"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

lunes, junio 08, 2009

Los poetas que no amaban a la poesía

Los poetas españoles están en pie de guerra. Se quitan los canapés de la boca en las recepciones de las embajadas y en los entreactos del Instituto Cervantes. ¿Estás con Gamoneda o estás con Benedetti? Que es como decir si estás con la Poesía (así con mayúscula) o estás con el Compromiso (idem)

El poeta uruguayo Mario Benedetti se ha muerto en olor de santidad laica (¿qué es Dios sino el colectivo aplaudiéndose a sí mismo?). Y entonces apareció el Cervantino y Zapaterino Antonio Gamoneda a hacer de abogado del diablo. Lo que provocó la ira del Santo Oficio de la Poesía de la Experiencia.

Todos, pero todos, están de acuerdo en que Benedetti fue el Poeta del Compromiso. Lo que no significa necesariamente ser fácilmente trasplantable a una canción de cantautor populista. ¿Compromiso con qué y a qué precio?. Recordemos en este instante la famosa anécdota de Nabokov sobre la responsabilidad social del artista:

  • Una vez la revista Selecciones del Reader`s Digest le planteó la siguiente pregunta: "¿Tiene el escritor una responsabilidad social?", y le ofreció 200 dólares por una respuesta de dos mil palabras. Nabokov respondió: "No. Me deben diez centavos".


Estoy de acuerdo con Nabokov. Aunque hay excepciones. Por ejemplo, el también ruso Solzhenitsyn, aquel del que dijo Saul Bellow que "justifica desempolvar la palabra héroe", aquel al que Breznev despreció en el Politburó: "Hemos soportado de todo. Creo que sobreviveremos también a Solzhenitsyn". Pero de todos los enemigos más duros, por insidiosos y miserables, a los que se tuvo que enfrentar el novelista que se enfrentó al Gulag comunista fue un grupo mayoritario de intelectuales occidentales de izquierdas, los justificadores del infierno rojo (todavía hay quien presume de rojo, el equivalente simétrico de facha), "aquellos hombres libres bien cebados... aquellos teóricos que nos explicaban por qué debíamos pudrirnos en un campo"

Y en el sector más sectario de la inteligencia occidental, en la intersección entre el perfecto idiota latinoamericano, el fascista de izquierdas y la cursilada elevada a obra de arte, se encontraba Mario Benedetti. Tiene razón Gamoneda: poeta menor. Tienen razón sus hagiógrafos: Gran Maestre de la Logica del Compromiso. Sólo que comprometido con la mentira y la tiranía.



En 1984:

... en esa antología figuran cinco poetas cubanos, todos ellos asesinados por la dictadura de Batista, ya que, como es obvio, el gobierno revolucionario no ha matado a ningún escritor... Creo que para el proceso de liberación económica, social y política de América Latina, el enemigo no es exactamente la URSS, sino, definitivamente, Estados Unidos.



PD. Nadie acusará al director de Terminator Salvation de cineasta comprometido. El caso es que como película de ci-fi es menor, pero su compromiso con el humanismo es innegable y muy loable.

4 comentarios:

Livia dijo...

Si considera que Benedetti sólo tiene poemas comprometidos demuestra que no lo conoce en absoluto, le recuerdo además que su novela más conocida (ni de lejos la que más me gusta) es La tregua que compromiso tiene más bien poquito y su poemario es Los poemas de la oficina, tres cuartos de lo mismo; por otra parte de su entrada podría inferirse que el compromiso con la realidad (que le recuerdo practicaron vivamente los poetas de la generación del 27, entre muchos otros) está reñido con la literatura. Y me gusta Gamoneda, pero puedo no estar de acuerdo ¿qué le vamos a hacer?

¿Los poetas sólo pueden hablar del amor y el paisaje?
Puede usted no estar de acuerdo con su ideología, yo no lo estoy en muchos puntos (pero entiendo a qué generación pertenece) yo no estoy de acuerdo con la ideología de Borges pero mire, me parece el mejor escritor del siglo XX.

Libertariano dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo, Livia. Salvo en la inferencia que haces de mi escrito. Hablo de Benedetti-poeta. "La tregua" es otra cosa, y estoy de acuerdo contigo en que merece mayor estima.

Evidentemente la ideología de un autor no tiene nada que ver con su valoración estética. Y eso vale para Neruda y Pound, para Lorca y Borges.

Pero a lo que me refería en el post es que los escritores de izquierdas sí que lo tienen más fácil. Es más, que hay muchos autores, como el poeta Benedetti, que están sobrevalorados por su adscripción política. Entre otras cosas, porque la industria cultural está, al menos en España pero también en gran parte de Europa, en manos de la izquierda.

Hay casos clamorosos, como el de Alberti, con un gran libro de poemas, Sobre los ángeles, pero cuya obra completa es bastante mediocre. Y en el sentido contrario, de autores minusvalorados porque no se plegaron en su momento a los dogmas de la política cultural izquierdista. Por ejemplo, Manuel Chaves Nogales, del que he hablado en otros posts.

En el caso cinematográfico existe un extraño precedente: García Berlanga estuvo perseguido tanto por los franquistas como por los comunistas durante el régimen de Franco, cuando ambas facciones dominaban, en diferentes niveles, el mundillo cinematográfico español.

Pero lo que quería subrayar es la cuestión política de las hagiografías publicadas. ES decir, que el "compromiso" por el que es tan aplaudido Benedetti por sus fans en la prensa de izquierdas es un fraude.

Un saludo

Alvy Singer dijo...

Queremos post al inversor hábil (esas finanzacas en Irak, qué crack) de Florentino Pérez, el señor oscuro más simpático y galáctico (de Palpatine, se sobreentiende) que ha vuelto. Yo le amo.

Álvaro Quintana dijo...

Estoy de acuerdo con usted en que el Benedetti-poeta sufre de un exceso de coloquialismo. Se echa de menos una experiencia más arriesgada del lenguaje. No he leído nada de su obra narrativa; en cambio, sus ensayos literarios me parecen un excelente modelo de análisis claro y ameno.

Pero si he entendido bien el núcleo del post, no se trata de debatir los méritos del escritor Benedetti, sino el aura de intocable que le rodea por defender ciertos principios de izquierda. La respuesta a los comentarios de Gamoneda no ha sido una defensa y elogio del escritor Benedetti, sino un ataque ad hominem contra el escritor leonés. Benedetti es una vaca sagrada para la prensa izquierdista por lo que sobra el debate. Sólo caben la alabanza incondicional o, si no se acata el canon, el insulto y la calumnia.

Acabo de leer "La gran mascarada" de Jean-François Revel, en el que se analizan estos sectarismos de la izquierda europea. Gracias a este post me he animado a comentarlo en mi blog. Si les interesa:

http://espitolas.blogspot.com/

Un saludo.