"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

viernes, julio 03, 2009

Las zorrones son para el verano

Hay mujeres consuelo, hay mujeres fatal. Pero el verano es la estación de la femme fatale. De los zorrones. ¿Y qué es un zorrón? Joaquín Sabina y Jaume Sisa lo tenían claro. Un zorrón es



Hay mujeres que sueñan con trenes llenos de soldados,
Hay mujeres que dicen que sí cuando dicen que no.
Hay mujeres que bailan desnudas en cárceles de oro,
Hay mujeres veneno, mujeres imán,
Hay mujeres de fuego y helado metal,
Hay mujeres fatal.
Hay mujeres que besan y matan,
Hay mujeres que ni cuando mienten dicen la verdad,
Hay mujeres que exploran secretas estancias del alma,
Hay mujeres que empiezan la guerra firmando la paz.
Hay mujeres envueltas en pieles sin cuerpo debajo,
Hay mujeres en cuyas caderas no se pone el sol,
Hay mujeres que van al amor como van al trabajo,
Hay mujeres capaces de hacerme perder la razón.



En El jergón de Long John Silver, con un estupendo análisis de Gloria Grahame, las describen con precisión erótica-científica:

De mirada amarga y porte áspero... mujeres de condición doliente y tortuosa a las que impregnaba de una conjunción explosiva de picardía adolescente y desencanto y acritud resabiada que matizaba su vehemente y abundante sexualidad... mujeres con poca o dudosa moralidad y un sentido muy ancho de la rectitud: “tipas”... mujeres de condición doliente y tortuosa a las que impregnaba de una conjunción explosiva de picardía adolescente y desencanto y acritud resabiada que matizaba su vehemente y abundante sexualidad... Cabareteras, cantantes de salón en el Oeste, chicas de gánster, putas sin contemplaciones, pero también tipo Lady Macbeth “que atormentan a sus hombres con la infidelidad, la codicia o el deseo de poder"


El listado de zorrones cinematográficos es largo: Marlene Dietrich, Eve Arden, Joan Bennett, Joan Blondell, Arlene Dahl, Linda Darnell, Gloria Grahame, Yvonne De Carlo, Lana Turner, Dolores Dorn, Rhonda Fleming, Ava Gardner, Coleen Gray, Susan Hayward, Rita Hayworth, Jennifer Jones, Angela Lansbury, Dorothy Malone, Jayne Mansfield, Marilyn Monroe, Marilyn Maxwell, Vera Miles, Kim Novak, Eleanor Parker, Jean Peters, Ruth Roman, Jane Russell, Ann Savage, Lizabeth Scott, Ann Sothern, Barbara Stanwyck, Audrey Totter, Marie Windsor, Shelley Winters... Brigitte Bardot, Sofía Loren, Sara Montiel... hasta llegar a Victoria Abril, Sharon Stone, Kathleen Turner, Mónica Bellucci...

El ranking lo encabeza Marilyn Monroe en Niágara. Ni todo el agua de las cataratas podría apagar el rojo de sus labios





Rita Hayworth fue Gilda, esa que ponía al mismísimo Francisco Franco




El gran especialista en zorrones fue Fritz Lang (de director en Perversidad a actor en El desprecio). Los zorrones suelen terminar mal, tanto jugar con fuego... Por ejemplo, Gloria Grahame chuleaba a Lee Marvin en Los sobornados. Y, claro, Liberty Valance no es ningún calzonazos...




A Kathleen Turner le ardía el Fuego en el Cuerpo, ese furor uterino... Mickey Rourke le advertía a William Hurt pero...







Y Sharon Stone echaba mano del hielo y del picahielos





Por último, ¿el zorrón, nace o se hace? Jessica Rabitt dejó zanjada la cuestión


I’m not bad. I’m just drawn that way




PD. La golfa o zorrón es intrínsecamente liberal. Liberal de cintura para abajo pero también liberal intelectualmente. Las chicas de vida alegre necesitan para sobrevivir el ambiente disipado, es decir el crisol de morales, que sólo una civilización liberal es capaz de ofrecer políticamente: desde el burka hasta el top less, de los anillos de virginidad al tanga.

Por otro lado, el mejor amiguito de una mujer ligera de cascos es un diamante (¡de nuevo, Marilyn!). Y sólo en los países capitalistas prosperan los escaparates de Tiffany. Aunque sea para comerse un croissant delante de ellos (¡sí, incluso la angelical Audrey Hepburn fue un ángel del infierno!)

12 comentarios:

Armando dijo...

Para hacer justicia falta Glenn Close.

POLIDORI dijo...

La magnificación de las pantallas convierten en diosas y zorrones a verdaderas y a hologramas.

Cuantos darían, o hubieran dado, lo impensable por un instante de ensueño con uno de estos zorrones del cine.

Anónimo dijo...

Hay varias categorías. En españa la de moenor glamour se llama putón verbenero. El éxito siempre hace bueno cualquier mal. Lo mismo hubiera sido si hubieras hablado de ladrones famosos o psicópatas asesinos. Hubiera fascinado lo mismo.

La mitomania y a veces el deseo de emulación que genera la fama no tiene límites morales. El problema es cuando nos dejamos deslumbrar por ella y solo vivimos para el mito.

Major Reisman dijo...

Buenas

Esto no se hace Santiago. ¡Justo cuando viene una ola de calor! ¿Es que nos quieres matar de un sofocón?

Otra a añadir a la lista: Kim Bassinger.


Un saludo

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=eQkKise8hGw

Masgüel

Anónimo dijo...

El zorron no es liberal.Es estrictamente mediterraneo y se crea en paises donde , en la plaza del pueblo hay Iglesia y frente a ella, la pasteleria para despues de la comunion dominical.Tiene que haber guardia civil o carabinieri y mamma,para que el macho vuelva la cabeza y chifle.En esos ambientes y no en otros, se crea el zorron.
El zorron no seria zorron sin mamma ni latin lover.
Por eso , como insinuas en tu articulo, es perfectamente asumible que el zorron acabe mal, con una buena mano de ostias por guarra.Una mujer como debe ser , es sumisa y sin tanta actividad en la cabeza.

spartan dijo...

No estoy de acuerdo con el comentario de "Anónimo 4.31pm". Tu deja a cualquier mujer en un ambiente con un mínimo de libertad, y verás de lo que es capaz. Y me parece fenomenal, ellas comprenden la vida mejor que nosotros, que somos peterpanes de por vida. Ellas de pequeñas juegan a ser mamás, enfermeras (este es un juego muy divertido si tienen a un niño en vez de una Nancy), modistas, mucamas, etc. Nosotros jugamos a futbolistas, soldados, marcianos y chorradas así. Y luego acabamos en una oficina o poniendo ladrillos en la obra. Infancia perdida.

Todo este torrente de zorrones que nos ha ofrecido Santiago (le van a condenar las feminazis), me recuerda al comienzo de la novela (y película protagonizada por Bogart, si no recuerdo mal) "El gran sueño" de Raymond Chandler: El general Sternwood ha contratado a Phillip Marlowe para que investigue ciertos asuntos (no recuerdo bien la trama) relacionadas con sus hijas. Al describirle a Marlowe cómo son sus hijas, las pinta cómo frívolas, crueles, una disfruta "arrancándole las alas a la moscas", y en resumen, le dice a Marlowe: "Ninguna de las dos tiene más sentido moral que un gato".

Libertariano dijo...

Claro, todas estas pelis de zorrones se resumen en una: El sueño eterno. Aparte de las hermanísimas, la dependienta de la librería!!!!

El enlace perfecto, Masgüel!!!

Naturalmente, he dejado a algunas fuera, como Glen o Kim. La última que ha sido dibujada para ser zorrón, sin duda, Scarlett Johansson, ver Match Point.

Adriana dijo...

Todo esto me parece perfecto,pero reconoced que la situación a acabado pareciendose a a una charla encima del andamio con el bocadillo de mortadela a medio desenvolver. Lo de anónimo 4:31 es incomentable pero en fin, algún día el hombre aceptará que no sólo él tiene capacidad y derecho a elegir

DDAA dijo...

Una mujer como debe ser , es sumisa y sin tanta actividad en la cabeza.

¡Hombre, el Imán de Fuengirola anda por aquí! Salaam Aleikum.

lmargol dijo...

Das en el clavo. Uno de los libros que he encargado a un amigo que viaja a los Estados Unidos es Capitalism and the Permissive Society, de Samuel Brittan. Los neocon y los teocon son los primeros que saben que tus argumentos y los de Brittan, si las críticas del libro que he leído dicen la verdad, son ciertos. De ahí obras como The Cultural Contradictions of Capitalism, de Daniel Bell, y en general todo eso que Bush llamaba conservadurismo compasivo.
Lo mejor es que por mucho que el capitalismo parezca corroer la moral y la llamada "libertad ordenada" que propugnan los democristianos al final no pasa nada, porque la responsabilidad se impone y uno termina aceptando que no puede hacer todo lo que quiere.

Montse dijo...

¡Cuánto rol trasnochado ligado al género! No merece la pena comentar más.