"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

sábado, octubre 17, 2009

The Wire, de David Simon y Ed Burns


En Libertad Digital anuncio que está a punto de salir la cuarta temporada de The Wire (Bajo escucha) y comento lo que resulta el mejor análisis de la burocracia estatal junto a la británica Yes, Minister.



12 comentarios:

Alvy Singer dijo...

Jajajaja. Estos liberales, que se creen que las diferencias sociales de Baltimore no tienen nada que ver con el capitalismo..

¡Cachondos! (el resto del artículo mola, excepto eso)

A. Romero dijo...

Coincido en que es la temporada más brillante de una obra mayúscula. Aunque la quinta habría hecho las delicias de un Samuel Fuller.

falanjosemilibertario dijo...

Es curioso, tras ver la 1º temporada también me vino a la cabeza Yes Minister una serie realista, nada inocente, pero de un cinismo algo más amable. Me parecía un poco duro dedicar 60 horas de mi vida a ver desgracias así que leí Homicide de David Simon en el metro y me convalidé la serie :-)

Isidoro dijo...

En el primer capítulo de la serie se anuncia, en realidad, todo lo que se quiere contar cuando MacNulty pregunta a un pandillero por qué dejaban jugar los dados a un tipo que siempre intentaba robar el montón de las apuestas. La respuesta del pandillero, sorprendido, es "esto es América, tío".

Isidoro dijo...

¡Ah! Y en la 5ª temporada es tremendo cuando el chico marginal (que en la 4ª temporada vivía con sus familiares yonquis) le pregunta al ex-pandillero metido a entrenador de boxeo aquello de "¿Cómo se llega al resto del mundo?".

Libertariano dijo...

Isidoro, aprovecharé cuando saquen la quinta temporada para volver a hablar de ella.

Sobre los aromas liberales de la serie hablé en otro sitio, acerca de la legalización de las drogas,


pero también había ese fenomenal guiño de las primeras temporadas cuando los "empresarios" de la droga se dedicaban a hacer Master...

Por otro lado, en el capitalismo hay diferencias sociales pero a diferencia de otros regímenes también con diferencias, como el medieval, estas se basan en la meritocracia. Pero para que ésta sea real es necesario un sistema educativo potente. Por eso esta temporada me gusta tanto.

Los sistemas sin diferencias sociales, comunistas o cristianos, sacrifican demasiadas cosas, sobre todo la libertad, para ser atractivos. Al menos para mí... ¡No me seas ebionita, Alvy!

Anónimo dijo...

Yo ya me las baje todas via torrent finder hace tiempo, me chupaba 10 capitulos al dia los fines de semana...

kiss the sky nigger, no doubt!!!

the streets are the streets

Alvy Singer dijo...

Creer que en las universidades norteamericanas la meritocracia es el máximo principio, es tener mucho amor (por ausentar) al joven rico e inepto que se las puede pagar de entrada.

Alvy Singer dijo...

Ah, vale, que para el liberalismo económico la riqueza es un mérito. Se me olvidaba :D

Ian Curtis dijo...

Serie excepcional, la vi ya hace tiempo, precisamente por recomendación de este blog. Impresionante, y obligado verla en inglés: ese acento de los barrios bajos de Baltimore es impagable.

Umm, no sé, yo creo que esa escena, sin conocer a los personajes (y lo personajes que son), no va a hacer mucha gracia...
Ésta es buenísima:

http://www.youtube.com/watch?v=wSWuuI5_gwk

Libertariano dijo...

Alvy, no por casualidad fueron acusados de neonazis Simon & Burns por parte de activistas negros. Y es que la serie rechaza implícitamente el victimismo como actidud y el marxismo como método de las habituales pseudoexplicaciones de las diferencias sociales.

Por el contrario, el punto de vista de los autores es weberiano. Es decir, sólo desde la cultura se puede diferenciar la distinta movilidad social de, por ejemplo, los judíos y los negros. No hay más que leer, sin anteojeras ideológicas ni simplismos antiyanquis, relatos de judíos de primera generación acerca de cómo llegaron de la pobreza al Premio Nobel, como Murray Gell Man, para comprender por qué gran parte de la población afroamericana no alcanza niveles semejantes a los de otras comunidades.

Por otro lado, y hablando de diferencias sociales, cuando los españoles consintais en que un gitano -o los alemanes, un turco- lleguen a la presidencia del gobierno, o a presidente de la comunidad de vecinos, podréis darles lecciones a los americanos.

Me alegro mucho, Ian, de haberte iniciado en la senda wireiana. Y efectivamente la máquina de la verdad ad hoc con la que empienza la quinta es magistral.

La cuarta, volviendo al escenario del crimen, tiene ese componente sobre el tránsito de la infancia a la adolescencia, y la dificultad de estos chicos de salir de ese círculo vicioso de su propia cultura endogámica y nihilista, tan tierno a la vez que tan poco sentimentaloide.

Anónimo dijo...

Alvy la riqueza se consigue con meritos no es merito en si (Que se lo digan a Paris Hilton su riqueza no la salva de meter la pata y terminar con sus huesos en prision hasta la fecha la riqueza no puede comprar un cerebro) y son los 2 lados de la misma moneda el ricachon inepto que compra sus titulos mas no su educacion como aquel que no tiene la preparacion adecuada pero a logrado entrar por alguna cuota racial, al final ambos estan menos preparados y su estancia impidio que el verdadero estudiante recibiera la oportunidad de su vida.
No las universidades norteamericanas no son el ejemplo de meritocracia pero el mercado si lo es y prueba de ello los empresarios que desarrollaron tecnologias de vanguardia y apenas si cursaron los primeros semestres.
Jhon Carmack de los fundadores de id studio lo confieza aprendimos mas de programacion de juegos en las comunidades de frikis que se reunian en las cafeterias que en las aulas con los profesores.