"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

lunes, septiembre 19, 2005

Die Liberalen

Los liberales alemanes salen del armario. Westerwelle fue noticia en España cuando hizo pública su homosexualidad. Pero hoy su apellido será tan conocido como el de su reverso tenebroso, y mimado por las televisiones estatales españolas, el paleoizquierdista Oskar Lafontaine. Tras el 10% de los votos de Westerwelle está la Alemania del siglo XXI, mientras que Merkel, y sobre todo Schröder, aún procesan con los parámetros del paquidermo alemán del siglo XX (la seguridad frente a la libertad, en un país institucionalmente bismarckiano)

Alemania necesita un electroshock parecido al que realizó Margaret Thatcher en Gran Bretaña (y que dentro de poco necesitaremos en España, como anuncia The Economist). Los parámetros de la revolución liberal que proponen los liberales alemanes:

  • dar más libertad a la economía, liberarla de burocracia y trabas inútiles y bajar los impuestos.
  • flexibilizar el despido.
  • restar influencia a los sindicatos en la cogestión de las empresas por representantes de la dirección y de los trabajadores.
  • hacer posibles los acuerdos entre empleador y trabajadores para salvar empleos a través de la flexibilización de las condiciones laborales sin necesidad de atenerse a los convenios sectoriales o regionales negociados por los sindicatos.
  • eliminar la Agencia de Empleo, que consume miles de millones del erario público, y dejar esa labor a los ayuntamientos.
  • acabar con las costosas subvenciones que recibe la extracción de hulla y con todas las excepciones que aún existen en el sistema fiscal alemán.
  • introducir un sistema de tres tipos impositivos para el IRPF: 15%, 25% y 35%.
  • están en contra de la subida del IVA que defiende la CDU, del 16% al 18%.
Para la formación del Gobierno van a ser fundamentales, sin embargo, los Verdes. ¿Hacia dónde tenderán los vegetarianos políticos (no tienen demasiada proteína política)? Durante los años en el poder han sido capaces de hacer de su capa un sayo, o dicho de una forma más positiva: son eficientes y pragmáticos cuando hace falta. Así que a lo mejor son capaces de comprender, mayo del 68 queda muy lejos, que el mercado después de todo no es tan malo. Una alianza entre centristas, liberales y verdes parece imposible pero no me extrañaría ver a un ministro de medioambiente vegetariano abriendo, horror de horrores, una central nuclear.

Recordaba Carlos Rodríguez Braun que según Mises sólo había una cosa que unía a todos los alemanes: su odio al liberalismo (según otras fuentes Spengler, para el que el liberalismo ni siquiera era odioso, simplemente despreciable). Quizás esa tendencia histórica, ese miedo a la libertad que tanto mal les ha hecho (y les ha hecho hacer), comienza ahora a venirse abajo.

11 comentarios:

Der Spieler dijo...

Como siempre, buen análisis, Libertariano.

Una reflexión personal: efectivamente, los alemanes (la mayoría) siguen aterrados ante la posibilidad de un gobierno medianamente liberal. Si a las propuestas del FDP le sumas las más radicales de Kirchhof (el verdadero cataizador de esta campaña), obtienes una explicación sencilla de lo que han decidido los alemanes: antes pobres que liberales; virgencita, que me quede como estoy.

Por supuesto que me alegro con mis amigos del FDP en Bingen de los magnificos resutados obtenidos. PEro el "pueblo alemán" no está por la labor.

Der Spieler dijo...

Todavía no ;-)

lmb dijo...

Quizás muchos alemanes, viendo las consecuencias de la aplicación sostenida durante décadas de las políticas liberales en su TV al seguir los acontecimientos derivados del paso del huracán Katrina por Nueva Orleans, pensaron que el paraíso liberal no lo es tanto.

Libertariano dijo...

Otro argumento contra las televisiones europeas????

Ya estoy imaginando los dominicales del próximo año sobre Nueva Nueva Orleáns. ¡¡Milagro, milagro!!

¿O sugieres que un Estado Benefactor al estilo español o alemán, como insinuó no sé qué ministro, habría enfrentado mejor el desastre?

Más bien la catástrofe natural del Katrina pone en evidencia las carencias de los Estados Federales. Lo mismo que Guadalajara.

Por cierto, Alemania están pensando como centralizar aspectos descentralizados, por lo de la eficiencia pequeñoburguesa.

Belio dijo...

Cuelgo una reflexiones sobre los verdes y Europa de la boca de Cohn-Bendit. "Dani el rojo" que se va "anaranjando". Creo que sirven para el momento que vive Alemania (y Europa) no lo olvidemos. No veo a los Verdes con declaraciones así con los neocomunistas de Lafontaine pero todo es posible por ocupar las poltronas.

http://www.radicali.it/view.php?id=41135
"Ma molti dei loro temi appartengono ormai ai partiti più tradizionali. Tanto che numerosi osservatori si chiedono se i Verdi riusciranno a sopravvivere alla generazione del '68 che li ha visti nascere. «I prossimi anni saranno necessari per creare un partito liberale, libertario, socioecologico per la seconda parte di questo secolo», ha detto di recente Daniel Cohn-Bendit, il capogruppo dei Verdi al Parlamento europeo.

El movimiento antiglobalización esconde una vuelta al nacionalismo:
http://www.cohn-bendit.de/dcb/interviews?lang=en&ihd=308
"They believe that you can still run France as if it were the 1960s. They believe that the French "social model" must be the best, even if it is failing. There is a kind of undeclared nationalism of the left."


http://www.elpais.es/articulo.html?d_date=&xref=20050703elpdmgrep_2&type=Tes&anchor=elpdomrpj
"El horror es el liberalismo. Creo que hay una reducción del pensamiento que es peligrosa porque detrás del problema del liberalismo está el problema de la economía de mercado. No hay alternativa a la economía de mercado La economía de mercado puede desarrollarse de maneras muy distintas: hay una gran diferencia entre una economía social de mercado y una economía ultracompetitiva de mercado. Pero en el interior de la economía de mercado hay competencia. Hay quienes quieren salir de la economía de mercado. Y esta idea lleva a una tradicionalización del pensamiento político. La antiglobalización, que comenzó como una crítica totalmente lógica a una globalización no regulada, se reduce cada vez más a una ideología estatalizadora: es el regreso de la ideología del Estado todopoderoso, intervencionista a todos los niveles. Vuelve esa idea porque está claro que, frente a la globalización, frente a la incertidumbre, frente a la precariedad, frente al paro, la política social moderna no funciona. Y como no funciona se recupera la idea vieja de la protección estatal."

Libertariano dijo...

Gracias por los enlaces Belio. Si no lo leo, no lo creo

Belio dijo...

De nada Santi. Leerte es un placer.
Apuntabas creo que muy bien el lado pragmático de los Verdes alemanes y estos enlaces lo corroboran. O al menos Cohn-Bendit. Todavía ve problemas al libre mercado pero por lo menos denuncia el dirigismo estatal y el mito del modelo social europeo.
Creo que en algunos de los enlaces comenta que los analistas olvidan con frecuencia mencionar el No a la constitución europea de federalistas y liberales. El No radical como él lo denomina.

Libertariano dijo...

Para mi buen y socialdemócrata amigo lmb, sobre la relación Estado "liberal" y Katrina, copio y pego lo que ha copiado y pegado Johan Norberg:

20:35 - KATRINA: THE CASE FOR MARKETS AND A STRONG CIVIL SOCIETY:

Some have said that the disaster in New Orleans proves the need for big government. In Washington Post, Anne Applebaum thinks the opposite conclusion is more logical:

”But while it is true that the government´s relief effort looks set to dwarf anything it has tried before, consider what the actual experience of the disaster has already been – not theoretically, not on paper, but in practice. Listen, for example, to volunteers who prepared 92 boats to help evacuate people from the rooftops of New Orleans. They were ultimately kept out by Federal Emergency Management Agency bureaucrats because, among other things, they didn´t have life preservers. Or listen to the volunteers who organized 100 doctors to treat 400 sick people at a converted Baton Rouge warehouse – until they, too, were told by the government to shut down, reopen and then shut down again. Or to the hundreds of firefighters who, according to the New York Times, responded to a nationwide call for help and were then ‘held by the federal agency in Atlanta for days of training on community relations and sexual harassment,’ while women were raped and lives were lost in New Orleans.

…the worst failures of the past two weeks have been big-government failures. The biggest successes, by contrast, have come out of this country´s incredibly vibrant, amazingly diverse and fantastically generous civil society. Sooner or later, it will be impossible not to draw political lessons from that paradox.”

In New York Times, John Tierny has an explanation for this paradox:

”While Louisiana officials debated how to accept outside help, Acadian [a private ambulance company] was directing rescues by helicopters from the military and other states. When the Federal Emergency Management Agency´s paperwork slowed the evacuation of patients from the airport, Acadian´s frustrated medics waited with empty helicopters.

The company sent in outside doctors and nurses to the airport, where patients were dying and medical care was in short supply. FEMA rejected the help because the doctors and nurses weren´t certified members of a National Disaster Medical Team.

President Bush has promised to find out what went wrong and make sure the government has a better plan for the next disaster. But plans can do only so much. As the Acadian workers demonstrated, coping with a disaster requires the ability to improvise and break the rules - talents notably absent in most bureaucrats.”

And Thomas Sowell has another explanation:

”Well before Katrina reached New Orleans, when it was still just a tropical depression off the coast of Florida, Wal-Mart was rushing electric generators, bottled water, and other emergency supplies to its distribution centers along the Gulf coast.

Nor was Wal-Mart unique. Federal Express rushed 100 tons of supplies into the stricken area after Katrina hit. State Farm Insurance sent in a couple of thousand special agents to expedite disaster claims. Other businesses scrambled to get their goods or services into the area.

Meanwhile, laws prevent the federal government from coming in without the permission or a request from state or local authorities... The desire to make money usually gets people in gear faster than the desire to help others.”

Aparte del Katrina, ¿por qué en España una iniciativa como la de easyhotels sería imposible?

¡¡Saludos!!

lmb dijo...

Yo no creo que la iniciativa individual hubiera a) reunido los recursos suficientes para paliar los efectos del huracán y b) lo hubiera hecho en tiempo y estado de coordinación suficiente. Por otra parte, el dique que preservaba a la ciudad del lago anejo es, por definición (y eso lo estudiamos juntos, amigo) un bien público, y el análisis racional revela (¿te acuerdas del análisis de Hume de los pastos comunales, que se explica en teoría de juegos?) que, dejado a la iniciativa individual, el dique peta. En Nueva Orleans ha fallado el Estado antes y durante la crisis, pero creo que sólo desde los prejuicios ideológicos cabe decir que por exceso.

Volviendo a Alemania, el efecto de la llegada de Merkel y tus amigos liberales al gobierno sería doble. Por una parte, una aumento del crecimiento económico medio; por la otra, un aumento de las desigualdades, como se puede comprobar de un análisis de los índices de desigualdad: http://www.undp.org/hdr2003/indicator/indic_126_1_1.html (por cierto, el caso de Alemania seguro que recoje el efecto estadístico de la unificación). ¿A qué ritmo debe crecer la economía alemana para que a un votante de baja renta el efecto crecimiento le compense el impacto del aumento de desigualdad? Yo creo que la elección de los votantes de baja renta es racional: tienen más que perder que que ganar. Habrá que proponerles algo que les interese o, de lo contrario, no tendrán incentivos para apoyar a los liberales.

Libertariano dijo...

Ante este tipo de catástrofes no creo que el tamaño sea importante, sino más bien la coordinación entre las diversas Administraciones responsables. En Estados constituidos federalmente la tendencia será a quitarse el marrón de encima.

Por otro lado, y esto es característico de la sociedad pequeñuburguesa, acostumbrada a un destino cierto, y asegurado por Santa Lucía, desde la cuna a la tumba, este tipo de desordenes en la "normalidad" lo contemplan como una irrupción de lo irracional que no tendía que existir. Pero desde una perspectiva temporal amplia, las catástrofes son tan normales como los periodos de calma.

Respecto al liberalismo en Alemania y en Europa. Al parecer la bestia negra electoral para Merkel ha sido su ministro de Economía en la sombra, un tal Kirchoff, con su propuesta del tipo único. La misma propuesta que llevaba ZP, auspiciada por su gurú económmico el liberal Miguel Sebastián. También ZP fue el que anunció al mundo que bajar impuestos es de izquierdas (creo que el tipo máximo se va a quedar en el 42%)

El liberalismo (menos burocracia, menos regulación estatal que deforme los flujos de mercado) al desnudo es cierto que resulta retóricamente invendible en Europa. Pero mediante una labor de infiltración se está asentado allí donde es fundamental: en los departamentos económicos de izquierda y derecha (a veces incluso más en la izquierda, como es el caso de Blair)

El problema es que así las medidas van demasiado lentas (el caso de Schroder) en Europa.

Y no soy un anarco-capitalista, por lo que creo que el Estado es necesario para todo aquello que tiene que ver con los bienes públicos (en el fondo el Estado y el Mercado no son sino dos manifestaciones de la racionalidad meritocrática y burocrática). Pero pongámonos a establecer en cada circunstancia tecnológica qué es un bien público: ¿la televisión debe serlo? Para este año se anuncia un incremento del déficit hasta los 800 millones de euros.

¿Y la sanidad, y la educación, y la investigación? Hace poco una amiga mía se descubrió un bultito en el pecho. Fue a la Sanidad del Estado y le dieron cita para dentro de cuatro meses¡ Naturalmente se fue directa a un hospital privado dónde la analizaron y la operaron ipso facto. Con lo que ha pagado dos veces: una Sanidad estatal que es un fraude, pero presuntamente la protege, y la Sanidad privada. Estas redundancias son las que hay que eliminar.

Y sobre el fraude institucionalizado que es la educación estatal, al menos en España, pues ni te cuento ;-)

Libertariano dijo...

DEl HDD. Viendo la renta per capita y el indice de Gini de Noruega, un país que pasa totalmente desapercibido, me pregunto qué se sentirá al ser noruego. ¿Los titireteros noruegos pedirán también subvenciones? ¿O los noruegos están en una fase superior de la evolución humana y no necesitan ese subproducto religioso que es el arte? ¿habrá liberales en Noruega?

Pues sí (via radicalmenteliberal.blogspot.com):

Noruega ha sido gobernada en los últimos cuatro años por la típica coalición de centro-derecha escandinava que aglutina a democristianos, conservadores y liberales. Ayer los partidos de la coalición centro-derechista sufrieron un fuerte varapalo con la excepción de los liberales. Estos últimos resisten en uno de los partidos políticos más viejos del continente: Venstre. Un término que he visto traducido por “izquierda” y “liberal”, y que también da nombre a los partidos liberales de Dinamarca (V - Rad V) . Pues bien, los liberales del Venstre tenían en la pasada legislatura dos diputados en el Parlamento noruego y ahora acaban de conseguir su mejor resultado de los últimos cuarenta años al obtener diez diputados. El pequeño Venstre ya no es tan pequeño.

Algunos buscan aquí el descenso de los populares (democristianos y conservadores) y el ascenso de los liberales. El centro-derecha debería hacer más caso a los liberales. Para ganar.