"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

sábado, julio 02, 2011

Juego de tronos, de la HBO

En Libertad Digital critico la serie de la HBO Juego de tronos, sin duda el gran bombazo de la temporada.




PD.  La chica de portada del blog es la bella y bestial nínfula Daenerys Targaryen.

PD.  La reacción de Hitler, un hooligan de la serie cuando se entera de un giro sorprendente tras el cap. 9


19 comentarios:

Álvaro Quintana dijo...

Khaleesi para los amigos...

spartan dijo...

Joder, el último capítulo ha sido genial, con la Khaleesi y los dragoncitos.

¡No puedo esperar a que empiece la segunda temporada!

Por cierto, ¿qué personaje os gusta más? (a parte de la Khaleesi y la reina que también está para mojar pan, XD). Un amigo y yo coincidimos en que el el enano (Tyrion) de la familia Lannister es un crack. Creo que Lord Snow, el bastardo de los Stark también dará juego, así como la hermana pequeña espadachina. Y es de suponer que los Targaeryan subirán a primera con la vuelta de los dragones.

Veo que a S. Navajas -por la crítica en LD- no le parece una serie tan, tan buena. Yo pienso que realmente la primera temporada tampoco ha sucedido mucho más que la presentación de los personajes, pero aún así me ha gustado mucho, y creo que en la segunda temporada es cuando la serie dará de sí, con la llegada del invierno y los dragones. Ya veremos.

Por cierto, S. Navajas también cita "The Killing" en el artículo de LD. La recomiendo, a mí me ha gustado bastante.

Anónimo dijo...

En su crítica en Libertad Digital a la serie Juego de Tronos, ha pecado usted de un desconocimiento profundo hacia la novela. Me parece muy bien que usted no se haya leído los libros (lo dice abiertamente y tacharlos de Harry Potter para adultos es de ignorantes) pero, ya que no lo ha hecho, absténgase de compararlos, habla sin saber...

Anónimo dijo...

Tyrion es de los mejores, es impresionante lo que hace para salir adelante ese hombre, con la dificultad que tiene de su enanez. Le ayuda ser rico, claro. Pero es que lo mejor es que Tyrion no es pérfido o malvado, es el típico neutral. No es malo como su hermano, tampoco es un santurrón, es normal.

Y el que enseñaba esgrima a una niña, ese me gustó mucho, mucho.

Santiago Navajas dijo...

Cierto, el maestro de esgrima es un personaje ideal, me recordaba al gran Iñigo de Mendoza de la Princesa Prometida.

Álvaro, como diría el gran López Vázquez a la Khaleesi "Un servidor, un amigo, un esclavo, un siervo."

Esta serie se la llevan las chicas de calle, las dos rubias, of course. Cersai tiene un morbo importante y uno desearía un duelo a muerte entre la Lannister y la dragoncita. Así como imagina uno un matrimonio entre esta última y el enanito, sobre todo ahora que la rubita ha aprendido a hacerlo como las putas que tanto le gustan.

Para la segunda temporada espero que se centren más en la cuestión filosófica del poder, que está ya esbozado.

Y respecto a la novela durante las dos semanas que me voy a pasar en Inglaterra me pongo de penitencia leerla en VO, y si me tengo que comer la comparación pues sin problema.

Saludos

Anónimo dijo...

Me da la sensación de que se deja llevar usted por los prejuicios en su crítica: llamar a Ned Stark unidimensional es, cuanto menos, discutible. Resulta cuanto menos curioso que, pese a tratar con displicencia a la mayoría de los personajes secundarios, vaya usted dándoles méritos poco a poco: Varys, Pycelle, Tywin Lannister... y fíjese, hasta los santurrones Catelyn y Robb Stark. Personalmente, creo que, pese a algunos momentos titubeantes, los últimos tres episodios son extraordinarios, a la altura de las mejores series de la HBO (al menos, las de su estilo: hablo de Deadwood y Roma).

Santiago Navajas dijo...

Más que por prejuicios es posible que por una inconsistencia no explicada en la mayor parte de los Stark, de una ingenuidad inverosímil. Una cosa es hacerlos buenos y otra muy diferente hacerlos tontos. A eso me refiero con su unidimensionalidad.

Esos momentos titubeantes que mencionas es lo que a veces me ha hecho desconectar de la serie, aunque dado que abundan los brillantes es por lo que recomiendo seguir con ella. La comparación con Deadwood y, sobre todo, con Roma son francamente excesivas... por el momento.

chrisis dijo...

Vaya basura de crítica, culebrón medieval? Para adolescentes con ínfulas? Tú sí que tienes ínfulas, chavalote.
Ahora resulta que no te gusta porque los personajes no son tridimensionales y porque no se han gastado la pasta en las habituales batallitas que estamos hartos de ver, como se pueden decir tantas chorradas!
Y lo más triste es que se nota perfectamente que las dices para hacerte el listo, pero para cualquiera que haya visto la serie, solo quedas como un amargado.
Como habrás podido apreciar no comparto tu opinión, y me da que en el fondo es a ti al que le gusta harry potter.

Anónimo dijo...

¿Harry Potter para adultos? Hombre si, y el señor de los anillos supongo que es beowulf para niños....

Demasiados prejuicios amigo. Si se hubiese leido las novelas vería que de "buenos y malos" menos de lo que usted piensa. Se va a llevar varias sorpresas le adelanto. En cuando a la unidimensionalidad de los personajes, hombre es un poco pedantorro y pretencioso hablar en esos terminos para un aficionado a las series de TV americanas, aunque sean de la HBO, que no se distinguen precisamente por ser el paradigma de la sutileza....

Pero en fin supongo que no le gusta el genero fantastico. Para usted algo propio de adolescentes. Prefiere las series "para adultos" como la excelente "Los Soprano" o la sobrevalorada "Madmen". Pero oiga a cada uno lo suyo. Y no saber reconocer la calidad en una pelicula para niños como "Toy Story" o "Ratatouille", es tan sintomatico de miopia como no hacerlo en otra más adulta.

Y de Falcon Crest poquito, precisamente las críticas que se le hacen al autor son "beber" demasiado en otras historias para nada fantasiosas ¿Le suena la guerra de las Dos Rosas? Los Stark, Los York, Los Lannister, Los Lancaster, el deforme y jorobado Ricardo III. El muro de Adriano...

Ahora va a resultar que lo mejor de la serie es que a usted le pone palote uno de los personajes más flojitos de la serie como es Daenerys o la "fea" Cersei que no se corresponde para nada con la que debería ser una belleza casi irresistible de la novela y que explica muchas cosas...

En fin, muy malos los prejuicios oiga, y más para un crítico.

Espectador dijo...

Las novelas de la Canción de Hielo y Fuego son increíbles. Me aburren las novelas o películas en las que, por apurada que sea la situación del protagonista, uno sabe de antemano que saldrá de ella porque para eso es "el prota". Aquí en cambio nadie está a salvo. Los personajes más simpáticos caen como moscas, como en la realidad, en la que ser "el bueno" no es garantía de triunfo.

Por otra parte, los malvados demuestran a veces una humanidad sorprendente. Salvo Cersei, su padre y los traidores del banquete de sangre en que es asesinado el joven Stark, casi no hay malos totalmente malos. Eso si, en un concurso de traidores sería muy difícil otorgar los premios.

La Guerra de las dos Rosas, en las que los cabezas de ambas facciones murieron también como chinches y las traiciones y cambios de bando eran lo más frecuente, es una clara fuente de inspiración de la serie. Recomiendo leer los libros sobre la batalla del Domingo de Ramos (Palm Sunday) y sus antecedentes y consecuencias. Fue la batalla más sangrienta y sin cuartel librada nunca en suelo inglés (28000 muertos sobre una población total de tres millones); hasta la primera guerra mundial no volvieron a morir nunca tantos ingleses en un solo día (pero sobre una población diez veces mayor).

A. Chena dijo...

Más que Harry Potter para adultos, yo calificaría la serie de Señor de los anillos con sexo, palabrotas y sangre. Me encanta la serie y es sorprendentemente fiel a los libros.

Coincido con algunos en que lo mejor es el hecho de que nadie está a salvo de morir. También me gusta el hecho de que no haya un único protagonista. ¿Los mejores? Sin duda los Lannister, especialmente Tyrion.

Por cierto, si la unidimensionalidad de los Stark te desagrada, las novelas de Ayn Rand te deben resultar insoportables ¿No? A mi desde luego me lo parecen.

Anónimo dijo...

Sr Navajas, volvamos a sus llamadas "inconsistencias": ¿Cree usted que el comportamiento de Ned Stark, un hombre que intenta ser noble en un mundo corrupto, es "inconsistente"? Ésa es la gran paradoja (y el terrible mensaje) de la novela, que la serie capta sorprendentemente bien: por el honor, Stark se condena a sí mismo y a su familia. Terrible paradoja que, por cierto, no encuentro en Roma, por ponerle un ejemplo.

Anónimo dijo...

No olvidemos que Ned, noble caballero, devoto seguidor de las leyes y, por tanto, pésimo político, preso en el calabozo, se debate entre su estricto sentido del honor y el amor por su familia. Al final se deja convencer por el Eunuco y se declara culpable, aunque ya no le sirva de nada.

Así que, de personaje unidimensional, nada.

Pero es el referente y contrapunto moral imprescindible que necesita una historia tan repleta de personajes amorales e inmorales. Un superviviente de mil batallas que no dura mucho en ese nido de víboras que es la corte del reino.

Por otro lado, Santiago, has ido a topar con la raza más intransigente que pulula por internet: los fanboys.

Ándate con ojo ;-)

Espectador dijo...

Continuando lo dicho por Anónimo de las 11 46.

Hasta en esto se parece Stark al duque de York, que según muchos autores, llevado por su sentido del honor y de la lealtad hacia sus hombres tomó decisiones que al final le costaron la vida y le llevaron a adornar con su cabeza los muros de la ciudad de York.

Aunque como todo personaje real, no era precisamente un ángel, y era capaz de ser inmisericorde con sus enemigos. En esto los Stark de la serie son mucho más ideales, quizás excesivamente, lo que hace más traumática para el lector su muerte.

Por cierto, encuentro muy divertida la adaptación de Hitler enterándose de la muerte de Stark. Casi tanto como la anterior versión de la misma escena quejándose de las dificultades para hacer este año la Declaración de la Renta, que era insuperable.

Anónimo dijo...

Continuando el último post: ¿es más honorable que York? Quizás, aunque también es cierto que le corta la cabeza (muy solemnemente) a un pobre diablo que era inocente (porque lo que decía era cierto), para luego acabar de manera similar. ¿A quien a hierro mata a hierro muere? Por cierto, independientemente de lo anterior, grandísima interpretación de Sean Bean, para variar.

Anónimo dijo...

Adjunto enlace del último episodio en el que se muestra que el personaje más "unidimensional" no lo es tanto. Estoy hablando de Sansa. Aparte de que la escena es una maravilla, fenomenalmente interpretada y escrita, deja en entredicho la tan cacareada "inconsistencia".
http://www.youtube.com/watch?v=nRoVIpczcrY&feature=related

Anónimo dijo...

Sansa es unidimensional porque tiene que serlo: una adolescente tonta y consentida. Hasta que el tajo de una espada acaba con su padre y su juventud.

Anónimo dijo...

Bastante de acuerdo con la crítica de Juego de Tronos, pero en realidad comento aquí por la reacción de los fans: Cada serie tiene los seguidores que se merece, y si Juego de Tronos suscita rabietas como éstas...

Personalmente, me he tragado la primera temporada y no me pierdo la segunda. La serie está muy bien y mi favorito es, por supuesto, el enano. Pero compararla con Deadwoood o Rome es muy exagerado... Y a lo que iba: he visto críticas muy negativas a Deadwood, por ejemplo, que es muy superior a esta serie, y los fans han pasado de todo, lo que denota su superioridad moral: no nos importa lo que otros opinen de nuestra serie favorita, sabemos que es la mejor y todo lo demás nos la suda. No ocurre lo mismo con los fans de Juego de Tronos... Se ofenden por la opinión de alguien que no conocen, y que en ningún momento falta el respeto a nadie, y que incluso aprecia la obra... aunque no la considere una obra maestra. Y entonces, los fans, se enfurruñan...

Y no voy a leer los libros, porque mi interés no va más allá.

Paquito.

Anónimo dijo...

Me parece mentira la tiranía de algunos a la hora de evaluar las críticas negativas, como si Juego de Tronos fuera algo así como un dogma televisivo que todos hemos de aceptar sí o sí. Ni me ha gustado la novela (La he abandonado en la página 300 porque sus personajes me parecen insustanciales) ni pienso seguir viendo la serie (que también juzgo de culebrón medieval con alardes puramente estéticos). Ahora a difamar, que algo queda.