"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

miércoles, febrero 01, 2012

La Educación para la Ciudadanía (socialista) ha muerto, ¡viva!

En Libertad Digital escribo sobre los orígenes ideológicos de la Educación para la Ciudadanía, una asignatura necesaria en cuanto que enseña los fundamentos teóricos y prácticas de la convivencia cívica y política.  Cuestiones tan básicas para los alumnos como que no hay tirar el envoltorio del Bollycao al suelo o que la democracia, como decía Popper, es un invento institucional magnífico para cambiar de gobierno sin derramamiento de sangre.



Sin embargo, los socialistas, liderados por Peces Barba y la Fundación Cives (que diseñó tanto la letra como el espíritu de la asignatura), pretendieron convertirla en una catequesis sesgada hacia un proyecto político particular (el suyo).  Y es que, no hay que olvidarlo, EpC no es sino la punta del iceberg de la contaminación ideológica de la que están afectados una buena parte de los centros de enseñanza públicos, infiltrados de lo que Antonio Gramsci denominaba "intelectuales orgánicos", del tipo de pseudo "organizaciones no gubernamentales" que bajo la excusa de la solidaridad y la igualdad organizan cursillos anticapitalistas, antiliberales y antidemocráticos.



PD. En Twitterlandia:

Educación Cívica y Constitucional es un equilibrio liberal entre la Escila adoctrinadora socialista y la Caribdis inquisidora vaticanista

RT @Alvaroquinn: No sé si conoce usted el espléndido Reeducación para la ciudadanía d Albiac en tv http://videos.libertaddigital.tv/c.php?op=videos&texto=&fecha=&id_programa=67&id_seccion=&num=1

@quintanapaz La contaminación ideológica en los centros públicos, de corte gramsciano, es alucinante y asumida. EpC es la punta del iceberg

@quintanapaz me dijo el rector de Universidad de Jaén que la EpC tenía que ser una "religión laica" ( = catequesis progre )

Ciudadanía en la práctica no era adoctrinadora por la profesionalidad de los profesores de Filosofía e Historia. Y a pesar del Gobierno

La Educación Cívica y Constitucional es algo, de lo poco, que colocar en el haber de Rajoy por ahora. Bien por la honestidad de @JIWert

Los profesores de Filosofía estuvieron en contra del intento del PSOE de convertirlos en catecúmenos progres en Ciudadanía

Educación para la Ciudadanía era un invento adoctrinador (y de negocio) de Peces Barba y la socialista Fundación CIVES


PD.

9 comentarios:

Spencer dijo...

No creo que la asignatura de Educación para la Ciudadanía sea necesaria, ni siquiera planteada como una asignatura neutra, sin contenido ideológica. Evidentemente es nefasto que se adoctrine a los chavales, pero considero positivo que se quiten horas a asignaturas como Historia o Matemáticas, por enseñar que no se puede tirar el envase del bollycao, algo que, más bien, deberían enseñar los padres, no los profesores. El problema de la educación pública es que se pretende enseñar de todo, y al final los chavales salen sin conocimientos, ni siquiera generales.

Un saludo.

Juan Romero dijo...

En el fondo es la batalla de las ideas, que la derecha no da nunca y la izquierda no para de hacerlo.

Saludos.

jose manuel dijo...

Sencillamente porque no han eliminado la asignatura. Que me expliquen para que sirve cuando los niños necesitan más horas de lengua o matemáticas en los colegios, simplemente es una perdida de tiempo. Y con cambiar el nombre no signfica que sea la misma inutilidad que antes.

No veo claro las reformas quevan a mejorar. Obligar a los niños a cursar un 1 de bachillerato obligatorio cuando ya no quieren seguir hasta los 16 años en el colegio, de verdad no le veo el beneficio.

Santiago Navajas dijo...

Precisamente se trata de que por parte de la derecha se de ejemplo de cómo es posible una enseñanza de ética que esté libre de sesgos partidistas y adoctrinadores. Lo mismo que sucede con las Matemáticas, la Historia o la Biología, por cierto. El dilema Matemáticas versus Filosofía o Ciencias versus Letras es un falso dilema como muestra de forma paradigmática la web edge.org o la obra de científicos como Pinker o de filósofos como Dennett. Es decir, que tanto la matemática, como la lengua o la biología o la filosofía forman parte del acervo básico de lo que constituye una persona educada.

Y es evidente viendo el estado de las calles españolas, sucias de papeles y graffitis, que los fundamentos morales básicos de la sociedad española, en general, dejan mucho que desear.

Desde un punto de vista liberal el papel de la educación público está recogido por extenso en la obra de Adam Smith, Hayek o Friedman.

jose manuel dijo...

El problema de ver calles llenas de papeles y todo tipo de basura no lo tiene que resolver la escuela, ese es el problema. Es falta de educación por parte de los padres de esos niños. yo lo veo en mi calle todos los días, niños de mis vecinos salen a la calle a jugar y tiran los papeles al suelo si ningún remordimiento. En la escuela se repite un día si y un día no que debemos de tirar las cosas en la papelera, que si el reciclaje. Llegan a su casa en incluso yo lo he visto a la salida del colegio y tiran los peples al suelo sin problemas. Es un problema social, la escuela no puede resolver esto.Pretenden que la escuela se encargue de todo: Educación moral, ecología, sexual, valores, igualdad y al final la instrucción está desapareciendo de las áulas, no se puede pretender que los maestros asuman la función de los padres.

Santiago Navajas dijo...

Es una cuestión José Manuel de porcentajes. Estoy de acuerdo contigo en que la función de la institución escolar tiene más que ver con la instrucción, como apuntas. Y que una asignatura de Ética su función primordial es enseñar las diversas teorías que sobre la moral se han diseñado, de Aristóteles a Nietzsche pasando por Kant. Que los alumnos manejen conceptos como el de eudaimonía, imperativo categórico o eterno retorno.

Y que no es misión de la institución escolar transmitir ninguna moral en particular que para eso están los padres. Por mi parte me "vanaglorio" de que mis alumnos no sepan, por el contenido de mis clases, mi orientación ideológica concreta porque creo que la función del profesor es ayudarles a hacer más fuertes y complejas sus posiciones -sean fascistas, comunistas o liberales- y no tengo que tratar de modificar su punto de vista sino, en todo caso, que ellos mismos los modifiquen cuando les exija que sean coherentes con sus posicionamientos.

Pero de todos modos, siempre queda un tanto por ciento mínimo de educación cívica, lo de tirar papeles al suelo, que no veo problema para que colaboremos con las familias que, además, en gran parte te lo piden y resulta ser una externalidad positiva para el resto de la sociedad.

Un saludo

alfredo hinojosa dijo...

"Y es que, no hay que olvidarlo, EpC no es sino la punta del iceberg de la contaminación ideológica de la que están afectados una buena parte de los centros de enseñanza públicos, infiltrados de lo que Antonio Gramsci denominaba "intelectuales orgánicos", del tipo de pseudo "organizaciones no gubernamentales" que bajo la excusa de la solidaridad y la igualdad organizan cursillos anticapitalistas, antiliberales y antidemocráticos."
Soy como usted, profesor de enseñanza secundaria en Andalucía, señor Navajas, y me sorprende encontrar una tonteria como ésta en sus escritos: he impartido clase en una decena de institutos públicos, y en general me he encontrado unas salas de profesores bastante plurales que comparten un saludable antilogsianismo. Decir que ciertos grupos predican en ellos el anticapitalismo y la antidemocracia es un disparate delirante, al no ser que se refiera al colectivo formado por los profesores de religión.
Aprovecho para felicitarle por sus escritos, que disfruto desde la discrepancia, y en especial sus críticas de cine: son excelentes.
Un saludo

Santiago Navajas dijo...

Los profesores de Filosofía somos especialmente sensibles al paradigma de manipulación ideológica y a la presión izquierdoide al que están sometidos los institutos. Por ejemplo, la última organización que ha tenido cancha libre en mi centro para adoctrinar a los alumnos con la excusa de propagara la "solidaridad" y tal

http://pazcondignidad.org/

Por supuesto, que como en otras ocasiones, repetidas todas los años me he negado a que una secta política pueda entrar con impunidad y alevosía a hacerle un lavado de cerebro a los alumnos con sus consignas y pancartas.

En general, es de vergüenza cómo desde la derecha, con crucifijos y clases de religión, y desde la izquierda, con agit-prop y adoctrinamiento vía ONGs, se trata de influir en los alumnos. Cuando los institutos estatales deberían promover la enseñanza objetiva, neutral, objetiva y científica.

Por no hablar de la enseñanza universitaria. Acabo de terminar la licenciatura de Antropología Social y Cultural en la UNED que, salvo excepciones, es un compedio vulgar y brutal de ideología pseudomarxista. Y es algo que me denuncian sistemáticamente mis exalumnos que cursan carreras como Sociología, Ciencias Políticas, Trabajo Social, etc.

alfredo hinojosa dijo...

He de decirle que también a mi como profesor de Geografía e Historia me subleva como intentan convertir mi asignatura en una especie de Formación del Espíritu Nacional;aunque siguen pareciéndome un tanto exageradas sus denuncias, estoy totalmente de acuerdo con usted en lo que debe ser un centro público.
Un saludo