"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

lunes, enero 11, 2010

Eric Rohmer est mort (S.T.T.L.)





Estaba haciendo una rohmería, cuando Mario Noya me avisa por el chat de gmail de que Eric Rohmer se ha muerto. Joder. Es curioso como los tres grandes periódicos franceses han elegido la misma fotografía, ojos grises camisa azul, para ilustrar la noticia del fallecimiento de uno de mis amores cinematográficos. De Rohmer he dicho muchas cosas en este blog, por ejemplo, que era el más sutil y elegante cronista de la educación sentimental de nuestra época. Tenía esperanzas de que llegase hasta los 100. El hombre se cuidaba.







En Libertad Digital comenté la que finalmente ha sido su última película Los amores de Astrea y Celadón. En este blog rohmeriano hablé de la penúltima, Triple Agente. Y dibujé una panorámica sobre su persona y obra en La casa de los Malfenti.

De Rohmer había dos detalles por los que me sentía especialmente atraído, su ironía humanista y el buen gusto a la hora de filmar mujeres



Mi noche con Maud
La coleccionista
El amor después del mediodía
La rodilla de Clara


PD. Por cierto, también era un extraordinario crítico cinematográfico. De los que sabían transmitir el gusto por la belleza.


PD. Alvy Singer nos acompaña en el sentimiento

PD. Los franceses lo van a llevar al Panteón en volandas. Que con la grandeur nos se juega. Nada que ver con los cainitas españoles, que diría Quiñonero, otro rohmeriano de estricta observancia.

Nicolas Sarkozy a rendu hommage au «talent et à la vérité d'un grand auteur qui continuera longtemps à nous parler et à nous inspirer». Le chef de l'Etat a salué en Eric Rohmer un «grand auteur de cinéma», d'un cinéma «singulier, unique, il tenait de la littérature, il tenait de la peinture, il tenait du théâtre et de la musique. C'était son cinéma jusque dans son économie propre, minimaliste, jusque dans les titres de ses films». «Il a créé le style « rohmérien », qui lui survivra», poursuit le communiqué de l'Elysée.

5 comentarios:

Alvy Singer dijo...

El momento de la lluvia en La Rodilla de Clara. No he visto nada más hermoso y cautivador. http://www.youtube.com/watch?v=2YP41dsLRGA

Gavión dijo...

En el año 82, por seguirle el juego a un pivon a quien pretendía, me tragué un programa doble en la sala Valencia-cinema con dos películas de la Nouvelle Vague. Una iniciática de Resnais "Hiroshima mon amour", y una de las últimas del movimiento, "La mujer del aviador" de Rohmer. Estas cosas sólo se hacen con las hormonas desbordadas.El caso es que, frente a la rigidez de "Hiroshima...", la peli de Rohmer me salvo de morir de aburrimiento, por lo que, aunque no conseguí nada con la chica, le tengo simpatía a Eric Rohmer. Con el tiempo creo que es el cineasta del movimiento francés menos ideologizado, y el más conservador y católico. Quizás por eso no haya tenido el renombre de los Godard y compañía.

Libertariano dijo...

En ese lago suizo de Clara tenía que estar yo ahora, descansando.

Bonita anécdota, Gavión. Tampoco guardo buenos recuerdos de Hiroshima, lloriqueante...

Alexandra dijo...

Debo ser medio retorcida, porque a mi me pasó lo contrario... me encantó Hiroshima Mon Amour, y en cambio todo lo que ví de Rohmer (ok, no vi Ma nuit chez maude, ni la rodilla de clara) pero vi como 4 y todas me parecieron relativamente soporíficas, con una naturalidad forzada en los diálogos entre personajes... muy distante de otro que me encanta, Cassavettes. Ese dejaba que sus actores improvisaran, pero lo que salía de ahí era música!!! Husbands..

Ijon Tichy dijo...

Para mí el cine de Rohmer es diferente y especial. A menudo me he preguntado el porqué. Quizá sea por la familiaridad de los personajes. Parecen auténticos, como si pudieras conocerlos mañana mismo por casualidad. Lógicamente de esta apreciación hay que excluir sus últimas películas y los espantos de "La marquesa de O" y "Perceval"

Quizá, como apunta Gavión, influya el recuerdo de la época (y las compañías) en que vi en cine sus películas. La asistencia cuasi-religiosa a los estrenos de las "Comedias y Proverbios" en los Alphaville. El atracón de "Cuentos Morales" cuando los programaron en la Filmoteca hace un porrón de años.

En fin, y puestos a destacar, mi favorita es "Las noches de la luna llena".

Ah, y comparto la opinión sobre el coñazo (jeje, con perdón de Alexandra) de "Hiroshima..."