"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

martes, julio 20, 2010

Su reino no es de este mundo. Los curas de Cajasur

En Generación.net escribo acerca de la espantá de la curia católica que guiaba los destinos de Cajasur.  Es una vergüenza como en Andalucía la omertá de la mafia política, económica y periodística manipuló a la opinión pública haciéndole creer que la caja cordobesa se quedaría en Andalucía.  Una vez que MAFO en el Banco de España se decantó profesionalmente por la propuesta más eficiente, la de los vascos de BBK, inmediatamente lanzaron a las cuatro portadas la hipótesis de la mano negra y la confabulación judeo-vasco-nacionalista.



El fondo de la cuestión -que la tutela política de las Cajas de Ahorros está sacando a relucir así como la insurrección fascistoide de la clase política catalana a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut- consiste en la degeneración del Estado de las Autonomías, convertidas en un agujero negro presupuestario al servicio de unos intereses parasitarios por parte de una clase autonómica cada vez más alejada del pueblo.

Es urgente un rediseño del Estado administrativo en dos direcciones: por un lado, la vuelta al Estado central de alguna competencias básicas; por otra parte, un aumento competencial de los Ayuntamientos y las Mancomunidades de éstos que surjan espontáneamente.  Por ejemplo, Almería tiene muchos más intereses comunes con Murcia que con Sevilla.  Hay que acabar con el Estado de las Autonomías y comenzar un Estado de las Polis.  Pero esa será otra cuestión...

A ver si distinguís en menos de cinco segundos a los ex patronos natos del Cabildo catedralicio en Cajasur de los Reservoir Dogs de Tarantino preparando un robo a mano armada (los dogs, de los curas no hay pruebas)




PD. La chica del burka tras las rejas es Jeanne Moreau en Diálogos de carmelitas, la emocionante película basada en la obra de Bernanos sobre unas monjas sacrificadas en el altar de la Revolución Francesa. Es como Las trece rosas, pero en católico y en bueno.

8 comentarios:

Jeremías Johnson dijo...

"Hay que acabar con el Estado de las Autonomías y comenzar un Estado de las Polis."

Si las "polis" son como esta, no digo yo que no.

Por cierto, los chicos de Tarantino van más elegantes.

Libertariano dijo...

Entre las polis, ésta es la suprema:

http://www.youtube.com/watch?v=PuWQjaXLBhA

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

"Hay que acabar con el Estado de las Autonomías y comenzar un Estado de las Polis. Pero esa será otra cuestión..."

Con la "cultura política" existente en España eliminar las autonomías para sustituírlas por gobiernos municipales más fuertes, así: a pelo, es garantizar la disolución del Estado por la vía rápida. Después del cantonalismo no tiene sentido sugerir, en España, ese municipalismo o comunitarismo que vagamente perfila usted aquí a modo de panacea. Las formas administrativas no generan la virtud por sí mismas sino en combinación con otras muchas cosas. Y no sería la falta de identificación con el bien del Estado por parte de muchos españoles (algo tradicional en países latinos) sino que toda variación en la forma del Estado debería verse seguida con una reforma fiscal. Y en realidad ésta última clase de reforma podría por sí misma poner en orden a las actuales Comunidades Autónomas. Por otra parte, además del problema mostrado en el ámbito de la lealtad, los municipios no tienden a coaligarse espontáneamente con otros salvo en muy pocos casos: cualquier reforma de entidad en ese sentido deberá ser fruto de incentivos muy poderosos o por imposición del Estado central.

Menos fantasía que ya le llega con el cine.

Libertariano dijo...

Lo que hay que plantear desde una perspectiva racional e ilustrada es qué tipo de organización es la estrictamente necesaria sin aditamentos emocionales o reduciéndolos al mínimo.

Por supuesto, que en este planteamiento hay una dimensión utópica pero únicamente como método de trabajo, no como programa fuerte político.

Desde este punto de vista, lo único que sería necesario (teniendo a la vista el ejemplo de los EE.UU.) es el Estado europeo, los Estados "nacionales" y los Estados municipales.

Y la reivindicación de la polis como núcleo básico y fundamental de convivencia tiene una larga tradición en la filosofía política, desde Aristóteles al menos hasta el cantonalismo que señalas...

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

La idea de utopía, se proyecte ésta hacia el pasado o hacia el futuro, es diametralmente opuesta al progreso de la humanidad. Cuánto más lo será a cualquier clase de liberalismo que se defienda y que, en tanto tal, no puede ser dogmático.

El planteamiento federal norteamericano no vale para cualquier lugar o cualquier pueblo. Ya Tocqueville lo reconoce en su "La democracia en américa" respecto no sólo de los estados europeos sino de otros países del Nuevo Mundo (como México). Los sistemas no son panaceas porque en no poca medida son reflejo del carácter de los pueblos que los acogen. Baste decir que el carácter español es, cuanto menos, turbulento.

Evidentemente la idea de los núcleos municipales independientes es algo que fue, y es, del interés de muchos pensadores. Otra cuestión diferente es opinar sobre el sistema político actual de España (o cualquier país similar) y lanzar sermones varios en base a esas elucubraciones. Eso, como he dicho, se aleja de cualquier liberalismo razonable y entra en el campo del radicalismo facilón o la reflexión totalitaria de toda la vida (por decirlo con Popper). En realidad los problemas de España no radican fundamentalmente en la organización autonómica sino más bien en la falta de lealtad de los elementos cuasi-federales que constituyen el Estado (una deslealtad que va desde el vasco o catalán soberanistas a los señoritos navarros y murcianos antiabortistas). El problema es que cualquier forma de Estado, sea la que fuere, no se entiende o no se toma en serio por parte de los españoles. Así, lamentarse porque el actual Estado de las Autonomías no tenga un límite de expansión es, a la vista de la reacción al Estatut, algo chocante. Fuese cual fuese el límite que se intentase establecer (suponiendo que fuese políticamente viable) parece que sería de un modo u otro burlado. Qué decir en cuanto a un sistema municipalista (por cierto: el municipal es el mayor exponente de corrupción política, mucho más que el autonómico). Tarde o temprano dicho sistema desembocaría en un feudalismo caciquil tan simple como brutal (los de Villarriba odian mucho a Villabajo y no se sabe por qué) que dejaría en anécdota los problemas que plantean al comercio las normativas autonómicas actuales.

Claro que puede cualquiera puede teorizar en el vacío y luego prescribir soluciones. Pero esas soluciones, para alguien que se precie de informado y mínimamente prudente, no tienen ningún valor. Son poses, pedanterías y buenos deseos. Nada serio. Y así se está muy cómodo en LD, los saraos del IJDM y donde se tercie...

Jeremías Johnson dijo...

"lo único que sería necesario (...) es el Estado europeo, los Estados "nacionales" y los Estados municipales."

Santiago, lo del "Estado europeo" mi chirría bastante. ¿De veras crees que es posible una democracia supranacional? ¿que un "estado europeo" puede ser democrático, aunque tenga un parlamento, como si fuera la ONU? Yo no lo creo, y tampoco creo que Europa pueda ser una nación.

Boecio dijo...

Son precisas muchas reformas, pero a nuestros políticos no les interesan.

Por ejemplo, y a raíz del tema que tratas, sería conveniente una reforma del Estado de las Autonomías, de modo que se reduzcan las competencias de las comunidades autónomas y se cierre de una vez por todas el traspaso competencial; la educación, la justicia o la sanidad, por ejemplo, deben se de competencia estatal. Y por supuesto, que tenga prohibido el déficit público.

El número de municipios debe reducirse; no tiene sentido que en zonas de mucha densidad de población haya tantos ayuntamientos como es el caso de las llamadas áreas metropolitanas (Granada o Cádiz, por poner sólo dos ejemplos), cuando lo suyo sería un único ayuntamiento para toda esa población.

Y las cajas de ahorros hay que privatizarlas ya, y su “obra social” que la gestione quien sea a través fundaciones.

Pero claro, ¿qué hacer con tanto político que logra un sueldo como concejal, o delegado en alguna caja de ahorros?. Por eso estamos hablando de algo utópico, más barato, pero utópico al fin y al cabo.

Otra reforma interesante sería la de la ley electoral, estableciendo la circunscripción electoral única a nivel nacional para las elecciones al Congreso e incluso al Senado. O la forma de elección de los miembros del Tribunal Constitucional, o del Consejo General del Poder Judicial, para que sean independientes de verdad. Pero esto ya es otra historia que debe ser contada en otra ocasión.

Anónimo dijo...

¡¡¡ESCANDALOSO!!!

http://www.change.org/es/peticiones/al-tribunal-de-justicia-de-la-uni%C3%B3n-europea-cajasur-no-a-la-impunidad-de-los-responsables-de-la-quiebra-de-la-intervenida-cajasur-de-la-santa-iglesia-cat%C3%B3lica?javascript=false