"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

martes, marzo 16, 2010

La rebelión civil anti-impuestos de Esperanza Aguirre


Una morena, Ana Pastor, periodista, y una rubia, Esperanza Aguirre, política, hijas del pueblo de Madrid se enfrentaron con mucha gracia mientras desayunaban. La periodista cumplió su papel, directa a la mandíbula e incisiva, mientras que la política no sólo se fajó con soltura y desparpajo sino que terminó con Pastor y sus acompañantes, como el nuevo director de Público, noqueados. Por cierto, lástima que la agresividad de Pastor se limite a los que están más allá de su cordón sanitario porque con Rubalcaba estuvo pastueña y domesticada. Un mal que es endémico en la clase periodística española.

El casus belli venía a cuenta de la rebelión liderada por Esperanza Aguirre contra la anunciada subida del IVA por parte del Gobierno de Zapatero, después secundada por el resto del partido liberal-conservador. En Libertad Digital Alberto Recarte ha explicado que la subida del IVA es la menos mala de las medidas impositivas posibles y necesarias. Y tiene razón. Pero la movilización, como le sugirió el propio Presidente del Gobierno que la denominara, que promueve Esperanza Aguirre se incardina en el plano simbólico. Del mismo modo que el dirigente socialista remarca ante su audiencia que no se tocará el gasto "social", para así apuntalar en el imaginario colectivo la dimensión socialista de la política, lo que la líder liberal defiende en el campo de las ideas es que la reducción del déficit público es sobre todo una cuestión de la racionalización y disminución del gasto por parte del Estado.

En el ágora de la discusión democrática saben tanto Aguirre como Zapatero que hay que estilizar los modelos alternativos hasta su mínima expresión mediática. Como hizo Ronald Reagan, a quien tan bien conoce Esperanza Aguirre, cuando triunfó contra viento y marea económica en su primer mandato.

Reagan did not try to divert the electorate’s attention away from the economy. Foreign policy and national security played almost no role in the election. Nor did abortion or school prayer. The election was very much a referendum on Reagan and his economic policies. Many Republican candidates wanted to run on local issues, but Reagan knew that he and his economic policies were going to be more important--in the final tally 70 percent of the voters told pollsters that they were voting “for or against Ronald Reagan”--and he wanted to confront his critics.

Early in the year, Reagan’s chief of staff James Baker assembled a strategy group that included Lee Atwater and Ed Rollins. Baker and Atwater were the premier campaign strategists of their time, as they would demonstrate again in the 1984 and 1988 presidential elections. They devised a strategy for Reagan around the theme of “staying the course.” Reagan would urge voters to have patience with his economic policies and to “vote your hopes, not your fears.”

Reagan blamed the Democrats for leaving him with “the worst economic mess in half a century.” ''Slowly, but surely, we are lifting the economy out of the mess created over the past several decades,'' he said. ''We are on the road back.'' The Democrats, he charged, had caused the recession through profligate spending, which had caused inflation, which had caused unemployment. By cutting spending and taxes, Reagan claimed that he was showing the way toward a recovery. “If we stick to our plan, if we keep the Congress from going back to its runaway spending, the recovery will take hold, strengthen and endure," he said.



Y es que lo que está en juego es efectivamente una rebelión contra la economía socialistoide ("social de mercado" lo llaman) y contra la concepción de los impuestos como una aportación al bienestar general cuando a lo que realmente se aproximan es a una expropiación en toda regla. El filósofo Peter Sloterdijk lo explica (gracias, Pascual) en su artículo The Grasping Hand


When this levy is combined with a long list of other fees and taxes, which target consumers most of all, this is the surprising result: each year, modern states claim half the economic proceeds of their productive classes and pass them on to tax collectors, and yet these productive classes do not attempt to remedy their situation with the most obvious reaction: an antitax civil rebellion. This submissiveness is a political tour de force that would have made a king’s finance minister swoon.


En la serie de la HBO sobre John Adams una de las mejores secuencias registra el motín de los todavía subditos americanos de la corona inglesa cuando ésta gravó el té proveniente de las colonias. El motín de Esperanza no creo que conduzca a la independencia de Madrid pero sí es un buen movimiento estratégico y simbólico contra el ogro filantrópico de la Moncloa que haría bien en seguir la recomendación de mi maestro griego (quién los ha visto...) Epicuro de Samos

¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes sino en disminuir tu codicia






13 comentarios:

Contra utopía dijo...

Cuando no se mete con los católicos, Navajas se sale.

Anónimo dijo...

Con los católicos no hace falta... Negrito.

Kiko dijo...

La dimensión política que transciende las decisiones meramente económicas es lo que quizá no ha sabido plasmar en su fenomenal artículo Recarte.

Isidoro dijo...

"La dimensión política que transciende las decisiones meramente económicas es lo que quizá no ha sabido plasmar en su fenomenal artículo Recarte."

¿A algunos no se os cae la cara de vergüenza diciendo estas cosas para luego afirmar que en España hay cainismo, a modo de crítica de trazo grueso? Cainitas vosotros.

Y luego los dizque liberales de siempre marchando al contrario de lo que señalara Jefferson: al son de curas y reyezuelos.

Shame on you.

Jeremías Johnson dijo...

Santiago, majo: cambia ya la foto de la cabecera, que a la Bigelow ya la tenemos muy vista. ¿No puedes poner algo más sexy, a poder ser sin kufiya?

Un saludo.

Anónimo dijo...

No os preocupeis por Ana, cuando se le acabe el chollo en la tele, saldra anunciando rodilleras.

Montaigne dijo...

Ja, ja, ja! Los liberales dando lecciones de como salir de una crisis producto de disparatadas políticas liberales!!! Lo que hay que oír... Los Estados rescatando estos chiringuitos de fulleros en los que se ha convertido esta economía virtual, aún a costa de llevar a la total ruina a la maltrecha economía real y todavía hay algún aprendiz de ayatolá que sigue jugando a liberales y socialistas. Navajas, carcoliberal, caete ya del guindo.

Zuppi dijo...

Estimado Sr. Montaigne: Por favor, le ruego que me detalle cuáles son las disparatadas políticas liberales que han producido esta crisis.
Muchas gracias.

Montaigne dijo...

Hay que ser muy ignorante para citar en estos tiempos que corren como ejemplo económico a Ronald Reagan, cuyas políticas (bueno, las de su administración, que cuesta creer que ese señor supiera sumar números de dos digitos)están en la raíz de los enormes problemas en los que ahora nos encontramos.

Por lo demás está frase es para enmarcarla y aún me estoy riendo:

"En el ágora de la discusión democrática saben tanto Aguirre como Zapatero que hay que estilizar los modelos alternativos hasta su mínima expresión mediática."

Montaigne dijo...

Zuppi, primera entrada que me ha salido en google:

http://aquevedo.wordpress.com/2009/07/08/p-krugman-la-culpa-de-la-crisis-la-tiene-reagan/

Jeremías Johnson dijo...

Montaigne: lo que es un disparate es disparar el gasto público en estas circunstancias, y detraer aún más recursos de ciudadados y empresas, recursos que la sociedad necesita para salir adelante.

¿Qué le hace suponer que Krugman no está equivocado? ¿El hecho de que le confirma a usted en sus ideas preconcebidas?

¿Son disparatadas políticas "liberales" presionar, incluso obligar, desde el gobierno, a entidades financieras e hipotecarias a conceder crédito a insolventes, como ha sucedido en los EEUU; política que ha dado lugar al estallido de la crisis subprime? Disparatadas sí, pero liberales no.

¿Son disparatadas políticas "liberales" las expansiones monetarias y crediticias fomentadas por los bancos centrales? ¿Acaso no son los bancos centrales organismos de planificación centralizada? ¿Conoce usted, al menos, entre risa y risa, la Teoría del Ciclo de la Escuela Austríaca? ¿O está demasiado ocupado riéndose en su soberbia y su autocomplacencia?

Montaigne dijo...

Jeremías, así como hay un socialismo utópico hay un liberalismo utópico, teorías "estupendas" cuya realización practica parece poco probable, o poco deseable, como usted prefiera. Algunos individuos las enarbolan dando la espalda a la realidad e ignorando las consecuencias de dicha imposibilidad, es decir, no queriendo ver las verdaderas políticas que se ponen en marcha. El autor de este blog es uno de esos abanderados, que en su trasnochada dialéctica liberalismo-socialismo no quiere o no puede ver las verdaderas políticas que en nombre de dicha supuesta oposición se llevan a la practica.

Sostener, por ejemplo, que las políticas económicas desarrolladas por Boyer, Solchaga o Solbes no son básicamente las mismas que han desarrollado los gobiernos "liberales" del resto de Europa produce el mayor de los asombros. En este contexto creo que ya es más fácil hablar de economía y de política y comprender un poco esta crisis (y de encontrar verdaderas soluciones).

Por cierto, ¿de donde se saca usted que ha sido el "gobierno" quién ha empujado a las entidades financieras a dar créditos subprime? Aunque quizá tenga usted razón y "desregularizar" sea una forma muy sutil de "obligar". En fin, cosas de la "mano invisible".

En cuanto a la teoría austriaca del ciclo económico, me gustaría que alguien más objetivo que yo se la hubiera explicado a Ronald Reagan y a sus asesores, estos se hubieran tronchado de risa, pero no de escucharla, que les hubiera aburrido, sino de ver el careto de cartón piedra, tan parecido al que todavía luce en sus viejos wenstern, que se le hubiera quedado al gran jefe.

¿Ve usted por donde van los tiros?

Wallenstein77 dijo...

Hola a todos:

Muy buena secuencia la que narras, aunque sin ninguna concesion al heroismo ni a la epica y si a la barbarie de la masa descontrolada y que debe ser guiada por la vanguardia culta y elitista, como acabara siendo el amigo Adams. Me quedo, sin haber terminado toda la serie, con la presentacion como embajador ante Jorge III y su frase acerca del hombre honrado.

Un saludo.