"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

miércoles, diciembre 24, 2008

Feliz Navidad, a pesar de Benedicto XVI


Esta noche se celebra en todo el mundo el nacimiento de un niño. De forma concreta, Jesús de Nazareth, y de manera simbólica, cualquier otro.  Porque todo nacimiento porta una esperanza. A menos que ese niño sea gay.  Por lo menos eso parece pensar Benedicto XVI que acaba de proclamar urbi et orbi que en su "ecología del ser humano" no caben los homosexuales.

Y es que la cúpula eclesiástica no aprende. Si tras siglos de retraso ahora reconocen, aunque adornándolo, el error de enfrentar a la ciencia en el caso Galileo, se empeñan en el error al ignorar los descubrimientos científicos que hemos logrado hacer precisamente sobre la naturaleza humana.  Por ejemplo, los vinculados a la orientación sexual.

Esta actitud anticientífica e inmoral de Benedicto XVI, por mucho que cite al Logos, es el equivalente, sólo que en el polo opuesto, de las corrientes relativistas y postmodernas de la izquierda que niegan que exista algo así como un sustrato biológico común a la especie humana. El culturalismo, enfermedad infantil post mayo del 68, es una plaga que, por ejemplo, impide cualquier avance en la lucha contra el maltrato a las mujeres, convirtiéndose así en cómplice objetivo de los asesinos. Esta ideología de género es criticable por anticientífica e irracional. Pero el filisteísmo de la jerarquía católica es igualmente grave porque fosiliza una única variante de la naturaleza humana, que sectariamente hace equivaler a sus pequeños prejuicios.

Pero a pesar de Benedicto XVI los niños homosexuales, zurdos, pelirrojos, liberales o escoceses -por mencionar cinco maldiciones ampliamente reconocidas- tendrán derecho a ser como son, aunque sólo sean el dos por ciento de la población mundial y mal que le pese a Celia Villalobos. Y lucharemos porque así sea contra el Vaticano y contra la Meca, incluso los que no somos homosexuales, zurdos, pelirrojos o escoceses.

Afortunadamente el próximo año nos llegará la última película de Gus van Sant, Milk, biopic del primer homosexual que llegó a un cargo político en EE.UU. auspiciado por el lobby gay. Sin tremendismos ni victimismo, y fundamentándose en una gran actuación, por una vez no abusa de la caida de párpados, de Sean Penn. Aunque también se cae en la inevitable secuencia ópera-gay -ya se sabe que los gays son todos melómanos, admiradores de María Callas y Tosca-. Seguramente censurada en el Vaticano y hasta en la RAI.








PD. Por una genética liberal

46 comentarios:

Anónimo dijo...

¿La Iglesia contra la ciencia? Te recuerdo que la homosexualidad fue sacada de la lista de enfermedades de la OMS por la presión del lobby gay, sin motivos científicos ni médicos. Esto no había ocurrido en ninguna otra ocasión.
¿Quién está ahora contra la ciencia? ¿Benedicto o tú?
Un científico.

irichc dijo...

Bueno, no sabía yo que Galileo era gay o descubrió algo respecto a la teoría queer. ¿O fue Darwin, que al parecer lo explica todo? ¿Es darwiniano el movimiento gay? Que nos cuente Punset.

En lo que concierne a las condenas morales de la homosexualidad, las hay por doquier en autores clásicos e ilustrados de toda laya, aunque eso se vea más en las bibliotecas que en los periódicos. La Iglesia es el último bastión en el que todavía no ha penetrado la locura.

Mary White dijo...

Escocés, pelirrojo,zurdo gay y liberal.... hmmm... de cinco cumplo dos.

La Iglesia no ha estado nunca CONTRA la ciencia... ha creado su propia "ciencia" compatible con su doctrina,lo cual, sinceramente,me parece peor.

Y no sigo,que estamos en fechas notables...

Feliz NavidadLibertariano, definitivamente el 2009 seráelaño en que te pagué la deuda futbolera :))

irichc dijo...

Platón, Séneca, Hobbes, Pufendorf, d'Holbach, Montesquieu, por citar a los más conocidos: todos colegas de Benedicto, y todos equivocados.

Emilio dijo...

Me da pena leer estas entradas en una persona con cierta formación intelectual. Respiran no sé si odio pero sí una profunda ignorancia de muchas cosas. Y más viniendo de alguien que se supone sigue el debate italiano.

El Papado de Benedicto XVI va a ser importantísimo desde un punto de vista intelectual, especialmente para los laicos anticlericales como tú. Aunque le impidan hablar en la Universidad de La Sapienza, su voz se escuchará porque este Papa no pide conversiones ni rezos -Libertariano, no tienes ni idea de por dónde va el Papa hoy- sino pensamiento y reflexión. Y se dirige a los laicos, no para que hagáis entradas tan infigentes como esta, sino para que hagáis un mínimo esfuerzo intelectual por el debate. En Ratisbona o donde sea.

Anónimo dijo...

¡Que te den por el culo!(1)









(1)En tu caso, esto sonara tan cariñoso como Feliz Navidad.

vengadorbacana dijo...

Qué lamentable demagogia. No sabía yo que el Papa estuviese en contra de las personas y sí en contra de determinadas conductas, que no es lo mismo. O bien eres un ignorante o bien un lamentable demagogo.

Por otro lado, no sé si se puede afirmar que la homosexualidad tiene en todos los casos un origen genético, pero sostener que es plausible sólo por tener este origen y ser por tanto "natural" nos llevaría a sostener como plausible también cualquier comportamiento humano por el mero hecho de tener un origen genético. Repito: cualquiera; ponle nombre tú. Y según tú sería "inmoral" oponerse a ello.

Pero no sé por qué escribo este comentario. Bajo la apariencia de haber hecho un discurso "científico" te has dedicado a insultar y ofender sin mostrar interés alguno por conocer las razones de los argumentos de tu odiado Benedicto.

Feliz Navidad también para tí; a pesar de tu lamentable entrada.

Pascual González dijo...

Vengador:

no sé si se puede afirmar que la homosexualidad tiene en todos los casos un origen genético, pero sostener que es plausible sólo por tener este origen y ser por tanto "natural" nos llevaría a sostener como plausible también cualquier comportamiento humano por el mero hecho de tener un origen genético

Lo que hace moralmente aceptable la homosexualidad no es en primer lugar su origen genético. Si alguien argumentara así debería resolver el escolio que tú planteas, y declarar aceptables otras conductas por el mero hecho de tener dicho origen.

Más bien lo que hace aceptable la homosexualidad es que no hay ninguna razón seria para que no lo sea.

Al menos en un régimen liberal peso de la prueba está en el tejado de quien condena una conducta sexual.

IrichcEl argumento de los hombres egregios vale también para justificar el totalitarismo,el machismo, la autarquía y, por supuesto, también la homosexualidad. Ya sabes: no hay estulticia que no haya sido defendida alguna vez por un filósofo.

Feliz Navidad a todos.

vengadorbacana dijo...

Pascual:

Me estoy limitando a responder los argumentos de libertariano. A mí me da igual que sea de origen genético o no.

En cuanto al resto de tu comentario, creo que estás un poco despistado: en un régimen liberal no debería estar condenada una moral que no acepta la homosexualidad.

vengadorbacana dijo...

Se me olvidaba: feliz navidad.

Dodgson Lluís dijo...

En cualquier caso, la que está realmente buenísima es Esperanza Aguirre.

Saludos liberales

irichc dijo...

Pero no hablo de uno, hablo de casi todos entre los que se ocuparon del tema. Ahora mismo sólo recuerdo a un ilustrado que defendiese la utilidad social de las uniones homosexuales: el marqués de Sade.

vengadorbacana dijo...

Dogson: determinadas parafilias, aunque tengan origen genético, deberían perseguirse y castigarse con la hoguera ;-)

Feliz N.

Libertariano dijo...

En más de una ocasión he defendido el derecho de Ratzinger a expresare como le venga en gana y donde le inviten. Por ejemplo:

http://cineypolitica.blogspot.com/2008/01/el-anarquista-y-el-obispo-de-roma.html

http://cineypolitica.blogspot.com/2008/09/viva-zapatero-pero-ratzinger-que-se.html

Yendo al asunto en concreto y olvidándonos de felicitaciones castizas y enumeraciones que no vienen a cuento. Lo que está en cuestión es la cuestión sobre la naturaleza humana, por un lado, y por otro, lo que planteaba Sloterdijk hace diez años: la eugenesia.

Son dos temas controvertidos con puntos en común. Ratzinger y Habermas, desde el conservadurismo de derechas y de izquierdas han formado una pinza contra el desafío liberal y naturalista de una evolución endógena de la especie humana. Ésta ya está ocurriendo, tanto por la genética como por la tecnología industrial, pero lo que se plantea es una reflexión sobre el fenómeno.

Relacionado con el tema de la evolución humana encontramos el tema de su naturaleza. Para la izquierda del siglo XX, como puso de manifiesto Pinker en "La tabla rasa", la naturaleza humana simplemente no existe, por lo que se podría fabricar un "hombre" nuevo sin mayores problemas. Para la ideología de Ratzinger el ser humano se identifica con el varón-heterosexual-blanco-occidental, de ahí la subordinación que las mujeres sufren en el ámbito católico, el acoso que sufren los homosexuales y el ninguneo destinado a todos aquellos que se selen del patrón.

Lo que estaba planteando, dentro de los límites del post, es una visión mucho más compleja de lo que significa la naturaleza humana, de sus condiciones y límites, naturalmente no reducidos a lo meramente genético, para a partir de dichos condicionamientos y límites pasar a un engrandecimiento del radio de acción de lo humano.

Saludos y que cenéis bien

Anónimo dijo...

Feliz navidad Santiago y paz en la tierra a los cinefilos de buena voluntad.

Libertymad dijo...

Feliz Navidad para todos, a pesar de Benedicto y los que usan a Jesús para agitar la violencia y el odio contra los demás. Que Dios ampare al Papa, y que los demás no tengamos que pagar sus errores.

Anónimo dijo...

vaya chorrada de post. hay gente que se apunta a todas las consignas que les brinde la izquierda, que, la verdad, se la sudan los homosexuales, lo que les interesa es avanzar en su agenda anticonservadora, que engloba tanto el anticapitalismo como el anticristianismo entre otras cosas, pero que incluye la deslegitimación de toda la historia de occidente para comenzar una nueva dictadura hiperlegitimadora y metomentodo. En la vieja nomenclatura, un nuevo totalitarismo. Nunca se daran cuenta estos liberatontos.

rojobilbao dijo...

Para la ideología de Ratzinger el ser humano se identifica con el varón-heterosexual-blanco-occidental, de ahí la subordinación que las mujeres sufren en el ámbito católico(...)

Esta opinión tan disparata precisa de un texto de Benedicto XVI que lo avale, sino queda como lo que es una gansada sin fundamento.

irichc dijo...

Esto de tener un Papa alemán desata las fantasías de muchos.

Luis I. Gómez dijo...

Feliz Navidad, Libertariano. Un fuerte abrazo y mis mejores deseos paras ti y los tuyos.

Sobre lo otro, me ocurre lo que a Mary, mejor me callo y lo dejamos para pasado mañana.

Libertymad dijo...

No me extraña que algunos católicos ignorantes piensen que la homosexualidad es una enfermedad. El Papa preside un gigantesco lobby de pederastas cuyos tentáculos se extienden por todo el planeta. Algunos y sus cómplices viven en territorio vaticano para evitar que rindan cuenta por sus crímenes en sus países de origen. Así las cosas, es normal que algunos piensen que todos somos como muchos curas católicos. En realidad no es así, pero los borricos juzgan por su experiencia, que no puede ser peor.

Saul E. dijo...

Cuando citas el caso Galileo debes terner mucho cuidado. Es obvio, o no tanto, que enfrentar ciencia y fe es absurdo. Pero no podemos negar que es totalmente lícito y lógico decir que el Sol da vueltas alrededor de la Tierra (o sí no que se lo pregunten a Einstein y su relatividad)
En cuanto a las palabras de Benedicto, de las que dudo de su inmoralidad, no veo un rechazo a los homosexuales, sino al matrimonio entre ellos.

irichc dijo...

El Papa preside un gigantesco lobby de pederastas cuyos tentáculos se extienden por todo el planeta. Algunos y sus cómplices viven en territorio vaticano para evitar que rindan cuenta por sus crímenes en sus países de origen.

Bueno, bueno. No te olvides de que esos pederastas también son en su mayoría homosexuales, dato quizá más relevante que el hecho de que hayan estudiado teología, administren sacramentos y vistan sotana.

Boecio dijo...

Yo creo que a ti te da exactamente igual lo que opine el Papa. Lo que te gusta es tratar temas que generen polémica; y la verdad es que sabes qué asuntos escoger para lograrlo.

Por cierto, no estaría de más que documentaras tus referencias sobre lo que opina el Papa (alguna nota a pie página, por ejemplo, que nos remita al texto concreto en donde se recojan estas supuestas ideas papales).

Y es que sin estas referencias, tu texto resulta poco científico, y más bien parece un pasquín anticlerical y demagógico, a lo que nos tienen acostumbrados los anticlericales de izquierdas.

Feliz Navidad

Mary White dijo...

La gioia come frutto dello Spirito Santo – e così siamo giunti al tema centrale di Sydney che, appunto, era lo Spirito Santo. In questa retrospettiva vorrei ancora accennare in maniera riassuntiva all’orientamento implicito in tale tema. Tenendo presente la testimonianza della Scrittura e della Tradizione, si riconoscono facilmente quattro dimensioni del tema “Spirito Santo”.

1. C’è innanzitutto l’affermazione che ci viene incontro dall’inizio del racconto della creazione: vi si parla dello Spirito creatore che aleggia sulle acque, crea il mondo e continuamente lo rinnova. La fede nello Spirito creatore è un contenuto essenziale del Credo cristiano. Il dato che la materia porta in sé una struttura matematica, è piena di spirito, è il fondamento sul quale poggiano le moderne scienze della natura. Solo perché la materia è strutturata in modo intelligente, il nostro spirito è in grado di interpretarla e di attivamente rimodellarla. Il fatto che questa struttura intelligente proviene dallo stesso Spirito creatore che ha donato lo spirito anche a noi, comporta insieme un compito e una responsabilità. Nella fede circa la creazione sta il fondamento ultimo della nostra responsabilità verso la terra. Essa non è semplicemente nostra proprietà che possiamo sfruttare secondo i nostri interessi e desideri. È piuttosto dono del Creatore che ne ha disegnato gli ordinamenti intrinseci e con ciò ci ha dato i segnali orientativi a cui attenerci come amministratori della sua creazione. Il fatto che la terra, il cosmo, rispecchino lo Spirito creatore, significa pure che le loro strutture razionali che, al di là dell’ordine matematico, nell’esperimento diventano quasi palpabili, portano in sé anche un orientamento etico. Lo Spirito che li ha plasmati, è più che matematica – è il Bene in persona che, mediante il linguaggio della creazione, ci indica la strada della vita retta.

Poiché la fede nel Creatore è una parte essenziale del Credo cristiano, la Chiesa non può e non deve limitarsi a trasmettere ai suoi fedeli soltanto il messaggio della salvezza. Essa ha una responsabilità per il creato e deve far valere questa responsabilità anche in pubblico. E facendolo deve difendere non solo la terra, l’acqua e l’aria come doni della creazione appartenenti a tutti. Deve proteggere anche l’uomo contro la distruzione di se stesso. È necessario che ci sia qualcosa come una ecologia dell’uomo, intesa nel senso giusto. Non è una metafisica superata, se la Chiesa parla della natura dell’essere umano come uomo e donna e chiede che quest’ordine della creazione venga rispettato. Qui si tratta di fatto della fede nel Creatore e dell’ascolto del linguaggio della creazione, il cui disprezzo sarebbe un’autodistruzione dell’uomo e quindi una distruzione dell’opera stessa di Dio. Ciò che spesso viene espresso ed inteso con il termine “gender”, si risolve in definitiva nella autoemancipazione dell’uomo dal creato e dal Creatore. L’uomo vuole farsi da solo e disporre sempre ed esclusivamente da solo ciò che lo riguarda. Ma in questo modo vive contro la verità, vive contro lo Spirito creatore. Le foreste tropicali meritano, sì, la nostra protezione, ma non la merita meno l’uomo come creatura, nella quale è iscritto un messaggio che non significa contraddizione della nostra libertà, ma la sua condizione. Grandi teologi della Scolastica hanno qualificato il matrimonio, cioè il legame per tutta la vita tra uomo e donna, come sacramento della creazione, che lo stesso Creatore ha istituito e che Cristo – senza modificare il messaggio della creazione – ha poi accolto nella storia della sua alleanza con gli uomini. Fa parte dell’annuncio che la Chiesa deve recare la testimonianza in favore dello Spirito creatore presente nella natura nel suo insieme e in special modo nella natura dell’uomo, creato ad immagine di Dio. Partendo da questa prospettiva occorrerebbe rileggere l’Enciclica Humanae vitae: l’intenzione di Papa Paolo VI era di difendere l’amore contro la sessualità come consumo, il futuro contro la pretesa esclusiva del presente e la natura dell’uomo contro la sua manipolazione.

(EN LA PÁGINA DEL VATICANO)

Libertariano dijo...

Gracias, María, yo no lo había encontrado. Es interesante comprobar que Ratzinger no se ha movido un paso desde la Academia de Platón. No me parece mal. Pero creo que la matemática moderna no es lo suyo, desde las diversas geometrías hasta la cuestión de la incompletitud de la misma o las matemáticas del caos.

Lo más importante es como no ha salido de la Academia de Platón no sabe nada del cálculo de la dinámica y por eso está en la estática.

Como le diría Hamlet, hay más cosas en la tierra y en el cielo de las que su pobre matemática puede llegar a alcanzar.

Algo parecido le sucede a Saúl. Si se hubiera leído los libros del anarquista epistemológico Feyerabend, que mencionaba en alguno de los posts en los que defendí el derecho a la libre expresión de Ratzinger (cosa que él no solía hacer con otros cuando presidía la Inquisición), no haría el más espantoso de los ridículos mencionando a Einstein y su Teoría General de la Relatividad en relación a qué da vueltas alrededor de qué. La "relatividad" de los puntos de referencia y la convencionalidad de las matemáticas, como defendía el cardenal Bellarmino frente a Galileo, es algo muy anterior a una teoría la einsteniana, de la que la gente no suele pasar del título.

Como se puede comprobar, los católicos se especializan en equivocarse en su época y pedir perdón de manera patética y tramposo trescientos años después. La tradición, lo llaman.

ElSalmantino dijo...

Algunas cosillas:

Si Mary no pone el enlace, y dado que tú "no lo habías encontrado", ¿en qué fundamentabas tu post?

¿De dónde deduces tú que "para la ideología (sic) de Ratzinger el ser humano se identifica con el varón-heterosexual-blanco-occidental, de ahí la subordinación que las mujeres sufren en el ámbito católico..."?
¿De qué subordinación hablamos? ¿El hecho de no poder acceder al ordenamiento sacerdotal, quizás?

¿Cuando presidió (resic) el actual Papa la Inquisición? ¿En alguna reencarnación anterior?

Y, para acabar, una perla digna de alguien sin prejuicios que no merece pregunta alguna, pues es una respuesta en sí misma:
"Como se puede comprobar, los católicos se especializan en equivocarse en su época y pedir perdón de manera patética y tramposo trescientos años después. La tradición, lo llaman."

Pensé que los desvaríos producidos hablando de Hayek y demás austriacos al hilo de las medidas iniciales contra la crisis eran puntuales. Supongo que me equivoqué.
Y es que, hasta los Santos se cagan en Dios, que dirían en mi pueblo.

rojobilbao dijo...

en los que defendí el derecho a la libre expresión de Ratzinger (cosa que él no solía hacer con otros cuando presidía la Inquisición)

Como no te considero un ignorante supongo que es un mero gusto por el recurso de la brocha gorda en las discusiones.Digo esto porque lo de la inquisición es de una baratez impropia de alguien que haya terminado el bachillerato.

"La Congregación para la Doctrina de la Fe, originalmente llamada Sagrada Congregación de la Romana y Universal Inquisición, fue fundada por Pablo III en 1542 con la Constitución "Licet ab initio", para defender a la Iglesia de las herejías. Es la más antigua de las nueve Congregaciones de la Curia.

En 1908, el Papa San Pío X cambió su nombre por el de Sagrada Congregación del Santo Oficio. Finalmente, en 1965, recibió el nombre actual bajo el Pontificado de Pablo VI."

El cardenal Ratzinger por ello dificilmente fue nada de la inquisición.Sí estuvo al frente del dicasterio de la doctrina de la fe, que cuya misión es decir lo que ES católico y lo que NO. Dicho dicasterio impone el silencio a quien quiera callar, pues no tiene jurisdicción física, tan sólo moral y además para que a uno le exijan silencio previamente le han advertido de sus errores y le han solicitado prudencia y rectificación en algún punto concreto. Nada que ver con lo que tú insinúas. ¿Lo haces por malicia o ignorancia?

Y sigues sin justificar textualmente idea tan disparatada como la que se lee en la entrada:
Para la ideología de Ratzinger el ser humano se identifica con el varón-heterosexual-blanco-occidental, de ahí la subordinación que las mujeres sufren en el ámbito católico(...)

Soy paciente, encontrarás la cita o el hecho que lo muestran y nos lo traerás.

Un saludo

rojobilbao dijo...

El exabrupto final: los católicos se especializan en equivocarse en su época y pedir perdón de manera patética y tramposo trescientos años después. No hay quien lo sostenga. Porque 1º ¿Qué institución lleva tanto tiempo funcionando como la Iglesia y además se disculpe de sus errores? ¿Sería mejor que no mostrase arrepentimiento público? ¿A su petición de perdón le falta algo? Y finalmente ¿Qué convierte en tramposa una petición de perdón?

rojobilbao dijo...

Con esto termino de momento a la espera de lo que diga el blogger:

La alegría, como fruto del Espíritu Santo. De este modo, hemos llegado al tema central de Sydney que era precisamente el Espíritu Santo. Desde esta perspectiva, quisiera mencionar a modo de síntesis la orientación implícita de este tema. Teniendo en cuenta el testimonio de la Escritura y de la Tradición, se pueden reconocer con facilidad cuatro dimensiones en el tema del "Espíritu Santo".

1. Ante todo está la afirmación que nos presenta el inicio de la narración de la creación: en ella se habla del Espíritu creador que aletea por encima de las aguas, crea el mundo y lo renueva continuamente. La fe en el Espíritu creador es un contenido esencial del Credo cristiano. El hecho de que la materia lleva en sí una estructura matemática, está llena de espíritu, es el fundamento sobre el que se basan las modernas ciencias de la naturaleza. Sólo porque la materia está estructurada de manera inteligente, nuestro espíritu es capaz de comprenderla y de remodelarla activamente. El hecho de que esta estructura inteligente procede del mismo Espíritu creador que también nos ha donado el espíritu, implica al mismo tiempo una tarea y una responsabilidad. En la fe sobre la creación está el fundamento último de nuestra responsabilidad con la tierra. No es simplemente una propiedad nuestra, de la que nos podemos aprovechar según nuestros intereses y deseos. Es más bien don del Creador, quien ha diseñado los ordenamientos intrínsecos y de este modo nos ha dado señales de orientación que debemos respetar como administradores de su creación. El hecho de que la tierra, el cosmos, reflejen al Espíritu creador, significa también que sus estructuras racionales --que más allá del orden matemático, en el experimento, se hacen casi palpables-- llevan en sí una orientación ética. El Espíritu que las ha plasmado es más que matemática, es el Bien en persona que, a través del lenguaje de la creación, nos indica el camino hacia el recto camino.

Dado que la fe en el Creador es una parte esencial del Credo cristiano, la Iglesia no puede y no debe limitarse a transmitir a sus fieles sólo el mensaje de la salvación. También tiene una responsabilidad con la creación y tiene que cumplir esta responsabilidad en público. Y, al hacerlo, no sólo tiene que defender la tierra, el agua, el aire, como dones de la creación que pertenecen a todos. Tiene que proteger también al hombre contra su propia destrucción. Es necesario que haya algo como una ecología del hombre, entendida en el sentido justo. Cuando la Iglesia habla de la naturaleza del ser humano como hombre y mujer y pide que se respete este orden de la creación no está exponiendo una metafísica superada Aquí se trata, de hecho, de la fe en el Creador y de la escucha del lenguaje de la creación, cuyo desprecio significaría una autodestrucción del hombre y, por tanto, una destrucción de la obra misma de Dios.

Lo que con frecuencia se expresa y entiende con el término "gender", se sintetiza en definitiva en la autoemancipación del hombre de la creación y del Creador. El hombre quiere hacerse por su cuenta, y decidir siempre y exclusivamente sólo sobre lo que le afecta. Pero de este modo vive contra la verdad, vive contra el Espíritu creador. Los bosques tropicales merecen, ciertamente, nuestra protección, pero no menos la merece el hombre como criatura, en la que está inscrito un mensaje que no contradice a nuestra libertad, sino que es su condición. Grandes teólogos de la Escolástica han calificado el matrimonio, es decir, el lazo para toda la vida entre el hombre y la mujer, como sacramento de la creación, instituido por el Creador y que Cristo --sin modificar el mensaje de la creación-- acogió después en la historia de su alianza con los hombres. Forma parte del anuncio que debe ofrecer la Iglesia el testimonio a favor del Espíritu creador presente en la naturaleza en su conjunto y de manera especial en la naturaleza del hombre creado a imagen de Dios. A partir de esta perspectiva, habría que leer la encíclica Humanae vitae: la intención del Papa Pablo VI era la de defender el amor contra la sexualidad como consumo, el futuro contra la pretendida exclusiva del presente, y la naturaleza del hombre contra su manipulación.

Más aquí: http://www.zenit.org/article-29613?l=spanish

Mary White dijo...

Salmantino... qué desconfiado, corto-pego de la página del Vaticano y me sales con esas... Pues nada, a lo mejor el enlace de rojobilbao (que es una traducción,como es obvio) está también mal, o la traducción es cuestionable... No puede tener una ni pereza griposa...
El argumento "bueno" es que el Papa no habla de blancos o negros... porque sí que habla de uniones que van en contra de lo que la creación establece, habla del matrimonio (hetero/homo), y ahi sí hace un juicio de valor.A mi me habría sorprendido que hubiera aplaudido a los matrimonios homosexuales.
Ahora bien... es de una hipocresía brutal (y tampoco sorprendente) que no empiece por mirar dentro de la Iglesia a ver qué hay contra-natura que no se limpia,no se da ejemplo, no se empieza por barrera la propia casa, antes de reclamar a otros.

rojobilbao dijo...

Mary White, el mismo Papa te contestó hace meses, pero me parece que nole prestas atención:

18/04/08

En una reunión que no figuraba en el programa papal, el Sumo Pontífice se encontró con un grupo de víctimas de los sacerdotes pederastas estadounidenses. El Papa rezó una plegaria junto con sus visitantes y luego dialogaron brevemente.
Benedicto XVI les dedicó palabras de aliento y esperanza, y les prometió oraciones por sus familias y por todas las víctimas de abusos sexuales, según una nota emitida por el Vaticano.
Por la mañana, durante su homilía en el estadio National's Park, además de urgir a los católicos estadounidenses a renovar su fe, el Papa condenó el "trágico abuso sexual de niños por parte de sacerdotes".

12/07/08
"Debe quedar claro: ser un sacerdote auténtico es incompatible con los abusos sexuales, los sacerdotes están al servicio del Señor" El Pontífice ha recalcado que lo más importante es la prevención de estos casos: "Es esencial que la Iglesia se reconcilie, prevenga y ayude en este problema".

25/12/08
"Cada niño reclama nuestro amor. Pensemos en esta noche de modo particular en aquellos niños a los que se les niega el amor de los padres; en los niños de la calle que no tienen el don de un hogar doméstico; en los niños que son utilizados brutalmente como soldados y convertidos en instrumentos de violencia, en lugar de poder ser portadores de reconciliación y de paz; en los niños heridos en lo más profundo del alma por medio de la industria de la pornografía y todas las otras formas abominables de abuso".

¿HIPOCRESÍA BRUTAL llamas a esto?

Libertariano dijo...

Hay que distinguir dentro del orbe católico a los católicos propiamente dichos, en un sentido general, de los vaticanistas, aquellos que identifican el catolicismo con la defensa cerril de todo lo que provenga de la jerarquía.

Un ejemplo es rojobilbao que en par de párrafos demuestra y niega que Ratzinger ha tenido que ver con la Inquisición, se llame como se llame. Esta cosa jesuítica de ser esencialistas o nominalistas según llovizne hará mucha gracia en los seminarios pero es bastante estéril fuera.

Forma parte de esa hipocresía jesuítica negar los derechos a personas homosexuales y, al mismo tiempo, decir respetarlos cuando en la teoría se niega su carácter de humanos normales, afirmando que existe un "ser propio del hombre y de la mujer" relacionado con la continuidad de la humanidad, en sentido biológico y cultural, y a continuación negarle esa condición a los homosexuales.

Es bastante patético en ese sentido los esfuerzos un reaccionario medieval como el actual Papa de hacerse el "lógico", de que su Dios es Logos, cuando lleva un retraso de al menos un siglo en cuestiones matemáticas, físicas y biológicas.

Eso, en cuanto a la teoría. En la práctica el Vaticano de nuevo se ha alineado con los regímenes más tiránicos y totalitarios cuando se ha negado a suscribir la propuesta francesa en la ONU para despenalizar la homosexualidad en todo el planeta.

Un ejemplo del típico doblepensar orwelliano del Vaticano y sus monaguillos:


http://www.swissinfo.ch/spa/noticias/internacional/El_Vaticano_apoya_la_despenalizacion_de_la_homosexualidad.html?siteSect=143&sid=10115831&cKey=1229697698000&ty=ti

Saul E. dijo...

Por supuesto, y cómo es lógico, no trataba de comparar los argumentos de la Inquisición con la teoría de Einstein, y mucho menos equipararlas. Tan sólo me refería a que las transformaciones de Galileo respecto a las de Lorentz están equivocadas, aunque se utilicen como una “buena aproximación” fuera de lo macro/microscópico.

Es decir, tan equivocada estaba la Iglesia como el astrónomo; tan equivocada como lo estarán las actuales teorías.
Cómo el proceso a Galileo se hacen muchos a lo largo del año (cambiemos Iglesia por ciencia oficial): multitud de nuevas teorías contrapuestas a las oficiales son relegadas al ostracismo científico. ¿Qué en el juicio a Galileo se pretende “enfrentar” fe a la ciencia? Bueno, no son pocos los que la utilizan como nueva religión.
Soy de los que pienso que el juicio está totalmente mitificado.

PD: Me refería a la Relatividad Especial, ya que podríamos “considerar” Tierra y Sol como sistemas inerciales que se mueven a velocidad constante.

Libertariano dijo...

Tu comentario Saúl utiliza los mismos procedimientos de la mala epistemología anarquista que usa torticeramente Ratzinger.

Esa idea de que como todas las teorías están equivocadas sub specie aeternitatis da igual una que otra, lo que hace es legitimar lo único que no puede estar equivocado: las hipótesis trascendentes religiosas.

Pero no es lo mismo una disputa estrictamente científica, por muchos roces e imperfecciones que pueda haber en el proceso, que aquella en la que el resultado está prefijado de antemano por prejuicios tradicionales y/o supersticiosos.

Y es que en la ciencia cada vez nos vamos alejando más de la falsedad mientras que con el proceder típicamente religioso se bloquea cualquier avance racional.

En el debate de Galileo se mezclaban las disputas legítimas de carácter científico, en las que es cierto que Galileo vencía pero en todo caso a los puntos y de refilón, y la utilización espuria que de los argumentos científicos antigalileanos hizo la Iglesia que, evidentemetne, no conocía las ecuaciones de Lorenz

Un saludo

Saul E. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Saul E. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Saul E. dijo...

Desde mi punto de vista estás muy equivocado. En la afirmación "Y es que en la ciencia cada vez nos vamos alejando más de la falsedad" subyace un "la ciencia como acumulación", ex nihilo nihil fit.
Cuando ,sabes, la física evoluciona de la nada; ¿podría haber demostrado de forma lógica-matemática Newton su F = m.a? ¿O Einstein sus dos postulados?

¿No crees que tu postura se acerca más a la católica? A la de que el Logos ,aka Dios, es como una asíntota y la ciencia va evolucionando cada vez más sin alcanzar la perfección.

Por cierto, ¿dónde rechaza el papa las matemáticas modernas?

Un saludo

Pedro dijo...

Felicidades, da gusto leer una discusión de cierto nivel en estos tiempos de vasta mediocridad.

rojobilbao dijo...

¿Se llame como se llame? El hecho de que se le cambiase el nombre significa mucho.Significa que se quiso dar carpetazo a un nombre que significaba cosas,muchas de ellas nada buenas. Por ello mi pertinente puntualización.

Pero sigues sin citar ni un solo texto que apoye tu extravagante teoría de que el Papa identifica al ser humano con el varón-heterosexual-blanco-occidental. Supongo que tu silencio es un reconocimiento a que no ha sido sino una salida de tono.

(...)Forma parte de esa hipocresía jesuítica negar los derechos a personas homosexuales(...)

Otra chorrada, y además in crescendo. ¿Qué derechos niega el Papa (o yo mismo) a los homosexuales? Con que des UNO sólo me conformo. ¿Casarse? Cuando quieran, pero con personas de distinto sexo, ¿mantener relaciones sexuales con personas de su mismo sexo? Ellos mismos, no pasa de ser un pecado mortal y probablemente les lleve a infierno, pero fueron creados con la libertad de escoger.

Respecto a lo de la ONU y la despenalización de la homosexualidad la postura del vaticano ha quedado clara, otra cosa es que pases de entenderla.

Sacado de Religion en Libertad (como quien dice hermana de Libertaddigital, que bien conoces)
El director de la sala de prensa del Vaticano, Federico Lombardi, aseguró este jueves que la Iglesia católica "está a favor de la despenalización de la homosexualidad" y aclaró que esto "nunca se ha puesto en discusión". La Iglesia es "contraria a las leyes penales que consideran que la homosexualidad es un crimen". Lo que rechaza, en cambio, es el reconocimiento de los matrimonios entre personas del mismo sexo, ya que, según su doctrina, "el verdadero matrimonio es entre un hombre y una mujer", explicó.

Saul E. dijo...

Oo

Un pecado moral...

Probablemente les lleve al infierno...

Torquemada comparado contigo es Mickey Mouse.

Tu, más que probable, por tus comentarios digo, "catolicismo" dista bastante del libro ese... como es... ¡ah! ¡evangelio!

Libertariano dijo...

Sobre la cuestión de si mi posición epistemológica se parece a la católica, la respuesta es ¡sí! Si entendemos por "catolicismo" la creencia básica, y metafísica of course, de que existe un orden racional en el universo, es más cosmos que caos, y que ese orden puede ser vislumbrado aproximadamente por la inteligencia humana.

Esa aproximación es asintótica ya que estamos limitados en nuestro conocimiento de forma estructural, es decir, que mientras que nuestro conocimiento del mundo es necesariamente finito, nuestra ignorancia respecto del mismo es infinita. O, dicho de otro modo, cuanto más sabemos, más sabemos que no sabemos... O, dicho de otro modo, en cualquier sistema categorial, sea el de Newton o el de cualquier otro, habrá postulados y afirmaciones indemostrables de suyo... Pero eso cuando se asume de forma kantiana las limitaciones en nuestro conocimiento no tiene por qué causar angustia y, mucho menos, un descarrilamiento por el abismo anarquista del conocimiento o, ¿aún peor?, un echarse en brazos de fundamentalismos religiosos (Ratzinger apela constantemente a la expresión místico-irracionalista heideggeriana del "escuchar al ser")



Lo que sucede es que en lugar de "católica" prefiero llamar a mi posición "socrática"

Un resultado decisivo de las matemáticas modernas fueron los descubrimientos de geometrías alternativas a la euclidea. Otro fue el resultado de Gödel respecto a la incompletitud de las matemáticas. Cuando el Papa hace referencia pitagóricamente a la estructura matemática del cosmos lo hace de una manera ingenua, y en segundo lugar hace extrapolaciones morales monstruosas desde el punto de vista lógico, sobre lo que resulta natural y "contra natura"

La ignorancia antropológica y sociológica del Papa, o lo que es peor su desprecio hacia esos conocimientos, es lo que lleva a la jerarquía eclesiástica a afirmar que la familia nuclear típica es la "natural".

Lo que sí es natural, como universal cultural, es la existencia de la familia. Contra Platón, Marx y todos aquellos que han intentado fundar una sociedad humana sobre otra base, destruyendo la institución familiar. Pero la familia, como el ser aristotélico, se dice de muchas maneras... una de ellas, ¿por qué no?, aquella formada por miembros de un mismo sexo...

PD. Lo que no es óbice para que en una mutación del ser humano, natural o artificial, se llegué a otra célula social básica... pero eso ya es sociología ficción.

ElSalmantino dijo...

MARY, ¿con qué salgo? Desconfío de las gratuitas afirmaciones de Santiago que, por venir de él, me duelen más. Cuando se me justifiquen (cosa, ya adelanto, simplemente imposible por falaces), confiaré.
Habla del matrimonio como SACRAMENTO de la creación y, por tanto, entre un hombre y una mujer. Otra cosa sería impropia de un Papa y, si me apuras, menos aún del que quizás es el teólogo más sólido y brillante de los últimos tiempos.
Y habla de moral, que obviamente vale para la propia Iglesia, formada por hombres y “hombras”.
Pero claro, quizás deba decir en todo momento lo que los demás (por lo general gente que no es y/o no se siente Iglesia) quieren que diga. Por supuesto. Porque en caso contrario, ¿está justificando las “cosas internas”, quizás? Hablemos claro.

En fin, habrá que distinguir a los laicistas propiamente dichos, en un sentido general, de los anticlericales irredentos, aquellos que identifican el catolicismo con lo peor del comportamiento humano propio de cualquier católico, sacerdote o seglar, y que además esperan que el Papa se flagele en cuanta proclamación pública o reflexión teológica haga, venga o no a cuento, y haya hablado claro o no sobre los temas que se le señalan.
Y que para rematar interpretan las reflexiones papales a su libre albedrío, que para eso nos los dio Dios a todos, creyentes y no creyentes: para usarlo.

Y es que aquí no se trata de defender jerarquía alguna, sino de mostrar falsas (y graves) afirmaciones sobre la fe que algunos profesan (no es mi caso a día de hoy) y cuyos preceptos, qué cosas, conocemos más que de oídas.
Porque grave es que una persona inteligente como Santiago siga manteniendo que Ratzinger ha presidido la Inquisición (sic), comparando el tribunal de triste recuerdo con la Congregación para la Doctrina de la Fe, cuyo ámbito, como pertinentemente recuerda “rojobilbao” es estrictamente moral. Grave y abyecto, porque no hay inocente ignorancia, sino mala (e inútil, por otra parte) mala fe.

Porque grave es también pontificar sobre lo que se desconoce, dado que la doctrina de la Iglesia en absoluto “deshumaniza” al homosexual en cuanto que tal, sino que condena el “acto”, del mismo modo EXACTAMENTE que lo hace con cualquiera que se produzca fuera del sacramento del matrimonio, por las causas señaladas más arriba (Sacramento de la Creación).
Hay grandes moralistas católicos (cuyos textos no fueron “silenciados” por el “Sumo Inquisidor Ratzinger”) que tratan este tema en sus justos términos: en el ámbito del amor y en el de la simple sexualidad.

Como grave es, claro que sí, negarse a leer las posturas “políticas” vaticanas para así concluir lo que a uno le venga en gana.
Porque claro, es de un reaccionario que espanta que la Iglesia no quiera reconocer como válidas las uniones matrimoniales entre personas del mismo sexo. En ese sentido, este Papa representa una clara involución, por negar derechos positivo-estatales y, ya de paso, qué atrevimiento, opinar sobre un Sacramento.
Todo muy racionalista, sin duda.

Saul E. dijo...

¿Recuerdas aquello de Aquiles y la Tortuga?
No es que el ser humano no alcance a Dios, es que lo alcanza en el Infinito.

Subestimas, limitas, el poder de la mente humana. Teorías como la de Gödel o Heisenberg no ponen de manifiesto la incapacidad de conocer el todo, sino las actuales formas (matemática moderna, física cuántica...) de llegar.

rojobilbao dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
rojobilbao dijo...

Sobre esto que dices
"Y es que en la ciencia cada vez nos vamos alejando más de la falsedad mientras que con el proceder típicamente religioso se bloquea cualquier avance racional."
te recomendaría la lectura del articulo de Olivier Sacks en el libro "Historias de la ciencia y del olvido" editado por Siruela muy esclarecedor sobre "los avances" en la ciencia. Sobre fe y razón ahí está lo querecientemente ha dicho (y muy bien) Andre Glucksmann o Joseph Weiler en "Dios salve la razón" de ediciones encuentro.