"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

domingo, julio 05, 2009

La trampa de la discriminación positiva (racismo inverso)

El Tribunal Supremo yanqui ha empezado a desmontar la falacia cultural, política y jurídica de la "discriminación positiva", ahora comenzada a denominar "racismo inverso". Aunque la intención de dicha estrategia era noble, proteger y ayudar a los que tradicionalmente habían sido miembros de discriminación y persecución fundamentalmente por su raza negra, en realidad, como se ha hartado de denunciar Thomas Sowell, consistía en otra zancadilla y rémora para que la comunidad negra alcanzase un status de respeto y cualificación en el conjunto de la sociedad norteamericana.

Fíjense en este extraordinario párrafo de la noticia en El País

Estas personas, cuyas familias han vivido la segregación y el racismo hasta hace pocos años, han confiado en la discriminación positiva para salir de un círculo vicioso de marginación y pobreza al que les condenó la sociedad norteamericana de antaño.


Es decir, frente a la cultura del trabajo y el esfuerzo, estas familias han confiado su ascenso social a una norma artificial que les hacía subir hacia arriba en la jerarquía social independientemente de que tuvieran las cualificaciones necesarias. Esta actitud de dependencia respecto al paternalismo estatal les impedía progresar culturalmente y les acarreaba el resentimiento de los ahora discriminados.

Precisamente ahora estoy con la Autobiografía de Miles Davis (gracias por el regalo, María & Álvaro) y en ella destaca la evidencia del fétido racismo de la sociedad norteamericana (en España, aún peor: es más difícil que un gitano llegue a catedrático universitario que un negro a Presidente de los Estados Unidos) y, para lo que nos ocupa, la dura, rigurosa y exigente cultura del esfuerzo que la familia de Davis le transmitió desde pequeño. Miles Davis no sólo no necesitó de la discriminación positiva, sino que en un ambiente fuertemente racista se buscó la vida para prosperar por sus propios méritos.






Esa falta de formación educativa hace que incurran en pseudo-razonamientos como éste, que harían sonrojarse a un estudiante de lógica de bachillerato pero que en Estados Unidos permiten llegar a ser director de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color

... los bomberos negros de New Haven siguen insistiendo en que las pruebas no fueron justas. Lo repiten una y otra vez. Lo repite la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color, que les apoyó en su defensa. "Hubo una predisposición cultural en esos exámenes", dice Hilary O. Shelton, director de la división de esa organización en Washington. "Hubo preguntas que estaban diseñadas para apartar a los aspirantes afroamericanos. El Tribunal Supremo no supo verlo, pero la discriminación estaba presente en esos exámenes. Y la prueba son los resultados"


Lástima que no se nos ofrezcan algunos de esos ejemplos de preguntas sesgadas culturalmente a favor de los blancos. ¿Les preguntaban por Seinfeld pero no por el Príncipe de Bel Air? Hablando del bueno de Will Smith, he aquí un negro que como Barack Obama, no ha necesitado de discriminación positiva para llegar donde está: en el top de los actores mejor pagados. Y que se fastidien en el KKK.





5 comentarios:

Rafael dijo...

Saludos:
La discriminación positiva carecería de toda razón de ser si NADA NI NADIE se fijara, absolutamente para nada, en el color del pellejo.
Esto es una perogrullada mayor que decir que soy más joven que mi abuelo.
Entonces, ¿por qué hay problemas?
Pues evidentemente...

Alfredo dijo...

Obama, al contrario de lo que usted dice, fue beneficiario de la discr.positiva.

Mire es algo que llevo tiempo diciendo:

Es increíble lo mal preparado que está Obama para ser presidente. Nadie tuvo el valor en el P.Demócrata de decirle "no" a un negro. Increíble: las políticas progres siempre acaban ahogando a los progres también. El P.Demócrata acabó con un candidato no cualificado -- es un ejemplo perfecto del "affirmative action"/discr. positiva.

La discr. positiva da ventajas que no son naturales -- porque los progres saben que si fuera sólo por el mérito, muy pocos negros llegarían a puestos importantes de trabajo, o mujeres, caso de España.

Y lo de Obama es un claro ejemplo: ha llegado a ser presidente porque su partido no supe decirle no, y aplicó la discriminación positiva.

POLIDORI dijo...

La discriminación positiva es un buenismo demagogico que solo nos daremos cuenta del daño que hace pasados unos años. A corto plazo no es bueno, pero a largo va a ser nefasto.

Solo nos daremos cuenta de esto cuando empiecen a surgir brotes de violencia. Entonces será demasiado tarde.

Stewie Griffin dijo...

"en España, aún peor: es más difícil que un gitano llegue a catedrático universitario que un negro a Presidente de los Estados Unidos"

Tranquilo hombre, que eso es solo el primero. Una vez uno se consiga introducirse en el negocio hara como los demás y llenara el departamento de familiares y allegados. Ya sabes, donde fueres, haz lo que vieres, jeje.

Anónimo dijo...

La discriminación positiva fue algo muy necesario en su momento, y que quizá ahora sí sea necesario replantearse. Pero discutir si en su momento fue buena o no porque un genio como Miles Davis destacó, no tiene sentido. El ejemplo de Miles Davis precisamente muestra cómo a pesar de ser un ser excepcionalmente dotado, de tener la suerte de que en ese contexto tuvo una familia que le empujó al trabajo duro y disciplinado, y de existir ya la discriminación positiva, tuvo que sufrir para poder destacar.

Imagine lo que tuvieron que sufrir quienes no tenían nada de eso, para conseguir algo mínimamente decente con sus vidas.