"Las ideas son menos interesantes que los seres humanos que las inventan" FranÇois Truffaut

sábado, septiembre 27, 2008

Che, el argentino, de Steven Soderbergh


La crítica de Che: el argentino estaba prevista para el fin de semana pasado en Libertad Digital, pero los adelantos editoriales la han retrasado hasta hoy. Aunque enlazo a un artículo de Benegas Lynch en el que éste se sorprendía porque la presidenta argentina había preferido las figuras de Maradona, Carlos Gardel, Che Guevara y Eva Perón antes que a Jorge Luis Borges para representar la "argentinidad" en la Feria del Libro de Frankfurt, yo me sorprendo de la sorpresa de Benegas Lynch.

Nadie menos argentino que Jorge Luis Borges. A los argentinos les suele pasar lo que le criticaba Borges a Federico García Lorca. Si éste le parecía un "andaluz profesional", la mayor parte de los argentinos parecen muy concentrados en representar la caricatura nacional: el peronista lenguaraz, pagado de sí mismo y bebedor compulsivo de mate. No es de extrañar, por tanto, que Borges eligiese ser enterrado muy lejos de los fervores platenses, allá en la fría, objetiva, civilizada e impersonal Ginebra. Quizás sospechaba que le hubiera podido pasar en la madre patria lo que los carroñeros de la memoria van a hacer con su enemigo íntimo granadino: desenterrarlo y sacarlo en procesión. Va a ser divertido, aunque patético, los codazos que se van a dar los Saramago, Gibson y compañía para salir en primera fila del espectáculo mediático que se avecina en la, manda güevos, Operación García Lorca.

Hay una divertida anécdota del más ingenioso de los caballeros desde don Quijote, precisamente a cuenta Ernesto "Che" Guevara:

A veces es mejor no ver, o mejor ver de otro modo. Circula una anécdota de Borges que algunos consideran apócrifa pero que es tan borgeana que debe ser perfectamente verdadera. Cuentan que el día en el que se conoció la muerte, o para decirlo con más precisión, el asesinato del Che Guevara, un grupo de estudiantes irrumpió en el aula en el que Borges dictaba su clase, probablemente de anglosajón antiguo, y ordenó( el líder de los estudiantes) que habrían de suspender la clase habida cuenta de la infausta noticia.

Borges se negó. Y los estudiantes insistieron, hasta que uno de ellos dijo que si el escritor persistía en su negativa, habrían de apagar las luces del aula para suspender efectivamente el dictado de la clase, a lo que Borges respondió: “He tenido la precaución de ser ciego, esperando precisamente este momento”. Y continuó dando clases. Y ningún alumno abandonó la sala.





En su conversación con Cabrera Infante, Soler Serrano le preguntó su opinión de varios revolucionarios a los que conoció personalmente y trató durante largo tiempo. Del Che recordaba: "Era un hombre excesivamente autoritario, muy argentino, muy rígido, muy contradictorio"



PD. En un pueblecito gallego levantaron una estatua al Che Guevara en ¡la Rotonda NIRVANA!

4 comentarios:

LuisV dijo...

"Por supuesto, el Che nada tenía que ver con los libertadores americanos,... " dice Santiago, pero a la luz de lo que nos cuenta Pablo Victoria en su "Al Oido del Rey" es posible que el Che tenga mucho que ver con Bolivar y sus secuaces

Revertiano dijo...

Estupendo homenaje a Newman el que le has hecho el LD.

Libertariano dijo...

Gracias Rever

Pablo dijo...

Ese pueblecito se llama Bastiagueiro, está en el ayuntamiento de Oleiros que tiene casi 30.000 habitantes, un alcalde comunista que ya ha pasado varias veces por los juzgados y una de las mayores rentas per cápita de España. Es lugar de fincas y segundas residencias de La Coruña pero la mayoría de la gente no está empadronada ahí, con lo que Gelo Seoane el dictador-alcalde puede gobernar e incluso hacer campaña a favor de ZP como en marzo pasado.

Ah, comunista pero no tonto, el individuo en cuestión tiene un "chalecito" prácticamente sobre el mar.