"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

martes, junio 21, 2005

Cine y homosexualidad

En la compleja, hermosa y elegante Tempestad sobre Washington, Otto Preminger realizó un conciso y minucioso análisis forense de la clase política americana. A Maquiavelo le habría gustado la dialéctica florentina y las puñaladas traperas que los políticos de la ciudad de Washington se arrean entre partidas de póker, ajustes de cuentas en el Capitolio y paseos por el lado más oscuro de los bares de ambiente.

Sólo por el contraste entre el comedimiento expresivo de Henry Fonda y el histrionismo de blanco de Charles Laughton ya merece la película.






Que la izquierda ha sido hómofoba y represora de la "degeneración" pequeñoburguesa encontró su crítica más amable, pero no por ello menos contundente, en Fresas y chocolate, la película de Gutierrez Alea que le produjo tantos problemas en la isla. También en el falllido y pretencioso biopic de Reinaldo Arenas que perpetró Julian Schnabel, aunque la poderosa personalidad del poeta cubano y su denuncia del régimen totalitario castrista consigue traspasar la pantalla (Arenas por Cabrera Infante).






El cine inglés, en su esteticismo habitual, ha realizado al menos un par de buenas películas en las que el motor de la acción es la relación homosexual de sus protagonistas. Con la politica también al fondo. Asi Kanievska realizó Another country, basándose en los espías ingleses al servicio de la Unión Soviética (el círculo de Cambridge), mientras que James Ivory retrató indirectamente la apertura eduardiana respecto a la represión moral victoriana en Maurice (no recuerdo si también bajo la influencia de Cambridge. ¿O esta vez era Oxford?).






Aunque quizás las mejores películas en las que la homosexualidad es la protagonista absoluta, la temática central y el motivo de reflexión sean Querelle de Fassbinder y Happy together de Wong Kar Wai.




6 comentarios:

LouReedCensored dijo...

No te lo vas a creer, pero precisamente ayer por la tarde, en la tienda de videos y dvd´s de un conocidísimo comercio de Madrid, tuve la suerte saludar a Federico Jiménez Losantos que, curiosamente, estaba comprando, ni más ni menos que, "La calumnia", una muy interesante pelicula de William Wyler, protagonizada por dos grandes estrellas femeninas y que versa sobre la maledicencia de las gentes con una supuesta relación lésbica de dos profesoras del instituto.

LouReedCensored dijo...

(se me ha escapada el intro..., perdón).
Esta película es poco conocida. Yo la ví hace unos diez años y me pareció muy moderna, con un tono muy serio y muy bien desarrollado el tema del cotilleo y las malas lenguas. De fondo, la homosexualidad femenina. Tanto la Maclaine, como la Hepburn hacen muy bien su papel de "sospechosas de pecar contra-natura".
No me extraña que D. Federico haya ido a comprarla, dado el tema que nos ocupa. Este film aporta controversia al asunto del matrimonio homosexual en tanto en cuanto pone de relieve como lo colectivo (la sociedad pueblerina e inculta) ataca la privacidad de las personas. Exactamente lo que zETAp nos quiere imponer, pero al revés.
Saludos!

Libertariano dijo...

Muy interesante la de Wyler. Sobre todo, muy pedagógica. Y como siempre la Hepburn fantástica (también Shirley MClaine que no se mi favorita precisamente)

La estaban emitiendo hace relativamente poco tiempo en un canal digital también (creo que la tengo grabada de ahí)

Hay muchas, claro. Muerte en Venecia, el espanto aquel de Demme con Tom Hanks y Antonio Banderas, My private Idaho de Gus van Sant y la más divertida: una sobre motoristas gays nazis de ?¿ no me acuerdo...

LouReedCensored dijo...

La de los motogays ni idea. Creo que Visconti tiene una con nazis gays, un rollo de órdago, con Helmut Berger y mucho cuero y mucha gorra de plata.
Por cierto, magnífica la de Bresson.

TheRedGuy dijo...

Hay una del sueco Lukas Moodysson que se llama Fucking Amal que aborda el asunto a través de una adolescente.

Libertariano dijo...

La radical película de Kenneth Anger que no recordaba es "Scorpio Rising", una especie de viaje de iniciación sexual a través del sadismo y el masoquismo.

Una auténtica obra de vanguardia que sigue conservando los valores de desenfado e incorrección habituales en Anger. Además de una inteligentísima puesta en escena.