"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

viernes, octubre 09, 2009

Filósofos detrás de terroristas

Hoy se conmemora el asesinato de Ernesto Guevara, Che para amigos y víctimas. En su extaordinario documental La trampa. ¿Qué sucedió con nuestros sueños de libertad? Adam Curtis explica la subestructura ideológica que justificaba sus crímenes, esa mezcla entre existencialismo y marxismo en la que Jean Paul Sartre era Dios y Franz Fanon su profeta (sobre el minuto 15)

11 comentarios:

Alvy Singer dijo...

Qué aburrido es Jean-Paul Sartre, hiper-canonizado por los suecos que ya saben lo que decían:

Si tu dictadura era comunista....No fue tu culpa ¡artista!

Si tu dictadura era de derechas....Ah ¡Ya sabemos lo que cosechas!

William Gilmore dijo...

El mensaje final del video es: Berlin estaba equivocado. Su "libertad negativa" sirvió para derrocar las tiranías comunistas. Pero ahora, como ideal de estados poderosos, que quieren imponerla mediante la fuerza, ha resultado que es tan nefasta como su contraria, la "libertad positiva".

En mi opinión, el liberalismo debe seguir enfatizando la libertad negativa. Sin embargo, nunca debe desdeñar u olvidar el otro valor, casi tan importante como la libertad: la igualdad.

Creo que la fórmula para evitar que la libertad negativa se convierta en una nueva tiranía de oligarcas y deje a las masas sin nada para comer (como pasó en Rusia después del fin de la URSS), es: libertad negativa, pero SIN estados-nacionales. O sea: libertad negativa, pero EN estados muy pequeños o ciudades-estado. Es la fórmula para conservar los valores igualitarios sin necesidad de acabar con la economía de mercado.

El secesionismo es el futuro del liberalismo. Sin él, el liberalismo no pasará de ser lo que es hoy: una forma vulgar y simplista de conservadurismo.

cugamo dijo...

Uf!! amigo Gilmore....tu comentario me chirría: "igualdad" -sin apellidos-, "valores igualitarios"...De igualitarismo nada, todos somos iguales en derechos y obligaciones, es decir, ante la ley y ahí se acaba la igualdad. El liberalismo no es "una forma vulgar y simplista de conservadurismo", es precisamente lo contrario: el respeto al individuo y a su razón sin abusar de ella. Y yo no creo que haya que confundir un estado mínimo, es decir, mínimo poder coercitivo sobre el individuo; con el secesionismo que son muchos estados pequeñitos.

Un saludo

Masgüel dijo...

La serie es estupenda y para hacerse una idea cabal, conviene verla entera. Lo que Curtis critica son las concepciones reduccionistas del ser humano. Por ejemplo la que reduce la libertad a elegir productos de consumo o acumular patrimonio y capital. Por supuesto que la libertad individual es un valor irrenunciable, pero porque supone el marco idóneo para el desarrollo de la creatividad. Y el ámbito en el cual la creatividad humana florece en plenitud es el social. Hablo de la libertad que posibilita la creación de nuevas formas de relacionarse con los demás, nuevos juegos de lenguaje. Hay un libertarismo muy burdo que detesta cualquier alusión a la condición social del ser humano y parece tomar como modelo al individuo que se encierra con un arsenal en un bunker. La polémica entre optimismo y pesimismo antropológico no deja de ser una variante de esa actitud patológica que se justifica en una determinada concepción de la naturaleza humana para tratar invariablemente a los demás como enemigos.

El municipalismo no es una mala idea. Con servicios suficientes en un pueblo se vive mejor que en una megalópolis (aunque para gustos pintan colores) y probablemente esa sea una tendencia de futuro, pero los mismos avances en transporte y comunicaciones que permiten la dispersión de la población en pequeños núcleos urbanos harán que en breve lo de menos sea dónde viva uno.

William Gilmore dijo...

Te daría la razón, Cugamo, si viera que los estados mínimos permanecen mínimos. Pero no es así: siempre crecen. Y ya crecidos, pasa todo lo que se ve en el video.

Por ello creo que es mejor que haya muchos estados y estaditos. Para que cuando crezcan no sean tan grandes o poderosos.

La igualdad de la que hablo es la que se da espontáneamente entre gentes que se conocen, del mismo barrio, pueblo, ciudad. No es la igualdad por decreto.

cugamo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cugamo dijo...

Entonces....si es así sin "nuevo hombre igualitario", "nueva moral", etc... Estamos de acuerdo. En cuanto a lo segundo, no creo que tenga menos capacidad coercitiva un estado por el simple hecho de que gobierne sobre menos gente -véase Cuba vs USA-.

Un saludo

Anónimo dijo...

A ver si te entiendo, Losantos mini-troll.

Adam Curtis es el que en el mismo documental dice que el neoliberalismo está basado en Sartre y Fanon.

Así que lo que esperas de tus lectores de Libertad Digital es que no vean las películas que citas, no lean los nombres que citas.

Por ejemplo, en dos días, cuando te manden alabar la última de Woody Allen, titulada Lo que sea, en inglés.

Y cuando le des un 9 sobre 10, será un acto Ilustrado y no Posmodernista.

¿No te aburres? ¿En serio eres profesor de insti?

William Gilmore dijo...

Cugamo, Cuba es un estado nacional (y nacionalista, para colmo), y es la clásica dictadura (ver el video) levantada sobre el pretexto de la libertad positiva.

Sigo creyendo que la fórmula liberal debe ser libertad negativa, pero sin estados-nacionales. ¿Puedes imaginar a Singapur, Liechtenstein o Hong Kong (antes de ser reabsorbido por China) convertidos en dictaduras feroces?

Libertariano dijo...

Maxwell acierta: Curtis critica cualquier reduccionismo del ser humano. Y aunque el "polisismo" es atractivo, el propio Gilmore indica la tendencia hacia el federalismo o el imperio.

La solución está dentro del propio liberalismo, como apunta hoy Lassalle en El País:

"Hay, por tanto, que impulsar un momento liberal que impida la debilidad del espíritu público"

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Momento/liberal/elpepuopi/20091012elpepiopi_4/Tes

pursewarden dijo...

A raíz de su artículo de LD, estoy viendo el documental 'El Poder de las Pesadillas'. Por un lado, resulta una convincente crítica del neoconservadurismo, pero en mi opinión, va demasiado lejos. El relativismo imperante en este documental lleva a Curtis a afirmar que la amenaza soviética fue exagerada, aderezando su tesis con un vídeo de Solzhenitsyn como instrumento de los neocons.

De momento coincido bastante con su artículo de Libertad Digital, y sigo mirando con curiosidad -

http://findesemana.libertaddigital.com/adam-curtis-o-el-poder-de-las-ideas-1276237048.html