veces este padre de la República estadounidense parece monárquico. Mal rollo para los maniqueos.

En España se explica demasiado la Revolución Francesa. Demasiado mal... nada que ver con Furet.  Durante un tiempo pensé que se debía a lo mágica que resulta un cifra como 1789. Es igualmente fácil de recordar 1776 y, sin embargo, en el instituto nos contaban las desventurosas aventuras de Robespierre haciéndonos cantar la Marsellesa.

Luego en la Universidad, de la mano magistral de profesores como Domingo Blanco, descubrimos a Hannah Arendt y la Auténtica Revolución, es decir, la americana, ay, la yanqui. Comenzamos a descubrir con la pensadora alemana como aquellas dos revoluciones eran siamesas pero mientras que una se había despeñado por el abismo del Terror y el Totalitarismo, la Otra había dado lugar a una tradición democrática y republicana sólida y duradera. E imperfecta, dirán unos. He ahí la cuestión. Mientras que los americanos van a tratar de gestionar la imperfección partiendo de la naturaleza humana, los europeos querrán hacer tabla rasa, arrasando con todo y empezando con el propio ser humano.

El relato de Salvador Giner de su experiencia como alumno con la Arendt (¿por qué Hayek le tendría ojeriza a la alemana?) es revelador.






PD. La miniserie se desarrolla a lo largo de siete capítulos. Se me hacen pocos para desenmarañar la madeja política del inicio de aquella nación. Recomiendo un octavo capítulo para comprender aún mejor el contraste entre Adams y Danton, por una parte, y Robespierre y Jefferson por la otra:




13 comentarios:

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

John Adams no está mal. No obstante los tres-cuatro capítulos finales son casi tediosos. Por otro lado Giamatti me repugna estéticamente y repugna aún más si se escucha su voz (vi la serie en V.O). El personaje de la mujer de Adams es especialmente cargante y la serie se ensaña con el personaje de Charles Adams de una manera casi fanática (por lo sistemático). Al igual que ocurre con la presunta faceta "vanidosa" de John Adams: pésimamente expuesta, sólo reiterada. Jefferson por su parte está genialmente interpretado.

En suma: John Adams es una serie que no engancha como otras que se están haciendo. Por lo que sea "Los Tudor" o "Generation Kill" son mucho más cautivadoras. ¡A ver cuándo sale a la luz "The Pacific"!

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

PS: La película "Danton" es una maravilla. Tiene una "gemela" en "Revolución" (1985) de Al Pacino. La estética de ambas es muy semejante (se nota especialmente en el modo en que se cierra la película) pero la de Pacino es un desastre total. Especialmente genial en "Danton" cuando:

Fiscal Fouquier: "Te has traicionado, Danton. Te has traicionado. ¡Sólo un criminal, un enemigo del gobierno, hablaría así del Tribunal del Pueblo!

Danton: "¡El pueblo sólo tiene un peligroso enemigo: EL GOBIERNO!"

Libertariano dijo...

Isidoro, coincido contigo en que Los Tudor es más "cautivadora" Estoy loco para que salga la tercera temporada. Haré la crítica en LD.

Danton es un prodigio de obligada visión. Genial Robespierre polaco!!!

Bermauntier dijo...

John Adams está muy, pero que muy bien, para nada estoy de acuerdo con Isidoro. Los últimos cuatro episodios me parecieron fantásticos aunque sí es verdad que en ciertas partes adolece de ritmo. Suele ocurrir en una serie tan larga.
Los Tudor me aburrió al quinto episodio, para nada me parece más cautivadora.

Bermauntier dijo...

Por cierto, Liber, concientazo el sábado de Vetusta Morla en la Metrópolis, todavía ando flipando.

Libertariano dijo...

Berman, me alegro que fueras al concierto y que estuviera tan bien. Pensé ir pero cuando salí del concierto de piano en el conservatorio, las variaciones Goldberg, estaba demasiado cansado para más música, y además rodeado de borrachos y porreros indies :-)

Los Tudor es mucho más culebrón mientras que Adams tiene un sesgo más teatral, por lo que la primera es más "enganchante"

Los Tudor me dejaban con "mono" de más, mientras que con Adams era más tranquilo.

Un saludo

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

John Adams no es una "serie larga" en absoluto.

Peter dijo...

Estoy con Isidoro. La parte final, salvo ciertos chispazos, se hace aburrida (tal vez como la propia historia pues los 2 capítulos iniciales son realmente brillantes por ello desilusiona más el resto).
Los males de la revolución americana quedaron larvados y estallaron con la Guerra de Secesión, la más mortífera guerra civil, mucho pero que la francesa por tanto y donde volvió a ponerse de manifiesto no solo el problema de los esclavos sino el de la propia estructura del Estado, que en la serie yo pensaba que iba a tener un tratamiento más interesante.

Giamatti no me gusta especialmente y no consigo hacerme una idea del personaje al contrario que su mujer, magnífica.

Esperaba mucho más.

Memetic Warrior dijo...

Que pasa Isidoro, por qué te quedas en la anécdota. Será porque no solo te mola el corrupto y déspota de Danton sino tambien el criminal Roberspierre?. Será porque lo único que ves de pega es que no liquidaran a mas gente?

Será porque tienes bastante mas de jacobino que de liberal?

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Yo me he limitado a dar una opinión sobre una serie de televisión, señor Memetic Warrior.

Robespierre es un personaje que me parece inquietante y repulsivo: uno de los ejemplos históricos de cómo el dogmatismo y el convencimiento de que todo obedece a axiomas sencillos desemboca en un gigantesco charco de sangre.

Por otro lado la revolución francesa tomó fácilmente un cariz autoritario en la medida en que su posición geográfica era del todo expuesta (y esto lo reconoce el mismísimo Tocqueville). No era así en el caso de EEUU: en un aislamiento plácido. No se sabe en qué hubiese desembocado una rebelión como la del Whiskey en caso de ser en un país hiperpoblado como el francés y expuesto a amplias sediciones o la invasión de vecinos poderosos. No se sabe.

Libertariano dijo...

Es una cuestión interesante la que planteas, Isidoro. De hecho, la serie pasa muy de puntillas por la firma de Adams de la Sedition and alien acts.

Por otro lado, también Jefferson se sintió atraído por el reverso tenebroso de la revolución.

Y los discursos de Robespierre, que guardó como oro en paño en una antigua edición, tienen la fuerza y la belleza de un poema de Rimbaud.

De todas formas creo que más que una cuestión geográfica o económica, el factor fundamental es el cultural. Como decía, la "fatal arrogancia" que se adueñó del progresismo utópico de cierta Ilustración (que más que ilustrados eran "iluminados")

Saludos

Major Reisman dijo...

Buenas

Personalmente me ha gustado mas "John Adams" que "Danton". Mantener el interés durante unas siete horas para una serie histórica es un mérito. Me ha recordado mucho a "Yo, Claudio", no en el sentido de las luchas de poder o intrigas o en el tipo de personaje, por supuesto. Si no en que es una producción que te anima a profundizar más en el tema. Eso no me pasó con "Dantón". En mi opinión Depardieu sobreactuaba.

Y una pequeña apostilla para Peter. Desde mi punto de vista la Guerra Civil Americana sólo fue más sangrienta que las guerras de la revolución francesa (1791-1802) por causa de la tecnología. Si consideraramos todas las guerras napoleónicas como un derivado de la Revolución Francesa (hasta 1815) entonces ganarían de calle a la GCA en el triste honor de la más sangrienta. Pero hubo una cosa en la que la GCA fue mucho menos sangrienta que sus equivalente francesas o europeas. La represión posterior sobre los vencidos. Que yo recuerde solo hubo un ahorcamiento por crímenes de guerra en la GCA y fue para Henry Wirz, el comandante del campo de prisioneros de Andersonville.

Un saludo

Alberto dijo...

Isidoro, de acuerdo con el juico de la revolucion Francesa. Y eso me alivia. De todas formas creo que no te das cuenta de las razones subyacentes, porque la hipotesis que explicativa es, francamente, una chorrada.