"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

domingo, noviembre 25, 2012

El fracaso de Catalunya es el triunfo de España (postdata tras las elecciones)

Hoy es un gran día para España. Como malo es para Catalunya.  Posiblemente una de las relaciones territoriales de amor/odio más complejas.  Catalunya ha hecho varios amagos de independizarse a largo de la historia.  La última le costó al presidente de la Generalitat, en su golpe de estado independentista contra la II República, la cárcel.

Un heredero de Companys, Artur Mas, de nuevo plantea romper con la legalidad porque su apuesta independentista es un órdago que amenaza con llevar a cabo por las buenas, dentro de la ley, o por las malas...  En algún lugar, Companys y Francesc Macià, aplauden al político de CIU.

No me cabe duda de que aún siendo la demanda independentista de los catalanistas absurda y contraproducente, insolidaria y egocéntrica, no es incompatible con los valores de la democracia.  Por lo que más temprano que tarde terminaremos planteando el dichoso referéndum, para pasmo y congoja de toda Europa.  


El conjunto de los españoles ha hecho un esfuerzo digno de remarcar para construir un Estado y una nación presididos por los valores de la pluralidad y la reconciliación que recogiesen las aspiraciones federalistas de los catalanes (así como los vascos y gallegos), sin que ello supusiese una vulneración asimétrica de los derechos del resto de la ciudadanía en otros territorios. Sin embargo, los catalanistas han devuelto el regalo del Estado de las Autonomías con el desprecio que significa una reivindicación injusta de la independencia basándose en la infamia de que “España nos expolia” e identificando torticeramente la España democrática con la figura de Franco, al vincular la una con la otra como se hacía, por ejemplo, al final del documental L’apropiació del descobriment d’America: una conspiració d’estat?.

España ha triunfado al construir una sociedad política democrática en la que fueran posibles distintas comunidades religiosas, lingüísticas, culturales...  Ha sido Euskadi, mediante la violencia de ETA que afortunadamente está agónica, y Catalunya las que no han sabido adaptar su idea de comunidad dentro de los parámetros del pluralismo político y lingüístico que sí ha alcanzado España como un todo equitativo. Los catalanistas han rebajado dicha comunidad al nivel de tribu metafísica en lugar de elevarla a lo que sería una identidad moral.

El fracaso de Catalunya al emprender la vía independentista, que implica un desvío traumático respecto de una tradición común y un proyecto plural, es tanto el de sus élites dirigentes -tanto las propiamente catalanistas como del PSOE, y en menor medida, aunque también, el PP-, como el de la mayor parte de la población que se ha dejado abducir pastueñamente por la propaganda de unos medios de comunicación subvencionados y una escuela adoctrinadora que les ha lavado el cerebro.  Así han conseguido los dirigentes de treinta años de nacionalismo en el poder ocultar el fracaso histórico que ha llevado al gobierno catalán a la suspensión de pagos (salvado por el gobierno español) y a retroceder tanto objetivamente en los datos como subjetivamente en la consideración y el respeto del resto de ciudadanos europeos



Los catalanistas viven el mismo espejismo alienante que, salvando las distancias, llevó a los territorios sureños de los Estados Unidos a una guerra de secesión, según ellos no para defender la esclavitud (qué va...) sino porque desde su punto de vista ellos eran los ¡auténticos defensores del espíritu de la Constitución!  Que a los confederados norteamericanos y a los catalanistas Dios les guarde muchos años el juicio político...

Pero como he defendido en otro post, no es momento de lamentarnos ni de sentir nostalgia por lo que pudo ser y finalmente no será: una España plural y diversa en la que se respeten los derechos de los ciudadanos con especial cuidado para no ofender "sensibilidades", sean religiosas o patrióticas. Finalmente la intransigencia que aborte el proyecto liberal español no será de la Iglesia Católica, como algunos nos temíamos, sino de las diversas Iglesias Nacionalistas. Pero hay que certificarlo: la mitología ha vuelto a vencer a la racionalidad.


Se trata de comprender lo que va a suceder sine ira et studio.  Y es que considero que la independencia de Cataluña no sólo es inevitable sino que el precio que pagaríamos por seguir satisfaciendo las demandas en forma de chantaje de los catalanistas atentarían no sólo contra los intereses españoles, de todos modos también lo hará la independencia, sino contra las esencias constitucionales de la estructura básica de los derechos fundamentales del conjunto de los españoles. No es una cuestión de triviales jueguecitos sino de establecer un país en el que la justicia y la libertad sean el marco común de convivencia, en el que se pueda elegir razonablemente entre diversas lenguas, culturas y religiones. En definitiva, liberalismo frente a nacionalismo (sea catalanista o españolista, recordad que tanto los catalanistas como los españolazos detestan esta España plural).  Si cuando incluso los del PP están pasándose a las tesis catalanistas, siendo el PSOE un caso perdido hace mucho tiempo, y únicamente resisten UPyD y Ciutadans los cantos de sirena de los valores nacionalistas a favor de los derechos colectivos en detrimento de los ciudadanos, entonces es que definitivamente no hay nada que hacer respecto del envenenamiento “memético” al que nos hemos visto sometidos y lo mejor es despedirnos con un “adiós” tan frío como educado.  En las mesas de negociación nos veremos.

PD.  La campaña electoral se ha visto ensuciada con presuntos informes presuntamente policiales de unas presuntas cuentas en Suiza del presunto ganador de las elecciones.  El envenenamiento de la democracia que comentaba... no nos merecemos los españoles esta miseria que enfanga los poderes políticos y sociales, del Estado a la prensa pasando por el multiplicador del vocerío en Twitter.


PD. Como dice Arcadi Espada, no es lo mismo "Contra Cataluña" que "Contra Catalunya". PD. Ayer decía que la victoria (electoral) de Catalunya significaría la derrota (electoral pero no moral ni políticamente en sentido profundo) de Cataluña pero que sería un triunfo de España, en cuanto que el proyecto plural, diverso y liberal de un Estado y una nación española que se basa en la Constitución acoge en su seno a distintas comunidades religiosas, lingüísticas y culturales, entre ellas excluyentes pero que pueden superponerse dentro del marco liberal de la nación española y el Estado español. Me refería a Arcadi Espada y su "Contra Catalunya" que también es un "A favor de Cataluña", es decir, un proyecto político para dicho territorio que hiciese de la especificidad catalana una identidad moral pero no una tribu metafísica. Y ayer en las elecciones catalanas parece que, a los puntos, vencieron los catalanes liberales (en el amplio sentido que va del PP al PSC (ejem) y, sobre todo, al Ciutadans de Albert Rivera). Pero no todo está ganado. Como decía uno de los intelectuales de la tribu metafísica catalanista, Enric Juliana

Pero, sin duda, dicho período histórico, piensan, terminará inclinándose a su favor.  Ayer se ganó una batalla pero todavía queda una guerra cultural que llevar a cabo.

8 comentarios:

Enrique dijo...

"Y es que considero que la independencia de Cataluña no sólo es inevitable sino que el precio que pagaríamos por seguir satisfaciendo las demandas en forma de chantaje de los catalanistas atentarían no sólo contra los intereses españoles, de todos modos también lo hará la independencia, sino contra las esencias constitucionales de la estructura básica de los derechos fundamentales del conjunto de los españoles."

Completamente de acuerdo. Esto es como si un grupo de amigos se reúne para jugar a las cartas y uno de ellos, cada vez que pierde, se enfada, insulta al resto, acusa de hacer trampas, y amenaza con irse llevándose parte de la baraja, porque dice que también la ha pagado. Al principio, como ha sido siempre amigo del grupo, se le intenta calmar y convencer. Pero llega un punto en el que sale más rentable echarle y comprar otra baraja.
El resultado para unos y otros será malo pero distinto. El grupo tendrá que volver a poner dinero en el bote para comprar media baraja, pero van a poder jugar tranquilos. Sin embargo el que se ha ido, además de comprar también media baraja, va a tener que encontrar gente que le aguante para jugar otra partida.

Y el proceso es inevitable. Estas elecciones pasarán a la historia por ser el momento en el que el catalanismo "de toda la vida" ha sido atropellado por su propia turba. El fanatismo ha ganado y ha arrastrado a sus propios creadores. Me remito a su magnífico post acerca del documental de Colón que acabo de descubrir. Fíjese en los comentarios. Llama la atención la cantidad de catalanes que, con mayor ó menor educación, aceptan ó respaldan el disparate de la conspiración castellana. En cualquier país serio eso habría sido alarmante desde hace 20 años.

anto33 dijo...

Pues no le ha salido bien a Mas la apuesta.De todas formas,estaba claro que lo que buscaba era más dinero.Hay que denunciar las mentiras de los catalanistas y demostrar que no hay ningún proyecto "descentralizador" sino un deseo de que el Estado funcione.

anto33 dijo...

quería decir esfuerzo "recentralizador".

Enrique dijo...

No le ha salido bien la apuesta personal a Mas, pero ojo, lo que han perdido ellos se lo ha llevado ERC. Por eso digo que se han visto atropellados por su turba.

CiU no quiere la independencia, quiere privilegios a costa del resto de españoles. Llevan alimentando durante décadas un sentimiento de antiespañolismo, para ejercer presión y anular electoralmente al PSC y principalmente al PP. Pero luego a la hora de la verdad se vendían ellos como "moderados", "realistas" y "serios".

Ahora han cometido un error estratégico brutal. Bueno, ha sido una huida hacia adelante de Mas para poder aprobar sus presupuestos. Han centrado su campaña en la independencia de forma utópica. Y evidentemente el electorado no les va a votar a ellos que son los "moderados", sino a los que tienen posturas firmes, a favor ó en contra. Por una parte ERC, y por la otra C's y PP.

Catalunya no ha perdido porque entre CiU (que sigue teniendo el doble de votos que cualquier otro), y ERC siguen siendo una mayoría importante. Pero España sí que ha ganado porque se han quitado las caretas. Ahora el resto de España ve cada vez más al catalanismo como un enemigo. Entienden que son capaces de perjudicar los proyectos comunes por lograr un beneficio personal. Por tanto en Cataluña las cosas pueden seguir igual, pero en el resto de España se va a penalizar más a PP y PSOE si pactan con nacionalistas, van a aumentar fuerzas como UPyD, y mucha más gente va apoyar la recuperación de competencias como la educación.

Anónimo dijo...

Qué ingenuidad. Por definición un buen nacionalista desea tener un Estado propio. Y no les busquemos la lógica, es una aspiración sentimental. Por ello no debe criticarse esa legítima aspiración como antiliberal o darle ese sesgo negativo.
Otra cosa es cómo pretendan alcanzarlo y ahí sí que es criticable el pisoteo de los derechos individuales frente a la noción de pueblo algo que ya sabemos que suele ser lo habitual.

Albert dijo...

"Catalunya ha hecho varios amagos de independizarse a largo de la historia. La última le costó al presidente de la Generalitat, en su golpe de estado independentista contra la II República, la cárcel."

Si se me permite una precisión, a Companys no le costó sólo la cárcel. También el paredón, que no es matiz baladí. Y creo que el dato no es una tergiversación mitológica de la historia de los mártires catalanes.

Todos los nacionalismos fabrican sus propios mitos (aunque tal vez existan contraejemplos, no los conozco). No me cabe duda. De la misma forma que no me cabe duda de que muchos catalanes no han votado a Mas por querer seguir siendo españoles, sino porque representa la deriva pinochetista de la oligarquía burguesa catalana. Y calificar de turba fanática así, a bulto, a todos los que quieren la autodeterminación de esta comunidad me parece un intento de simplificar excesivamente una realidad social bastante más compleja (quienes estudian filosofía estan familiarizados con la complejidad y los matices, ¿no?). Tan simplista como decir que todos los que se sienten españoles o defienden la Constitución son unos fachas.

Con todo respeto, Santiago. La opción de la independencia de Cataluña (o Catalunya, tanto me da) es para muchos la opción de que: puestos a que me roben, que sea sólo desde la Generalitat. Porque, que te roben desde casa, desde Madrid y también desde Bruselas se está volviendo insoportable.

Un abrazo desde la frontera.

Juan Román Fleta Gargallo dijo...

Estupendo analisis, serio y riguroso. Estoy de acuerdo, aunque quiero seguir pensando que la independencia catalana no es inevitable. Los catalanes son lo bastante inteligentes como para dejarse engañar por falsos mesias o profetas con pseudoargumentos basicos y simplistas. Aunque el adoctrinamiento politico en las escuelas (que raya el fascismo de forma descarada) y el mensaje unico sin la menor oposicion en los medios de comunicacion (hoy no hay ninguno no nacionalista o asimilado via generosa subvencion, salvo los medios virtuales), sigo creyendo que buena parte de los catalanes es mas inteligente de lo que creen sus politicos.

Santiago Navajas dijo...

gracias Juan Ramón! Efectivamente, un referéndum secesionista lo ganamos los unionistas, como el de Escocia. Vamos a hacerlo!