"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

sábado, febrero 12, 2011

En el centenario de Ronald Reagan



"Ronald Reagan era un hijo de puta, pero era nuestro hijo de puta." Así comienzo el artículo sobre Reagan en Libertad Digital. Luego me controlo un poco y finalizo recomendando lo que mi padre hubiera denominado "un películón", Código del hampa (The Killers, 1942), inspirado en Los asesinos, de Hemingway.










3 comentarios:

A. Chena dijo...

Pues sí que te pone el Reagan...

Yo como liberal desde luego no lo clasificaría entre los nuestros. Por supuesto todo es opinable pero que se triplicara la deuda pública en sus ocho años;ante el crack de la Seguridad Social se le presenta la oportunidad a nuestro liberal de acabar con ella ¿qué hace? La salva. ¿Cómo? Aumentando las cuotas; ¿Un poquito de deregulación al menos? Nada, de nada. Toda la desregulación (especialmente en el gas y el petroleo) es de la época de Carter; ¿libre comercio? ¡La administración Reagan fue la más proteccionista de la historia de los EE.UU! ¿Quién llevó la War on Drugs hasta extremos antes nunca vistos? Nuestro amigo Ronnie.
En fin, podríamos seguir toda la mañana.
Sus ocho años se resumen en: retórica libertaria, política estatista.
Por cierto, considero que, aún con sus defectos, Gore Vidal es bastante más libertario de lo que fue Reagan.

Libertariano dijo...

Reagan se estrelló durante varios años en su intento de alcanzar la presidencia y presenció de primera mano el desastre de Goldwater, al que apoyó. Por ello se convirtió en un político que combinaba sus ideas con la posibilidad de aplicarlas. Lo que diluye los programas maximalistas, sean conservadores, liberales o socialistas...

A. Chena dijo...

No me interpretes mal. Soy pragmático como el que más. Pero sinceramente pienso que Ronie no era liberal.

Margaret Thatcher decía ser liberal-conservadora y actuó como tal. Reagan decía ser lo mismo y no hizo nada para demostrarlo.

¿Fue por la composición del Congreso? Lo ignoro. ¿Fue por qué como decían otros era incapaz de tomar decisiones y se apuntaba a las de otros? No lo se. Pero lo que se es que en un político lo que cuenta es lo que hace no lo que dice.