"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

viernes, diciembre 03, 2004

Turquía e Israel frente a Europa

En el Parlamento europeo se discute la posible entrada de Turquía como miembro de pleno derecho a la Unión Europea. También se plantea, como aspiración o posibilidad teórica, la inclusión de Israel. Pero, ¿en qué sentido podrían considerase a Turquía o Israel como europeos? Tanto para uno como para otro se podrían considerar diferentes fórmulas de cooperación y de intercambio comerciales libres. Pero la pertenencia significa mucho más: establecer que existen unos lazos culturales íntimos entre nosotros, más intensos y duraderos que las diferencias raciales, lingüísticas, tradicionales y religiosas. Además, como condición necesaria, hay que cumplir unos criterios civilizatorios estrictos. Esto no es la ONU.

En el Festival de Sevilla de Cine Europeo dos películas brillaron con especial fuerza, Avanin del franco-israelí Rápale Nadjari, que se alzó con el máximo galardón -el Giraldillo de Oro-, y Contra la pared del turco-alemán Faith Akim que obtuvo el galardón del público y que ya había triunfado en Berlín.

Esperemos que el Giraldillo de Oro a Avanin permita que una película excelente consiga salir del guetto de las Filmotecas al gran público. Con una puesta en escena de corte "conductista", a lo Dardenne aunque sin su grado de estilización y sutileza, se nos muestra la red de compromisos sociales, religiosos y familiares de Michela. El trazo no es demasiado grueso, y la crítica a los estamentos de poder masculinos no llega a caer en la parodia y la caricatura cómo suele ser habitual en programas socialmente comprometidos pero cinematográficamente nulos de esta índole.

Tanto la israelí como la turca relatan historias íntimas, protagonizadas por mujeres, en un ambiente opresivo de dominación masculina, tanto en Israel como en Turquía. Las raíces religiosas que obligan a las mujeres a un papel subordinado en la sociedad es una constante desde el Mediterráneo hasta el Báltico. Pero es precisamente la liberación de la mujer, la reivindicación liberal de la autonomía de las mujeres que comenzó en Platón (el único rasgo liberal del pensador griego) y llega hasta nuestros días pasando por Stuart Mill, uno de las señas de identidad de lo que es Europa. (El imán de la mezquita de Fuengirola acaba de entrar en la cárcel por un delito de incitación a la violencia contra las mujeres, al publicar formas de maltratarlas en el ámbito familiar sin dejar huellas, siguiendo una interpretación especialmente odiosa del Islam. Algunos siguen confundiendo el (ab)uso de derechos, como el de la libertad de expresión)

En ambas películas se nos muestra los síntomas de la barbarie religiosa contra las mujeres. Pero hay diferencias. No debemos olvidar que la formación del Estado de Israel fue llevada a cabo principalmente por judíos europeos, que llevaron consigo, junto a sus raíces hebreas, los pilares de la civilización europea: la filosofía griega, el derecho romano y las modificaciones cristianas (universalizadoras) a sus originales creencias judías. Esta aportación europea ha conseguido que Israel sea un Estado de Derecho tanto como puede serlo Alemania o Francia, y seguramente más de lo que han conseguido los países del Este europeo, corrompidos por cincuenta años de dominación comunista. Es revelador la tolerancia que exhibe el anciano rabino con la vestimenta de la protagonista en Avanin frente a las dudas de sus más jóvenes seguidores.
Dicha tolerancia brilla por su ausencia en los protagonistas religiosos de Contra la pared.

Turquía no es aún un Estado de Derecho consolidado. Y su constante islamización sólo ha sido parada superficialmente, y por tanto de manera ilegíma y ad hoc, por la fuerza del Ejército que creó el proeuropeista Ataturk. La incorporación de Turquía a la Declaración de Derechos Humanos en el Islám (una burla en toda regla al mismo concepto de los Derechos Fundamentales) impide por una cuestión de principio su incorporación a la UE. Recordemos que una condición indispensable para pertenecer a este club es el establecimiento de un Estado de Derecho consolidado, filtro por el que tuvieron pasar países con pedigrís europeos tan contrastados como Portugal, Grecia o España.



3 comentarios:

José María dijo...

siguiendo una interpretación especialmente odiosa del IslamNo sé qué hay detrás de esta afirmación. El imán de Fuengirola se limita a leer el Corán, y como cualquiera que lo haga, deduce que se está explicando en qué circunstancias es lícito azotar a la mujer. Insisto no sé qué otras interpretaciones "ves" tú.

Libertariano dijo...

Una de las conquistas del cristianismo, especialmente en su versión católica, fue cambiar la lectura de los textos sagrados. En vez de la tradicional exégesis literal de la Biblia, comenzó una interpretación "metafórica" que ha permitido, insisto sobre todo a los católicos ya que hay ramas del protestantismo que siguen ancladas en el literalismo, la complementariedad entre la religión y la ciencia.

Del Nuevo Testamento, igualmente, podríamos interpretar sesgos comunistas o bien liberales.

Es muy importante, dada la ambigüedad de los textos religiosos, del Génesis a las Cartas de San Pablo pasando, naturalmente, por el Corán, favorecer las interpretaciones civilizadas frente a las barbaras.

El sentido al que me refiero, por tanto, es el promover a aquellos grupos de musulmanes que entienden su religión en consonancia con la principios liberales.

Como dijo Kant, pensando en los cristianos, favorecer una religión dentro de los límites de la razón.

Saludos jmaria

Libertariano dijo...

Una de las conquistas del cristianismo, especialmente en su versión católica, fue cambiar la lectura de los textos sagrados. En vez de la tradicional exégesis literal de la Biblia, comenzó una interpretación "metafórica" que ha permitido, insisto sobre todo a los católicos ya que hay ramas del protestantismo que siguen ancladas en el literalismo, la complementariedad entre la religión y la ciencia.

Del Nuevo Testamento, igualmente, podríamos interpretar sesgos comunistas o bien liberales.

Es muy importante, dada la ambigüedad de los textos religiosos, del Génesis a las Cartas de San Pablo pasando, naturalmente, por el Corán, favorecer las interpretaciones civilizadas frente a las barbaras.

El sentido al que me refiero, por tanto, es el promover a aquellos grupos de musulmanes que entienden su religión en consonancia con la principios liberales.

Como dijo Kant, pensando en los cristianos, favorecer una religión dentro de los límites de la razón.

Saludos jmaria