"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

sábado, mayo 05, 2012

El Rey León, la película fascista perfecta



En Libertad Digital escribo de "El Rey León, la película fascista perfecta". En su momento también analicé "la película liberal perfecta".  No he hecho más que aplicar la misma metodología hermenéutica que, salvando las distancias, la propia factoría Disney aplicó a los métodos de propaganda nazis aplicados a los cuentos de hadas y los niños.


Y es que Disney sabe muy bien acerca de lo audiovisual en la guerra münzenbergiana por la influencia en las mentes ideológicas, de niños y mayores. En otras ocasiones, sin embargo, su esfuerzo es digno de aplauso

19 comentarios:

Laura Ruiz dijo...

Santiago le dejo éste enlace de un corto de la Warner, con el pato Lucas como protagonista, de la misma temática que el de Disney y Donald: http://tu.tv/videos/en-la-guerra-1943-espanol-latino

Jeremías Johnson dijo...

Santiago, tienes que corregir el primer enlace a YouTube, que está mal puesto y no funciona.

Carlos López Díaz dijo...

Hace tiempo, Sánchez Ferlosio dijo en una entrevista que lo que más odiaba en el mundo era el rock y Disney. Desde entonces siempre pensé que por muy bien que escriba, Ferlosio es uno de tantos intelectuales majaderos. Ahora, la verdad es que no me sorprende que Navajas coincida con ese epígono ibérico de la Escuela de Frankfurt. Pertenece a la ala izquierda de Red Liberal, ese sector de aynrandianos y anarcos empeñados en superar a la extrema izquierda en epatar burgueses (conservadores). El Rey León es una de las películas de Disney que mejor puede soportar un público adulto (entiéndaseme: no verla 400 veces como hacen los críos, pero sí una o dos), por sus referencias shakespeareanas. El rollo ecologista desde luego sobra, pero en la película tiene un sentido metafórico bastante evidente, de defensa de cierto orden tradicional frente a la arbitrariedad de las tiranías, en el fondo siempre anticonservadoras.

Santiago Navajas dijo...

Gracias Laura por el enlace y JJ por el aviso, corregido. En cuanto a Carlos por lo menos coincidimos en el trasfondo shakespereano, que sí le reconozco. Por cierto, no soy ni anarcocap ni aynrandiano, si acaso, un neoliberal ecléctico entre Chicago y Viena pasando por Edimburgo. O como diría Revel, ni Jesús ni Marx, simplemente Adam Smith.

Saludos

PD. Me encanta Pixar!!!! Que sí hace unos dibujos para adultos con alma de niño. Y al revés. Es muy revelador cómo Pixar salvó a Disney de la debacle...

Carlos López Díaz dijo...

"Ni Marx ni Jesús" es uno de los títulos primerizos de Revel, todavía de contenido desigual y con concesiones progres, aunque ya apuntaba maneras. (Aquí se tradujo en 1970, con el título para despistar un poquito de: "USA: Nueva revolución ('Ni Marx ni Jesús')" Tengo una primera edición...

Aparte de eso, coincidimos también en lo de Pixar. ;-)

Saludos,
carlos

Teddy dijo...

Bueno, creo que tu artículo tiene varios errores graves y es bastante malo. Para empezar "El club de los poetas muertos" es una película con ideales liberales.

Anónimo dijo...

Aunque su artículo está muy bien escrito, y dejando claro que no comparto su criterio respecto a las películas de Walt Disney, no acabo de entender su referencia al seguimiento ciego de Hitler por J. Ratzinger. Tengo entendido que en 1945 el actual Papa tenía 17 años, y difícilmente se tiene un fuerte criterio político a esa edad.

Santiago Navajas dijo...

La fascinación que suscitó Hitler entre los alemanes fue claramente carismática y emocional, seduciendo a gente con gran formación como Heidegger. Así que era aún más peligroso con adolescentes como Grass o Ratzinger o Bergman. No es tanto una crítica a ellos como una advertencia de que cualquiera, incluso con la inteligencia de todos ellos, pueden caer en en embrujo manipulador.

Un saludo

Respecto a El club de los poetas muertos, también disentimos, es postmoderna y progre, pero no liberal

http://findesemana.libertaddigital.com/cine-y-pedagogia-para-esperanzaguirre-1276239391.html

Anónimo dijo...

Es curioso como es internet y el pseudoperiodismo en general, ha promovido una cultura del pillaje de datos e informaciones, lo cual no está mal en principio, pero si al menos citáramos fuentes todo sería más bonito, pero que unos hagan el trabajo por ti es lo que ha impulsado esta sociedad capitalista, después llegan los mediocres e inundan internet de artículos que no son más que corta y pega.

Mexiliado dijo...

Sin duda parece que es mejor ser 'cualquier cosa' que 'randiano'. Qué miedo da la libertad..., cosa que no sería malo si los miedosos no se dedicasen a joder a los que sí la amamos.
Déjennos en paz, gracias.

Liberty dijo...

Hola,

Creo que en su análisis no da razones que justifiquen que su interpretación de la película es la correcta.

Los elementos autoritarios de la película se explican de forma mucho más parsimoniosa apelando al hecho de que es la historia de un rey, inspirada en otras historias de reyes.

No ha mencionado nada que demuestre que la figura del rey funciona como algo más que un lugar común narrativo que puede encontrarse en muchas otras historias. No da razón para creer que pretende mostrar predilección por un régimen fascista frente a uno democrático.

Por otra parte, ninguno de los autores que menciona, de Platón a Rand, es un ejemplo de apoyo a la democracia y a la justicia social. Son mal ejemplo para los niños. Especialmente Rand, a quien, como mera retórica, duele ver a los pies de Platón.

Asimismo, su crítica presupone qu el ecologismo o el vegetarianismo no están juutificados. Sin embargo, creo que son estilos de vida moralmente obligatorios y no conozoco ningún buen argumento al contrario.

Finalmente, objeto al método hermenéutico que emplea. No es claro, no hace distinciones, no define los términos y no construye argumentos.

Teddy dijo...

En primer lugar, pido disculpas por la falta de educación de mi anterior comentario al tildar su artículo de "muy malo". En realidad quería decir que no estaba a la altura de lo que nos tiene acostumbrados pero sigue siendo una falta de respeto bastante desagradable de todas formas.

En segundo lugar si que pienso que el "El club de los poetas muertos" es realmente una película liberal y con temas profundos y complejos por mucha fachada de producto ligero para adolescentes que posea. Sería más fácil para mí nombrar a los autores que se citan en el film, destacados defensores del liberalismo político y económico como fueron Whitman, Thoreau o Tennyson para dejar zanjada la cuestión, pero claro, supondría una nueva falta de respeto no ofrecer alguna razón al debate tanto como mi tiempo me permita.

Desde luego no suena muy progre y postmoderno una película que alabe en todo momento la figura del individuo. Si hay algo que define al socialismo es ese execrable paternalismo sublimado en la frase "sabemos lo que te conviene incluso mejor que tú mismo" que ha llevado a la izquierda a idealizar el sacrifico del individuo en pos de un ideal como el más alto y hermoso valor moral que el hombre pueda acometer. Keating, ni más ni menos, no duda en instar a sus pupilos a que busquen sin descanso y sin demora su esencia única y propia que los defina, por mucha censura y reprobación que puedan generar. Eso significa buscar sus propios interes y metas en la vida aún a riesgo de parecer egoístas y anti-solidarios; de tropezar y caerse en el camino. La responsabilidad indiviudal sobre la propia existencia frente a esas instituciones que se auto-arrogan el conocimiento y por tanto la tutela, el intervencionismo y dirigismo de la sociedad. ¿Eso es progre?


Sobre ese respecto también hay que hacer un apunte sobre la idea que esta película hace una apología del hedonismo sin control simbolizado sin duda en el personaje de Nuwanda. No es cierto. Recordemos como el propio profesor Keating lo recrimina por actuar de forma insensata e irracional y sería injusto negar que intenta inculcar a sus alumnos la capacidad crítica para distinguir el bien del mal (y recordemos que Nuwanda no sale muy bien parado). Es por eso por lo que pienso que la cinta utiliza el concepto de la "libertad negativa" que realmente define a los liberales y no el mero capricho irrefrenable. Cada uno tenemos intereses vitales como es el caso del personaje de Neil.

J.C.Alonso dijo...

Santiago, apabullante, brillante y contundente. De lo mejor que te leído hasta ahora; vuelta al ruedo y dos orejas. Lo digo porque soy taurino hasta la medula y en las redes sociales me lo tengo que callar. Odio la maldita película ,y, todo su merchandising—todas la veces que mi esposa ha comprado moñadas— para la consentida de mi sobrina y sus 2 añitosss (al tiempo con el minifriki) como decía el pequeño de la radio: ojo al dato... Da igual Mediaset que Planeta, que la Piconera: la meten vía paretal ,y, entiendo tu metáfora. Menos mal que nos queda Portugal, es decir, Pixar y que no cambie. Por cierto, en el bypass he escrito un artículo muy interesante, donde—he leído tu libro—y se ha añadido la bibliografía de la nueva ficción televisiva Made in Usa. Te gustará, no es un pegote. Saludos

Santiago Navajas dijo...

Agradezco Teddy tus argumentos. Aunque no te los compro. Creo que Keating es frívolo y de un romanticismo filosófico irresponsable, en gran parte desencadenante de la tragedia que se veía venir.

Gracias a ti también JC por tu estímulo, voy a agregar inmediatamente tu blog a mi lista de ídems

Saludos!

Teddy dijo...

¿Por qué es frívolo y de un romanticismo filosófico irresponsable?

Rafael dijo...

He leído con atención su artículo en LD y, la verdad, no puedo estar más de acuerdo con Carlos López Díaz. Aparte de esa crítica de fondo, me parecen fuera de lugar las referencias a Ratzinger y Franco. Evidentemente Ratzinger nunca fue un nazi, y Franco salvó lo único que se podía salvar del desastre al que nos llevaron los muy liberales Ortega, Marañón y Ayala, liberales que, por cierto, apoyaron después a Franco. Y lo de mezclar a Rand con Arendt o Platón no tiene nombre, aunque peor aún es acudir a la autoridad de alguien como Sánchez Ferlosio.

Rafa dijo...

Saludos:
Hombre, que todos los súbditos aclamen al monarca bienamado no implica necesariamente totalitarismo. Ay, esa manía de llamar fascismo absolutamente a cualquier cosa.
Mufasa representa más bien al padre estricto pero justo. Devora antílopes, pero bajo su reinado las manadas no son esquilmadas. Y nunca será un sádico, ni siquiera liquida a las hienas que han tratado de matar a su hijo.
De hecho el totalitarismo o más bien la traición artera la representa Scar (si lo escribo mal mis disculpas) las hienas sí que le hacen todo un desfile nazi.
No veo en ningún momento a Mufasa obligando a un otoción a recitar de corrido "Mi vida y milagros a rugido batiente" ni a generucs haciendo saludos a su paso levantando los cuernos.
Vale que tampoco es un demócrata, no vemos elecciones ni periódicos críticos. Tal vez cortaron la escena en que los chacales de gualdrapa dibujan hoces y martillos en un kopje y Mufasa asiente y comenta es lo que debe ser.

Por lo demás nos estamos olvidando que Disney no se limitó a las películas de animación. Fue pionero de los documentales. Si te parece, revisa "El Desierto Blanco", esa en que un oso polar mata un cachorro de foca y un glotón saquea un nido de quebrantahuesos.
P.D. Lo de emplear las imágenes de Dumbo Y Babar contra la dichosa caceria regia me pareció una demagogia pestilente. A quien le pareciera bien que investigue lo sucedido con la vegetación arbustiva del Tsavo.

Santiago Navajas dijo...

Rafael, no puedo estar más en desacuerdo respecto de tus apreciaciones positivas de Franco.

Rafa, por supuesto que tu interpretación "más moderada" es legítima pero creo que la mía "más radical" resulta más pertinente y reveladora

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tu valoración sobre esa película. Yo nunca la he visto entera ni pienso verla. La he visto a trozos y de verdad, da vergüenza. Aparte de ridícula es lo más nazi que puede haber. Y no entiendo porque dicen que es "de las mejores de la historia". Yo por mi parte la considero mala. Una porquería fascista.