"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

viernes, junio 10, 2005

El pisito

Hoy viernes Versión Española programa la película favorita de la ministra de la Vivienda (sic) El pisito es una vitriólica muestra del humor negro que se gastaban Marco Ferreri y Rafael Azcona (que estará en el plató).


La historia es delirante en su verosimilitud (la película es de 1958):

Rodolfo y
Petrita llevan doce años de relaciones. Para casarse necesitan un piso y no hay forma de encontrarlo. Rodolfo es realquilado de doña Martina, una anciana a punto de morirse. El casero está deseando que deje libre la vivienda para derribar el edificio. Algunos aconsejan a Rodolfo una solución heroica: debe casarse con doña Martina y esperar lo poco que le queda de vida para heredar el alquiler. Rodolfo se resiste, pero cada vez con menos fuerza.




Esta es una muestra perfecta de como el Estado distorsiona un mercado, llevando a las personas a conductas absurdas pero racionales en cuanto que no hacen sino adaptarse a la estupidez estatal. El control del precio de los alquileres, con el que terminó en España Miguel Boyer, fue la típica medida demagógica y populista, además de contraproducente, que se realizó por una presunta buena causa: favorecer a las personas más pobres. Ferreri y Azcona no hacen sino reflejar como la política estatal tiene que tomar en consideración que los individuos reaccionarán modificando su conducta de manera tal que las consecuencias no serán las que el Estado, en su miopía cognoscitiva, pretenda.

La ministra Trujillo se escandaliza ahora de la escasez de viviendas en alquiler disponibles, y no se le ocurre otra cosa que crear una burocracia estatal para poner en contacto a los dueños inmobiliarios con la demanda. No se le ocurre que si los dueños de los pisos no los ponen en alquiler, dejando de hacer negocio, es porque no les interesa, ya que el Estado les hace incurrir en grandes costes provenientes de la inseguridad jurídica.

Conozco personalmente un caso de una familia que alquila cada año una vivienda, paga el primer mes y la fianza pero ya no paga ninguna mensualidad más. Hasta que finalmente les obligan a dejar judicialmente la casa transcurre mínimo un año. Doce meses al precio de dos. Lo extraño es que alguien page todavía un alquiler.

Espero que Solbes haya montado un cine-forum en el Ministerio de Economía, y convocado a todos los ministros/as que creen que se puede dirigir la sociedad desde sus torres marfileñas, gastando un dinero que no es suyo e implementando medidas bienintencionadas pero manifiestamente mejorables, cuando no manifiestamente necias.

José Luis López Vázquez y Mary Carrillo, simplemente geniales.

.

1 comentario:

LouReedCensored dijo...

Ultimamente, leer a Azcona es un coñazo insoportable. Se ha crecido con el "règimen".
En cuanto al tema de la vivienda, hay aportaciones mejores como "El Verdugo", de Berlanga.