"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

martes, enero 06, 2015

La Mezquidral

En el Diario Córdoba se publica mi art. sobre el cainismo cateto en el que están enfrascados en Granada y Córdoba los sectores más radicales y casposos de la ciudad a cuenta de sus tradiciones, de Isabel y Mariana a la Mézquita y la Catedral.




Se unen en las disputas tres de las más peligrosas "creencias" en las que incurren los habitantes de todas las culturas: el nacionalismo (esa forma perversa del patriotismo), la religión (la versión patológica de la mitología) y la ideología (la dimensión alienada de la política).  Está bien que se honren las ideas y hábitos de los ancestros siempre y cuando no se conviertan en un lastre que impidan el surgimiento de nuevas ideas y hábitos, por un lado, y se sometan al control de la razón.  Por otro lado, no podemos vivir sin ídolos pero siempre y cuando sirvan para multiplicar nuestras potencialidades y no nos suman en la miseria moral, la decadencia política y la cutrez estética.

En Ida, la película de Pavel Pawlikowski que se ha convertido en el gran triunfadora del cine europeo este añose da cuenta de la suma de esas debilidades de la mente humana a través de una inocente novicia enfrentada a las diversas idioteces culturales que conducen a los seres humanos por el camino de la anomia y el enfrentamiento.  Y, claro, la elección está clara...




PD.  El Córdoba le gana al Granada.  Mezquiteños 2 - Alhambreros 0



5 comentarios:

Elentir dijo...

En Córdoba una administración pública pretende expropiar lo que es propiedad de la Iglesia Católica desde hace ocho siglos, y aquí lo liberal, por lo visto, es adoptar una postura equidistante entre quienes defienden el derecho a la propiedad privada y quienes pretenden pisotearlo desde el poder político. Y luego aún habrá quien necesite sesudos análisis para averiguar por qué en España el liberalismo no levanta cabeza...

Anónimo dijo...

Alguien que afirma que la religión es la versión patológica de la mitología deja claro su nivel cultural. Típico juntaletras del solar hispano, con la novedad de que el Islam no parece molestarles gran cosa.

Santiago Navajas dijo...

En absoluto. La cuestión de extrema derecha e izquierda tiene que ver con la patología mitológica y política que menciono en el blog, que lleva al fanatismo intolerante. Tan torpes y buitres fueron los que quisieron eliminar la denominación de "Mezquita" del monumento como buitres y torpes fueron los que quisieron llevar el tema a la expropiación de la Catedral para sacar un rendimiento económico ilegítimo. Lo mismo que en Granada están los que convierten lo español en un dogma frente a los extremistas de enfrente que lo convierten en un anatema. Lo liberal en este caso consiste en un "desencatamiento" de los mitos religiosos y políticos, domesticando -es decir, civilizando-, a cristianos y musulmanes, a falangistas de derechas y de izquierdas (denominados "podemistas"). La única equidistancia liberal que cabe es la beligerante contra los fans del poder idiotizante de las instituciones que detentan el poder contra la soberanía individual, sean las iglesias y/o los estados. En España, desafortunadamente, hay mucho falangista vaticanista que instrumentaliza el liberalismo como una defensa eclesial contra el Estado depredador. No es mi caso, afortunadamente, para consternación de meapilas, capilltitas y demás fauna supersticiosa.

Hooke dijo...

Bien....

Patología mitológica,...fanatismo intolerante,... torpes, buitres, extremistas, falangistas vaticanistas, meapilas, capillitas,...fauna supersticiosa....

¿Pretenderás que se establezca un debate civilizado y enriquecedor, tras esta muestra de educación y respeto para con el otro....?. ¿O simplemente te gusta oirte a ti mismo?.

En fín.

Anónimo dijo...

En esta ocasión Santiago, te has cubierto de gloria. No sé si habrá sido por falta de reflexión sobre el tema que planteas, algún trauma antiguo, pero tu artículo es el paradigma de aquello que cuestionas. De acuerdo al tono y calidad descriptiva del texto, ¿cómo podríamos describir tu posicionamiento?, ¿de Quisling cultural?, ¿jacobino de salón?, ¿aprendiz de Lunacharski?, ¿ingenuo multicultural?, ¿ignorante del Islam, del Corán, de los Hadizes, así como de las diversas escuelas jurídicas?.
Por supuesto que no eres ninguna de tales cosas, ni en ningún caso voy a visceralizar una discusión razonada, emponzoñándola con semejantes términos, ya que no conduce a nada, no es ético, ni tampoco estético. Sí que preferiría llevar una cuestión como esta (fundamental en el futuro de occidente, y escasamente analizada y debatida) a una discusión lógica y razonada para poder rebatir argumentos que el posmodernismo ha impuesto y que han hecho muchísimo daño a la sociedad (aunque aún no somos conscientes de sus efectos). Un abrazo.