"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

lunes, julio 13, 2015

Un referéndum griego para Casillas

Los padres de Iker Casillas han pedido un referéndum entre el madridismo sobre la salida del portero de la institución blanca. Como el de Grecia, han especificado. También podrían haber mencionado el de Cataluña que organizó Artur Mas dado que, como se recoge en la entrevista de El Mundo, el club de sus amores en la etapa post-madridista de Iker habría sido el FC Barcelona.   Del Grexit al Casillexit.


 La comparación está bien traída porque del mismo modo que el pueblo griego votó a favor del “No” a Europa, seguramente el madridismo se habría puesto de parte del que ha sido su portero en la consecución de las últimas Champions. Del mismo modo que los griegos han elegido la apuesta demagógica de Tsipras, la opinión pública madridista, siguiendo la opinión publicada en la prensa de Madrid, se decantaría por la opción sentimental encarnada en el marido de Sara Carbonero.



Aunque hay estafadores que pueden hacer caer en engaños debido a sofisticadas trampas que ocultan la realidad a los estafados, tanto en el caso griego como en el affaire Casillas lo cierto es que se ha producido más bien lo que el economista conductual Dan Ariely denomina una “trampa del deseo” o, más crudamente, una pura y dura irracionalidad. Es decir, la información relevante está a la vista para tomar las decisiones justas pero, aún así, gran parte de la gente prefiere la solución equivocada. Como una variante del “wishful thinking” (“creencias ilusorias”) y del “efecto placebo”, los griegos y seguramente los madridistas elegirían en un referéndum dejándose por las emociones en lugar de por la racionalidad.

 El caso griego es un caso de libro de conflicto entre beneficio económico y pautas morales. Dado que las exigencias económicas que deben acometer los griegos para salir del agujero negro financiero en el que ellos mismos se han metido son tan gravosas, han preferido creer en una conspiración satánica que los justificase heroicamente de no cumplir con sus deberes. De ahí el exabrupto de Varoufakis llamando “terroristas” a los acreedores (mientras les pedía más dinero).



 Por lo que respecta a las adhesiones casillistas cabe recordar lo que el periodista de la fordiana El hombre que mató a Liberty Valance le espetaba al senador interpretado por James Stewart cuando éste le relató la verdad de lo acontecido en el mítico duelo callejero: "Esto es el Oeste, señor. Cuando los hechos se convierten en leyenda no es bueno imprimirlos". El portero blanco se ha convertido en una leyenda en vida y es completamente imposible argumentar basándose en datos que desde hace unas cuantas temporadas no es el jugador que el Real Madrid necesitaba para su portería. Dado que el Real Madrid es más que un club, una unidad de destino futbolístico en lo universal de la globalización mediática, desde Di Stéfano a Raúl pasando por Butragueño y ahora Casillas, las salidas de sus estrellas siempre ha sido traumáticas cuando los dirigentes han debido anteponer los hechos a la leyenda.


 Tanto en un caso como en el otro, la gente “retuerce” la realidad para que se amolde a sus prejuicios morales, a sus sesgos emocionales. Y siempre sucede que paradójicamente a mayor deshonestidad objetiva, medida por la satisfacción de nuestros intereses egoístas, la indignación moral subjetiva, expresada en lloros y falacias, es mayor. Eppur (la democracia) si muove!