"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

viernes, mayo 04, 2012

La cocina española en el Top Ten de la restauración mundial

En Libertad Digital he escrito las crónicas de dos de los tres restaurantes españoles que están en el top ten de los mejores restaurantes del mundo:  Mugaritz y Arzak. También del rey español indiscutible e indiscutido de la gastronomía mundial, todavía de "vacaciones".  Esta situación es extraordinaria (no hay ningún francés, los hasta hace poco dominadores de la gastronomía mundial, ver Ratatouille) y como no podía ser menos en este país tan cainita y envidioso, ya están los mediocres y los catetos patrios clamando contra la lista patrocinada por San Pellegrino (discutida y discutible como todas) y contra la gastronomía creativa mientras vociferan con la boca llena de cocido grasiento.


5 comentarios:

Igor Zarranz dijo...

Berasategui mediocre? Hmm, me parece que no, Santiago

Santiago Navajas dijo...

Acabo de leer lo de Berasategui. No me refería a él concretamente. Conozco su cocina, he estado en Lasarte, y es uno de los grandes. Pero aquí me parece que se mueve por las mismas razones personales que en su día le hicieron meter la pata a Santi Santamaría. Porque él critica la San Pellegrino, donde está entre los 100 primeros de todos modos, pero defiende la Michelín, donde sale genial. Y sabrás que la Michelín está tan contestada como la lista San Pellegrino.

En este caso, Berasategui es uno de los españoles que se equivoca al tirar piedras contra el tejado de la cocina española.

Es un gran creativo y un gran cocinero, pero sí, es mediocre al criticar una lista en la que no sale tan beneficiado como otros españoles al tiempo que salva otra lista que sí que lo pone muy bien. Hay que estar a las duras y a las maduras...

Jeremías Johnson dijo...

En esta entrada falta algo, Santiago. Cuando hablas de "los mediocres y catetos patrios", "con la boca llena de cocido grasiento", ahí debería haber un enlace o dos para ilustrar esas frases con ejemplos. De otro modo, no sabemos a quién te refieres exactamente, y suena como un acceso de paranoia.


Aquí, todo el mundo es mediocre. Según dejó dicho Isidoro Lamas en este blog con ocasión del debate sobre Ágora, también el autor de este blog es un mediocre.

Me pregunto qué hay que hacer para no ser un mediocre.

Yo puedo soportar ser un raté, un loser, un infeliz, un hortera, un cabrón con pintas, pero ¿un mediocre? Oh, no, eso sí que no. Antes muerto que mediocre.

Anónimo dijo...

¡Cuánto daño ha hecho Arcadi! Los imitadores repiten su discurso o parten de él. Y todo mezclado con cierto esnobismo vanidoso

Y claro, cómo vamos a sacarle punta a esto de pagar 250 euros por una comida. Mitifiquemos (como con los toros, el arte, silencio). No busquemos las cosquillas ni pongamos a 3 autores de referencia para apoyar lo dicho. Y nos destripa Disney el pollo. Con título sensacionalista y todo. Para atraer a los grasientos.

Y soy uno ellos. Yo también pequé en Lasarte.

Santiago Navajas dijo...

Jeremías, las referencias "grasientas" son a los gestos y comentarios despectivos que me encuentro generalmente cuando trato de comentar alguna planteamiento "creativo" respecto de la cocina. Como si el bocata de chistorra y la tortilla deconstruida fueran incompatibles. En este sentido Adriá es un ejemplo de tolerancia y sabiduría.

A la cocina le sucede como al cine "artístico", que tiene que luchar contra los prejuicios de aquellos que como Homer Simpson se han colocado un lápiz en el cerebro y ahí están tan contentos, comiendo el mismo plato de siempre, lo que es legítimo, pero además molestándoles que otros cambien de menú alguna vez, iniciando tradiciones nuevas.

En fin, en su momento, estos enemigos de la innovación criticaron la torre Eiffel por hortera. Ahora se hacen fotos con ella al fondo...