"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

jueves, diciembre 11, 2008

Manoel de Oliveira. 100 años. Felicidades y algunos comentarios políticos

Manoel de Oliveira cumple 100 años. El director portugués que tantos irónicos ratos nos ha hecho pasar se mantiene en forma y trabajando. Le felicitamos y nos felicitamos.

Pero como este es un blog de cine y política aprovechamos que el Duero pasa por Oporto -ciudad en la que nació Oliveira y donde se inició como director con el hermoso documental Douro, faina fluvial- para comentar unas declaraciones cinepolíticas que ha realizado hace poco:

Si hago una película, estoy dando trabajo a un equipo completo formado por mucha gente: hay muchos actores, figurantes… doy empleo a muchas empresas y toda esa gente paga impuestos. Aunque reciba ayudas del Estado, no sé si esas ayudas son inferiores a lo que el Estado recibe en forma de impuestos. El Estado siempre gana. Yo hago trabajar a mucha gente, y eso es muy interesante. Cuando paras, mueres. Si te mueves, creas vida… Hay que conseguir que las personas tengan una buena formación. La educación es fundamental. Entre las prioridades de un gobierno yo creo que la número uno debe ser la sanidad. Un país sin sanidad no vale nada. En segundo lugar debe estar la enseñanza y después el arte, que es el complemeto de la educación. Es la condición humana y sin eso no podemos funcionar…después, viene lo demás



El problema de países como Portugal o España, por un lado, y Alemania o Francia, por otro, reside en la tendencia, que las palabras de Oliveira ponen de manifiesto, hacia una dependencia del Estado y una actitud de sumisión por su papel dirigista y/o paternalista. En este sentido los actores sociales tienden a convertirse en lobbys para instituir una especie de sindicato vertical corporativista o una asociación clientelar sectaria.

En este sentido también falla el dictamen de Oliveira sobre el futuro europeo

En Europa hay un mito histórico y religioso. La Unión Europea tiende a lo siguiente: un mando único y genérico y una sóla religión: la democracia. La religión queda de alguna forma relegada a un segundo plano en favor de la democracia que va a generalizarse. La Unión de Europa tiene el mismo objetivo: “un sólo rey y un sólo Papa” y es lo que sucederá con Bruselas en el centro.

En Europa hacia el mito que se tiende, y del que participa Oliveira, es hacia el mito del Estado como solucionador de todos los problemas. Un Estado que está fagocitando a la sociedad civil y que está queriendo implantar una religión cívica como sustitutiva de al religión cristiana (el caso es que haya una religión) A Oliveira, cristiano de pro, le molesta este cambio pero lo que llama "crisis de los valores" no es más que crisis del modelo de domininación cristiano de valoración.

Queda otro modelo, el liberal o anglosajón. No es por casualidad ni por cuestiones económicas que Gran Bretaña haya decidido permanecer un tanto al margen del paradigma continental. Porque supondría renunciar a su modelo liberal anglosajón en el que la sociedad civil no tolera la intervención estatal dirigista, al menos hasta el punto de que sea anulado el pluralismo privado y la generación espontánea con primacía de la iniciativa privada.

PD. El próximo artículo de Sala i Martin, ahora en discusión en Facebook, es un ejercicio de comparación sobre el cáncer estatalista aplicado a la decadencia histórica. De China a Europa pasando por Egipto. No se lo pierdan.




PD. Actualmente está rodando Singularidades de una rapariga loira Producida por el español Luis Miñarro que declara

“La situación es desesperada. Asumir el 32% de la producción conlleva invertir 500.000 euros, y de momento no cuento con ninguna ayuda pública... Es necesaria una voluntad política. No podemos perder esta oportunidad. Los ministerios de Cultura de Francia y de Portugal han aportado ayudas, pero aquí, en España, a pesar de que la comisión le concedió una puntuación de siete sobre diez, el proyecto fue rechazado por un puro trámite burocrático... Con una simple llamada se hubiera arreglado”


Le faltan 500.000 euros y no se le ocurre otra cosa que llamar a las puertas del Estado. Podría abrir una ventana a la sociedad civil. Será por fans (y de esta manera productores) de Oliveira (¡En Facebook alcanzamos la friolera de 41 fanáticos oliverianos!)