"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

sábado, agosto 21, 2010

Según los animalistas los humanos somos como nazis (salvo ellos, claro)

En el suplemento de verano escribo acerca de toros y flamenco.  Coincidiendo con el mismo se dieron los premios del Festival de Las Minas.  Gracias a Youtube -imprescindible para disfrutar del flamenco más invisible y poderoso- podemos ver y escuchar a la jovencísima granaína Ana Mochón que junto a Miguel Ortega se ha llevado los más importantes galardones.  Quince años tiene la monstrua...




Por cierto, entre los animalistas corre el argumento de que los humanos somos como nazis respecto de los animales. El argumento me parece irrefutable y la cita de Shylock muy oportuna. Pero como le ocurre a la demostración del obispo Berkeley sobre el solipsismo, el que sea irrefutable no lo hace más verdadero ni, sobre todo, atractivo. Que se lo digan a los pseudoanimalistas, esos tipos que lloran como Boabdil por la suerte de los astados en las corridas mientras devoran como Homer Simpson a carrillada limpia de buena conciencia un entrecot en su punto o un bocata de chistorra.

3 comentarios:

Homo lupus dijo...

No sólo un filete. La simple acción de tomar un vaso de leche suele requerir hoy en día transformar a las vacas lecheras en piezas industriales de producción biológica, sobreexplotadas hasta lo inimaginable y tratadas con hormonas. Teniendo en cuenta que el número de veganos en España es irrisorio, al menos en comparación con el de antitaurinos dispuestos a llamar asesino a los toreros y tortura a la lidia, todo hace pensar que nos encontramos, principalmente, ante un ejercicio de narcisismo moral.

(Si los animalistas realmente existentes siguen en ese tono, voy a acabar comprando un abono para la próxima feria... por joder, o sea).

Fernando dijo...

No sea falaz, D.Santiago. Que no es lo mismo matar a un animal para comérselo que torturarlo para divertirse.

Lo primero es biológicamente intrínseco al ser humano. Lo segundo, antiguos rastros génicos de barbarie, de cuando el salvajismo podía ser útil a nuestra especie.

Tampoco parece muy cristiano lo de la apelación a la autoridad de Lorca y otros para demostrar el supuesto carácter artístico de la actividad. Porque siempre se olvida mencionar también a Jovellanos, Larra, Galdós y muchos otros que conocieron esos eventos cuando realmente empezaron a ser populares, desde Fernando VII.

O al mismo Mesonero Romanos. De su Manual de Madrid:
"Con efecto, declamamos constatemente contra las costumbres de nuestro pueblo bajo, e insistimos sobre su afición a la taberna y a los toros, sin considerar que los toros y la taberna son las únicas diversiones que nuestra ignorancia les ha permitido."

Lostie Dixon dijo...

Sois como nazis