"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

martes, septiembre 28, 2010

No compres sexo, no compres tabaco, no compres alcohol. ¡No compres!

Tras ocho años de paternalismo socialdemócrata se adivina en el horizonte una temporada de paternalismo conservador.  Rajoy invitó a los liberales que hubiera en el Partido Popular a largarse y es que tras su defensa de un vaporoso y vago "sentido común" se esconde la ideología de la democracia cristiana: moral y socialmente de derechas, económicamente de izquierdas, siempre intervencionista, recelosa del mercado.  El sempiterno batiburrillo entre falangistas engominados y opusdeístas de flequillo  ostentoso.

Paseando por Granada me encontré con este spot propagandístico de la Concejelía de Igualdad de Oportunidades del Ayuntamiento de Granada, en manos del Partido Popular.  La falacia de la composición estriba en la relación entre la explotación sexual y el mercado del sexo.  Del mismo modo, y dado que existe sin duda explotación laboral, también habría que exhortar a acabar con el mercado del trabajo en general (por cierto, ¿vas a ir a la huelga?).  En el límite, el Ayuntamiento de Granada y el Gobierno cubano están de acuerdo: la política y la economía regidas según particulares criterios morales.


Esta pinza entre la izquierda radical y la derecha reaccionaria, esta inflación moralista, se está llevando a cabo, por ejemplo, en el Parlamento para prohibir en los periódicos la publicidad de oferta sexual.   Y no es que lo diga yo sino nada menos que Juan Luis Cebrián. No se persigue el crimen sino el sexo fuera de los parámetros de respetabilidad "progre-facha", en esa curiosa alianza entre el Ejército de Salvación y su  equivalente feministoide.

Lo que se esconde tras esta ofensiva moralista es una concepción liberticida, tanto por la derecha religiosa como denuncia el autor católico aunque capitalista Thomas E. Woods en "La Iglesia y la economía.  Una defensa católica de la economía libre", como por la izquierda nostálgicamente maoísta de la que se burla Carlos Rodríguez Braun en la reseña sobre la última nadería intelectual producida por el capitalismo chic aquel que afirma que

"La felicidad puede alcanzarse sólo fuera de la lógica de mercado"

Por cierto, no busquen el libro del utópico autor descargable gratuitamente de la web porque tendrá que ir a una capitalista librería para comprarlo con dinero capitalista con el que aumentar su capitalista cuenta corriente.  Si no queréis comprar (¡no compres!) el libro aquí tenéis un documental sobre el movimiento "decrecimientonista" con la crème de la crème de la última intelectualidad soviética viva: la francesa.


Simplicidad Voluntaria y Decrecimiento (documental) from Décroissance on Vimeo.

9 comentarios:

agustin dijo...

¿Hablas de Rajoy o de Intereconomía, la nueva casa de Losantos y los liberales? Todo lo que cuentas de Rajoy, en Intereconomía multiplicado por tres, con algún liberal muy calladito y sin ganas de ofender como elemento decorativo.

Don Estrafalario dijo...

Agustín,

¿Por qué hemos de responder el resto de los liberales por lo que haga Losantos o cualquier otro individuo autoproclamado liberal que vaya a Intereconomía?

Ian Curtis dijo...

Ahh, la teoría del decrecimiento... Qué recuerdos...

Eso se enseña en la universidad española, por si no lo saben. Vamos, enseñar en el sentido de hablarte de ella, de lo molongui y alternativa que es. En las facultades de Economía. Sí, sí. En serio. En la de Albacete, al menos.

Licenciatura de Economía, qué gran carrera. Sales sabiendo menos que cuando entraste, con toda la mierda que te meten (y te crees, porque los alumnos se la creen, eh).

Ian Curtis dijo...

Material de trabajo en las facultades de Economía españolas (sii, españooolas, no cubaaanas):

http://www.decrecimiento.info/2010/01/teoria-del-decrecimiento-una.html

Chicas dijo...

Intentar abrirse camino entre el bien y el mal de los socialdemocratas y el conservadurismo que viene, es algo que que por mucho intereconomia o cnn que tengamos, no interesa a gran parte de la sociedad por triste que os parezca a los que posteais en este blog.
Me contaba mi chico la mistad entre Vlade Divac y Drazen Petrovic... y creo que es mejor ver el programa de Belen Esteban aunque acabe vomitando.
Besos de Lulu

Libertariano dijo...

De Intereconomía he visto en algún zapping a un tal Eduardo García Serrano (creo) y al ínclito Juan Manuel de Prada. Inenarrables en su antidemocratismo y antiliberalismo de derechas. Les vendría bien el libro católico capitalista que recomiendo.

Ian, mientras estén confinados a la Universidad española, un agujero negro para la radicalidad-chic, todavía... lo malo es que se pasen por los institutos de secundaria para lavarle el cerebro a los adolescentes. Aunque ahí con el hedonismo salvaje de los físicosyquímicos toparán...

Lulú, besos

Terencio dijo...

Me gustaría que alguno de los a sí mismos llamados liberales que pululan en este blog me explicaran por qué las teorías del decrecimiento son necesariamente antiliberales e izquierdoparanoicas. Incluso algún iluminado-talibán se sorprende de que se enseñen en la universidad... Es misteriosamente sorprendente cuantos liberales son acriticos con el actual sistema económico, en el que asistimos al menos libre de los mercados que quepa imaginar, cuando pocas veces las personas que lo integran han sido menos "ciudadanos", es decir, menos "libres" y menos "personas", y donde la cuestión fundamental de la sostenibilidad física de un "crecimiento" considerado como ilimitado es confinada a los reductos "de la última intelectualidad soviética viva: la francesa".

Joder, otro gallo le hubiera cantado a este país si tuviera una décima parte de la conciencia critica francesa y una centésima parte de su noción de "ciudadanía". Cruzar los pirineos no para disfrutar de sus maravillosos paisajes, sino para no ver esos espantosos e innumerables bosques de grúas, ha sido uno de los pocos placeres que durante estos años de locura nos han quedado a algunos españoles.

Ian Curtis dijo...

Aggh, la gente como Terencio mola: es como ver un documental en vivo, de Stalin o de Beria, o de Sartre. O el aparador de mi abuela. Tan bonitamente viejo. Tan pasado. Tan moonooo. Vintage.

Eres profesor de universidad? Dime que sí, por Diosss!


Santi:
En el instituto no hay muchos de esos, no? Yo no recuerdo a ninguno... no sé si tuve suerte. Nah, definitivamente es una cosa de universidad, y en proceso de extinción... Los nuevos que entran simplemente son analfabetos. A mi profe (profa, que diría Aído) de veintitantos tuve que explicarle los precios relativos y absolutos, porque los explicó al revés, y no rectificaba, hasta que tuvo que mirarlo en Google (sic) y me dio la razón; juro que no me lo invento. Precios reales y absolutos: es un conceto de bachillerato, ni siquiera de 1º de carrera.

Otro el otro día (éste talludito) explicó que los Credit Default "Servers" son los que han causado la crisis, y son muy malos. Pasé de explicarle el proceso de expansión crediticia y tal, sin la que pocas burbujas se pueden dar, y son causadas por los entes públicos, y que son Credit Default SWAPS. Llevaba 'Economía en una lección' de Hazlitt en la mochila, me dieron ganas de prestárselo. No hice nada de eso porque no me gusta suspender por listillo, lo de la chica de los precios era porque fue demasiado y la gente lo estaba apuntando como verdad revelada, luego lo ponen en el examen y cateo por ser el único en ponerlo bien.

A. Chena dijo...

Creo que fueron los de Muchachada Nui quienes definieron a de Prada como un señor joven que viste como un viejo, habla como un viejo y dice cosas de viejos. Y yo añado que en buena medida eso se aplica a todo Intereconomía. Es como ver Cuéntame en vivo y en directo.

Por cierto soy de Granada y también he visto el anuncio contra la prostitución. Me quedé de piedra.