"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

martes, septiembre 08, 2009

La izquierda cinematográfico-pestilente


Una de mis máximas favoritas es de uno de los más finos y sofisticados filósofos estadounidenses John Searle: "La derecha es tan estúpida que ni siquiera vale la pena discutir acerca de ella. Pero la izquierda es malvada". En el Festival de Venecia que se celebra estos días tenemos la prueba de que la izquierda ha conseguido superar a la derecha: no sólo sigue siendo malvada sino que le ha robado a la derecha el monopolio de la estupidez. Y es que además de Marx ahora también se ha puesto bajo el paraguas de Heidegger.

En Venecia han querido compensar el premio a Sylvester Stallone con la invitación a Michael Moore, Oliver Stone y ¡Hugo Chávez?. El primero ha elaborado su previsible panfleto anticapitalista (termina con La Internacional a ritmo de jazz. La Internacional, ¿recuerdan?, la de la "famélica legión". Moore es muchas cosas, pero ¿famélico?) a propósito de la crisis económica. Ok, aunque preferiré leer el nuevo libro de Johan Norberg. Pero al estilo de doble moral de la izquierda caviar - en su caso más bien gauche fuet-, tipo Al Gore, cobra dos mil dólares por entrevista. Y el crítico de El País, Carlos Boyero, suma en su crónica a su ya conocida estulticia cinematográfica la hipocresía de alma bella del que se sube al púlpito de la indignación moral para ponerse nominalmente del lado de los indefensos, cuando los de su club han defendido los sistemas más abyectos y asesinos que jamás han existido.

La pestilencia llega al hedor en el caso de Oliver Stone. No le bastaba reir las gracias a Fidel Castro acerca de las prostitutas cubanas y la supuesta opresión comunista. No le importaba dilapidar su escaso crédito artístico en una ruinosa concepción infantiloide y paranoide de George W. Bush. sino que ahora elabora un panegiríco del dictador venezolano, el Führer caribeño. Si Heidegger defendía a Hitler de las acusaciones de barbarie que le hacía Jaspers haciéndole ver la hermosura de sus manos (nunca la Fenomenología llegó tan lejos mostrando sus posibilidades analíticas), el director norteamericano calificó al tirano populista de "fenómeno", lo que fue correspondido por Chávez tildando al americano de "genio".




Constato que entre los dirigentes de izquierdas sudamericanos que no se han prestado al enaltecimiento del Caudillo están el uruguayo Tabaré Vázquez y la chilena Bachelet. Aún queda vergüenza en la izquierda... ¿Qué habría hecho José Luis Rodríguez Zapatero en caso de haber sido invitado? El caso es que a diferencia de la vieja y nueva guardia pretoriana él no levanta el puño, uno de esos gestos ominosos -tan queridos a nacionalistas, socialistas, nacional-socialistas- que deberían haberse perdido con el siglo XX.









6 comentarios:

Hernán dijo...

Cuántas estupideces juntas que dices...

CZC dijo...

Todavía le quedan a Stone líderes de esos que tanto le gustan. Por Corea del Norte, por Irán... Lástima que ya no esté entre nosotros Saddam Hussein para que Oliver le defienda de las calumnias de la prensa europea y estadounidense. Eso al menos es lo que dice de Chávez, que todo es mentira y propaganda. Hasta al corresponsal de El País le ha echado en cara que critiquen a Chávez.

Saludos

FMH dijo...

ayer vi a Moore en la tele "vender" su película y criticar al capitalismo a la vez sin el menor atisbo de contradicción. vestía un polo rojo "polo ralph lauren" ...

POLIDORI dijo...

Nunca entenderé como puede ser que tanta gente trague con tanta cara tan dura.

Es cierto que son los maestros de la propaganda, pero ya ni se molestan en disimular e intentar hacerlo un poco mas "pasable".


John W.

LouReedCensored dijo...

Gran artículo.
Hacía mucho tiempo que no te mojabas con tanta claridad.
Se agradece.
A mí todo esto me recuerda al amor que se veneraba a la nazi Riefensthal en los años 30, pero aquello era cine. Estos dos mongoles son el paradigma de lo que un analfabeto puede hacer con una cámara. El drama es cuando el tonto paga 7 euros por ver algo de esta gente y luego te lo cuenta, verbigracia el borracho gafotas, que solo merece la pena cuando se mete con Almorrana.
Saludos.

Peter dijo...

Se confunden los prejuicios ideológicos que tiene Boyero, e incluso Enric González (el sentido común y la sensatez, a veces, no pueden con la nostalgia y el romanticismo), con su capacidad como crítico de cine. Se mete todo en un mismo bol aprovechando la ocasión y al cuello.

Se le tiene ganas. Viene de largo